Editorial

El remezón chileno

Insulza prometió dialogar cuando su país así lo decida; ése es pues el desafío

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

00:04 / 25 de noviembre de 2015

El fallo por el que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) declaró su competencia sobre la demanda marítima causó un gran remezón en Chile. Los efectos de la histórica decisión provocaron réplicas telúricas que causaron ajustes en las placas tectónicas de la estructura más tradicional de     la política chilena. La llegada de José Miguel Insulza explica este cisma.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, presentó el lunes a Insulza como el nuevo agente de su país ante la CIJ. El político chileno reemplaza a Felipe Bulnes, quien dejó el cargo ciertamente agobiado por “la falta de cohesión” en el apoyo que —según dijo— debería recibir de parte de la sociedad chilena, especialmente, tras el fallo del 24 de septiembre.

Durante el relevo, Bachelet finalmente aceptó la realidad: tendrá que enfrentar el juicio de fondo, pues el dictamen de la CIJ rechazó el recurso por el que su país intentó invalidar la competencia del tribunal sobre el caso y, en segundo término, se declaró competente para conocer los alegatos de las partes, deliberar y luego emitir una decisión en el marco de la acción legal impetrada por el país el 24 de abril de 2013 y justificada con la memoria planteada ante los jueces, un año después.

La presentación de Insulza en el Palacio de la Moneda también estuvo marcada por el recuento de los daños que causó el sacudón que se originó en La Haya (Holanda). La Mandataria chilena remarcó que el nuevo agente le dedicará tiempo completo a sus funciones, una diferencia clara con respecto a Bulnes, quien compartía su tiempo de funcionario diplomático con el que desarrolla en su bufete privado de abogados. ¿Acaso Chile intentó ganarle a Bolivia con un Part-Time Lover (un amante de medio tiempo como decía el gran Stevie Wonder)? La respuesta la podría dar el mismo Insulza con los resultados de la difícil gestión que comenzó esta semana.

Militante del Partido Socialista, el frente de la presidenta Bachelet, José Miguel Insulza fue ministro del Interior de Chile y como tal vicepresidente del vecino país en varias ocasiones. También fue canciller y durante 10 años secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), justamente el organismo internacional que declaró en 1979 y luego en 1983 que la demanda marítima era de “interés permanente de la región”. Por eso, esta entidad internacional llamó a Bolivia y Chile a dialogar para hallar una solución al reclamo marítimo. Sobre la base de estas declaraciones, el político chileno urgió en 2010 al Gobierno de su país, entonces bajo la administración de Sebastián Piñera, “a entregar las propuestas concretas”.

Insulza dijo el lunes que buscará el diálogo, aunque anticipó que este proceso será cuando su país así lo decida. Rechazó de esta manera, una vez más, el litigio. Enhorabuena y es de esperar que lleguen a La Paz sus propuestas y se honren los compromisos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia