Editorial

El reto del cáncer

Como sucede con otros males, el cáncer puede ser prevenido con hábitos saludables

La Razón / La Paz

02:37 / 10 de julio de 2013

En el conjunto de las enfermedades no transmisibles, una de las que más preocupación y miedo causa es el cáncer, habitualmente considerado como incurable, y por tanto, mortal. Sin embargo, está demostrado que no en todos los casos es así y que más bien es posible controlar su avance, cuando no detenerlo, dependiendo del oportuno acceso al tratamiento médico.

Empero, en países como Bolivia este alivio está reservado sólo a quienes poseen los recursos suficientes para acceder a los habitualmente costosos tratamientos. El sistema de salud pública no es una respuesta para quienes carecen del dinero y el tiempo, pues a la proverbial falta de instrumentos médicos y medicinas se suma un problema mayor: la ausencia de suficientes médicos especialistas en oncología, la rama médica dedicada al cáncer; esta situación no sólo afecta a los hospitales públicos. Un reportaje de este diario revela que en todo el país hay muy pocos oncólogos para hacerse cargo de los cerca de 4.000 nuevos casos de la enfermedad descubiertos cada año.

Según datos estimativos de los especialistas consultados, pues en el Ministerio de Salud se desconoce este dato, en Bolivia hay aproximadamente 11 oncólogos clínicos, aquellos dedicados al tratamiento médico de los pacientes, y, probablemente, 16 cirujanos oncólogos, formados para intervenir quirúrgicamente a los afectados por el mal. De todos ellos, sólo cinco tienen la subespecialidad en oncología pediátrica, lo que hace aún más dramático el caso de niñas y niños enfermos.

A este hecho se suma la falta de infraestructura adecuada, ya que Tarija, Potosí, Oruro, Beni y Pando no cuentan con institutos especializados en el tratamiento del cáncer. En todos los centros del país donde se trata este mal tampoco existen equipos de última tecnología para una sanación oportuna, de acuerdo con los especialistas consultados.

La principal causa para este déficit de especialistas en oncología, según muestra el reportaje, está en la dificultad para acceder a los estudios de posgrado, pues la formación, además de ser muy larga, es extremadamente costosa. Además, en Bolivia no existen centros de formación en la especialidad, por lo que es obligatorio estudiar en el extranjero.

Las soluciones a esta preocupante situación no son fáciles ni de corto plazo, pero tampoco imposibles. Por un lado, cabe esperar que se desarrollen políticas nacionales orientadas a desarrollar la capacidad del sistema de medicina pública no sólo en materia de infraestructura y financiamiento, sino también en lo referido a la formación de especialistas en áreas como ésta. Por el otro, recordar que el mejor remedio es la prevención, y que, como sucede con otros males, el cáncer puede ser prevenido con hábitos saludables. Educar en este sentido toma más tiempo, pero logra mejores resultados.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia