Editorial

Hasta siempre, Fidel

Como pocos, Fidel Castro fue capaz de encarnar la filosofía socialista que promulgaba

La Razón (Edición Impresa) / Editorial

09:35 / 27 de noviembre de 2016

Ha muerto el viernes por la noche, en Cuba, el expresidente y líder de la revolución socialista de ese país Fidel Castro Ruz (1926-2016). Pocos en la historia contemporánea tienen o merecen una importancia similar a la del hijo de padre español y madre cubana que en 1959 derrocó a Fulgencio Batista y se hizo del poder en la pequeña isla caribeña que es un icono mundial.

La revolución cubana, encabezada por Fidel Castro junto con otros nombres legendarios en la historia de Cuba, como Camilo Cienfuegos, Raúl Castro y, sobre todo, Ernesto Che Guevara, supuso, tal vez, el más importante parteaguas en la historia de América del siglo XX. Cuba, bajo el liderazgo de Fidel Castro, no solo echó a un dictador, Fulgencio Batista, sino con él a todo un sistema económico y social, para inaugurar el camino hacia el socialismo.

Muchas virtudes tanto como defectos se le pueden atribuir al hombre que gobernó la República de Cuba durante 49 años, pero ante todo debe reconocérsele la claridad y visión para afrontar el enorme reto que se impuso cuando decidió combatir al capitalismo y conducir a su patria hacia el comunismo a través de la vía socialista. Castro llevó a Cuba por un derrotero que pudo haber sido mucho más de lo que llegó a ser de no haber mediado el atroz embargo económico impuesto unilateralmente por EEUU contra la isla en 1960.

Cupo a Castro lidiar con una asfixia económica, y en no pocas ocasiones política, que motivó mucho más que la transformación de las relaciones en los mercados interno y externo: obligó a transformar la cultura y el habitus ciudadano, reforzados por un eficiente sistema que garantizó la adhesión ideológica de al menos dos generaciones de cubanos a la revolución y sus postulados. En el camino, la educación y la salud alcanzaron unas cotas de calidad que son paradigmáticas hasta hoy, incluso con las falencias que acusa el sistema de salud para muchos habitantes de la isla.

El desarrollo científico, particularmente en los campos de la salud y de la producción de alimentos, logró algo de lo que pocos países pueden preciarse: tener una población esencialmente sana y productiva. Pero, por otro lado, la eficiente administración de la pobreza en la isla produjo una generación, los jóvenes de hoy, que solo conocen el subsidio estatal.

Sin embargo es imposible no observar el hecho de que se sostuvo al mando del país durante casi medio siglo gracias a su mano de hierro y al feroz silenciamiento de la disidencia, lo cual lleva a preguntarse por qué en las encuestas continentales es mayoritaria la tendencia a aceptar menos democracia a cambio de mayor estabilidad.

Ha muerto un hombre grande de verdad. Uno que fue capaz de encarnar la filosofía que promulgaba y de inspirar a todo un pueblo la dignidad. Es probable que a partir de ahora más de uno intente asociar la muerte de Fidel con la transformación que le aguarda a Cuba.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia