Editorial

La suerte de los Sariri

La Razón (Edición Impresa)

01:05 / 27 de abril de 2015

Desde el momento en que las autoridades de la Alcaldía de El Alto anunciaron la compra de una flota de buses para brindar el servicio de transporte urbano de pasajeros, hubo muchos comentarios señalando que la excelente iniciativa iba a necesitar una también  excelente gestión. Por muchos motivos.

El principal fue la previsible oposición de los sindicatos de transportistas, que al final, cuando comenzó a brindarse el servicio hace pocas semanas, dañaron algunos de los 60 buses de la flota dejándolos temporalmente fuera de servicio. Por otra parte, el mal estado de las vías ha afectado a algunos motorizados, que tienen una suspensión baja, pese a que expertos advirtieron de esta posibilidad. La más reciente novedad es que la baja calidad del diésel que se usa como combustible ha dejado fuera de uso algunos buses, en los que se encontró restos de agua que presumiblemente se mezcla con el carburante en las estaciones de servicio.

Previsiblemente la solución de estos inconvenientes no será rápida, pues el sistema de transporte municipal alteño no solo carece de un parqueo suficiente para sus buses, sino también de talleres para darles mantenimiento. Es de esperar que la nueva administración sepa resolver estos problemas y que la población reciba un servicio digno.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia