Editorial

De tragedia a anécdota

Investigar siniestros de este tipo es fundamental para la lucha contra la inseguridad

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

01:26 / 16 de enero de 2016

El 1 de enero, la población paceña despertó de la fiesta de Año Nuevo con una noticia sobrecogedora: un sector del mercado Huyustus había ardido la noche anterior, al igual que un depósito que un grupo de confeccionistas de ropa utilizaba para almacenar su mercancía. Dos semanas después de los siniestros, la Policía anuncia que no hizo ninguna investigación al respecto.

En efecto, luego del siniestro, los afectados de la Huyustus obtuvieron la solidaridad de sus colegas no afectados por el incendio y la promesa de algunas autoridades y políticos en sentido de que el Estado brindaría alguna forma de apoyo. La solidaridad se tradujo en la reposición de las tarimas y las sombrillas que las cubren; las promesas siguen en eso. Las “mañaneras”, dueñas de la mercadería en el depósito incendiado esa misma noche, no han tenido la misma suerte.

Al respecto, el Director Departamental de la Unidad de Bomberos informó ayer a este diario que no se hizo ninguna pericia debido a que no se presentó una denuncia. “No han abierto un caso y (los afectados) han alterado todos los indicios. Al día siguiente todo lo han limpiado, razón por la cual no hay informe pericial”, argumentó. Sin embargo, esa unidad había anunciado que iba a entregar ese reporte el miércoles 6 de enero.

Según el jefe de Bomberos, los damnificados (321 comerciantes y artesanos) debieron presentar una denuncia ante la fuerza anticrimen, cuyos efectivos tendrían que haber precintado el área y comenzar las pesquisas encabezados por un fiscal. Quienes visitaron el lugar del suceso esos días pudieron apreciar que si hubo alguna forma de precintado fue únicamente para impedir que los transeúntes pasaran por en medio de los puestos destruidos por el fuego o, eventualmente, intentaran apropiarse del espacio.

A su vez, el secretario general de la Asociación de Comerciantes Alto Huyustus reconoció que no solicitaron la averiguación y las sanciones correspondientes porque no sabían quién había iniciado el fuego. Un abogado penalista consultado por este diario explicó que, en este tipo de casos, la fuerza del orden debe iniciar una investigación de oficio.

Es previsible que en las próximas semanas la normalidad vuelva al populoso mercado y en pocos meses lo que fue un trágico inicio de año para los vendedores se haya convertido en un mal recuerdo, pero para el resto de la población quedará como la certeza de que el cuerpo de bomberos, cuyo sacrificio y heroísmo están fuera de discusión, no tiene el suficiente apoyo de la Policía, a la que pertenecen, cuando se trata de hallar las causas de los siniestros que atienden.

Investigar casos como el que se comenta podría parecer inútil, sobre todo si nadie reclama, pero hacerlo es parte fundamental de la lucha contra la inseguridad ciudadana, pues no se puede afirmar que no hubo dolo en el origen del desastre.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia