Sociales

Ariel Basteiro se despidió de Bolivia

La Razón (Edición Impresa) / Erika Ibargüen

00:00 / 29 de noviembre de 2015

Volver, el tango de Carlos Gardel y Alfredo Le Pera, resonó con las notas del bandoneón de Álvaro Ibáñez, en el salón Illimani del Real Plaza Hotel. Los asistentes, entre amigos, residentes y autoridades argentinas, corearon apasionados el “Yo adivino el parpadeo/ de las luces que a lo lejos/ van marcando mi retorno...”, en la despedida del embajador Ariel Basteiro y de su esposa Laura Crespo. El diplomático culminó la misión en el país y en su discurso de este viernes por la noche dijo: “Me llevo a Bolivia en el corazón, a su gente, que es muy sensitiva y su gobierno… después de tres años y cuatro meses”. También recalcó que se va satisfecho, porque en el tiempo de su estadía desarrolló varias tareas con las organizaciones sociales, culturales, con Derechos Humanos y otras representaciones. Tras los aplausos y buenos deseos, los asistentes compartieron un grato momento hasta casi la medianoche. 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia