Sociales

Tarija desde la perspectiva de sus viñedos, sus singanis y la historia de la familia Granier

Don Lucho, es así como llaman de cariño a Luis Granier Ballivián, comenzó plantando personalmente el primer parral en Santa Ana hace algunas décadas con el sueño de hacer un gran vino, y no solo consiguió construir algunas de las más importantes marcas como Casa Real y Campos de Solana, sino que logró congregar a su familia alrededor. Fue emotivo ver el compromiso de los nietos, que hoy convertidos en jóvenes empresarios, transmiten la pasión por el trabajo en cada una de sus palabras. No solamente fue una ocasión que nos dio la oportunidad de compenetrarnos con la cultura del vino y sorprendernos con los hermosos paisajes tarijeños, fue una enseñanza que muestra que el sueño de un emprendedor puede convertirse en un proyecto de vida para toda una familia.

La Razón / Carla Tejerina de Cabezas

22:07 / 17 de marzo de 2012

Apenas aterrizamos en el aeropuerto de Tarija, comenzamos a sentir el aroma de las flores y nos percatamos de que la fama de buenos anfitriones de los tarijeños no es un mito. Los más de 30 periodistas invitados por Campos de Solana y Casa Real fuimos recibidos con guirnaldas de flores y, con los acordes de tonadas chapacas interpretadas por un grupo folklórico, comenzamos una de las visitas más agradables a esta hermosa capital a través de su ruta del vino.

Nuestra primera parada fue Santa Ana, la región en la que se encuentran los viñedos que dan origen a famosos singanis y vinos. En un paisaje montañoso que entremezcla colores y vegetación, se lucen extensos campos llenos de uvas listas para la cosecha.

La bodega de singani Casa Real abrió sus puertas ante la mirada sorprendida de los visitantes. Luis Pablo Granier y María José Granier, que representan a la cuarta generación que ha hecho del vino y el singani una forma de vida, nos condujeron por los diferentes galpones llenos de inmensos tanques de fermentación que almacenan estas bebidas.

Rodeados de alambiques, hicimos la primera parada para degustar y conocer las bondades del Gran Singani Casa Real, que se nos sirvió muy frío en pequeñas copas de cristal.

Luego fuimos invitados a un almuerzo en el que los lechales cocinados por horas al palo deleitaron a todos los presentes.

Ya entrada la noche, la bodega de Campos de Solana nos esperó con una colorida y animada presentación a cargo un grupo de baile que escenifica el pisado de la uva. Luego de las palabras de bienvenida de los nietos, junto a Juan Trigo, director comercial y Eric Lacoste, enólogo, pasamos a la presentación del protagonista de la noche: el vino Colección de Altura, el que estrenó un nuevo empaque y una elegante etiqueta.

La velada se completó con una impecable cata y el estupendo maridaje.

La experiencia fue, además de enriquecedora, el mejor modo de entender la apuesta de una familia que, por más de cuatro generaciones, confía en el país.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia