Sociedad

En 3 días ‘adoptan’ a 15 abuelos

Solidaridad. La actividad se da en el marco de la campaña ‘Adoptando a mi abuelito’

La Razón (Edición Impresa) / Freddy Choque / La Paz

02:57 / 04 de octubre de 2014

A tres días de que el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) lanzó la campaña “Adoptando a mi abuelito”, un total de 15 adultos mayores ingresaron a ser parte de una familia, informó ayer la institución.

Si bien las adopciones son de carácter simbólico, pero con compromiso social, y que se la aplica en el hogar María Esther Quevedo y el Centro Transitorio Rosaura Campos dependientes del Sedeges, decenas de personas esperan su turno para “adoptar” a un abuelito, informó Agustina Quispe, directora de la institución.

“Hasta ayer fueron ‘adoptados’ 8 abuelitos del hogar Quevedo y 7 del Rosaura Campos, y se tiene en espera a 22, los cuales se concretarán la próxima semana”, dijo.

Del total de los “adoptados”, La Razón logró conversar con cinco, quienes contaron su historia y mostraron su alegría al pertenecer a una familia. “Tendremos visitas y podremos salir a pasear”, coincidieron los abuelos.

Juan Ordóñez (67) esperaba con ansias la llegada de su nieta adoptiva para ir de paseo. “Le contaré todas mis aventuras y travesuras que hice de joven”, aseguró en puertas del hogar Quevedo. Quispe indicó que el principal requisito para concretar la “adopción” es tener voluntad, cariño y corazón para cuidar de un abuelito, además de firmar un compromiso social con el equipo jurídico del Sedeges.

“También se les pide sus datos personales y número telefónico porque la responsabilidad del adoptante es visitarlos, sacarlos de paseo y cuidar de ellos”, acotó.  La campaña se lanzó el 1 de octubre en conmemoración al Día Internacional del Adulto Mayor.

Angélica Mamani (78): ‘Gracias a Dios por esta familia’

Oriunda de la comunidad de Tablitas (Tarija), migró a La Paz a los 15 años junto con su madre para acompañar a su hermano, quien trabajaba como profesor de música en la ciudad. “Vivíamos en Vino Tinto. Mi hermano y madre fallecieron y quedé sola hace 20 años. Me casé, pero mi esposo murió en un accidente. Tengo tres hijos, fallecieron dos y uno se fue a la Argentina. Vivo en el hogar hace diez años”, contó la abuela.

Pero, gracias a la campaña de adopción que encara el Sedeges, Angélica tiene un nieto que la visita y llena de alegría. “Se llama Daniel, es periodista y trabaja en Bolivisión. Él me llevó a conocer su trabajo y a sus colegas del canal. Me dijo que vendrá la próxima semana para llevarme a pasear. Doy gracias a Dios por esta familia”.

Irma Rodríguez (79): ‘El Señor me envió una nieta’ 

Se fue a la Argentina a los 17 años después de que sus padres fallecieran. En ese país laboró como trabajadora del hogar por 50 años. Retornó a La Paz en 2003. “Quise emprender un negocio con el dinero que había juntado, pero desgraciadamente unos delincuentes ingresaron a la casa que había alquilado y se llevaron todas mis pertenencias”.

Producto del robo, Irma quedó desamparada y, al no tener a nadie en la ciudad, fue llevada por vecinos al hogar San Ramón en 2006, donde conoció a Jorge, quien hoy es su esposo. “Tengo una hermana, pero no sé nada de ella, estamos solos mi esposo y yo”. Irma contó que su nieta adoptante es la directora del Sedeges. “No tengo hijos, pero el Señor me envió una nieta. Ella me llevará a su casa a conocer a su familia”.

Roberto Velarde (78): ‘Ahora tengo bisnietos’

“Soy soltero y crecí solo en esta ciudad porque quedé huérfano a los ocho años. Tengo un hermano que se fue al Beni hace más de 50 años y no sé nada de él”, fueron las palabras de Roberto, un experimentado sombrerero que por años vistió a los artistas de La Paz.

“Soy muy conocido porque hago sombreros para mariachis; tengo un kiosco que hasta hace dos años y ocho meses me servía de taller y vivienda. De ese modo me trajeron aquí porque en tiempos de lluvia el agua inundaba mi kiosco”.

Indicó que aún continúa ejerciendo su oficio en su taller ubicado en la avenida La Bandera, esquina Mariscal Braun. “Me ‘adoptó’ el coronel de la Policía Ramiro Lafuente; me dijo que es abuelo y que me presentará a mis bisnietos, les enseñaré a hacer sombreros”.

Jorge Carrillo (68): ‘Me encariñé con mi nieta’

Esposo de Irma. No pudo disimular la alegría de tener una nieta porque al igual que su cónyuge, él no tiene familia ni hijos. “Me siento muy feliz porque la directora del Sedeges es nuestra nieta, ella es bastante buena y nos hemos llegado a encariñar mucho, y creo que ella también siente ese afecto por nosotros”, expresó.

Oriundo de Cochabamba, contó que su madre lo dejó a los cuatro años y creció solo con su padre. Estudió hasta el bachillerato y quiso ingresar a la Facultad de Medicina de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), pero por azares de la vida perdió a su padre y no pudo hacerlo. “Desde entonces vine a trabajar a La Paz; me dediqué a arreglar cocinas y heladeras, y con ello pude salir adelante. Ahora vivo en el hogar Quevedo”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia