Sociedad

Una multitud venció a la lluvia para despedir a Julio Terrazas

Exequias. El cuerpo del purpurado fue llevado ayer hasta la Catedral de Santa Cruz de la Sierra

Romería. Miles de feligreses visitaron ayer la basílica menor de San Lorenzo, la catedral de Santa Cruz, donde se veló el cuerpo del fallecido cardenal Terrazas.

Romería. Miles de feligreses visitaron ayer la basílica menor de San Lorenzo, la catedral de Santa Cruz, donde se veló el cuerpo del fallecido cardenal Terrazas. Pedro Laguna.

La Razón (Edición Impresa) / Iván Condori / Santa Cruz

03:55 / 11 de diciembre de 2015

El cardenal Julio Terrazas ha muerto. Esa fue la noticia con la que despertó ayer el país y en Santa Cruz de la Sierra una copiosa lluvia marcó el clima de una jornada de luto para los fieles católicos que comenzaron a despedir a su pastor, “quien partió para encontrarse con el Señor”. 

El cuerpo de Terrazas, que falleció a las 19.15 del miércoles, fue trasladado ayer por la mañana desde su residencia, ubicada en el Segundo Anillo, hasta la basílica menor de San Lorenzo, la catedral de Santa Cruz de la Sierra, en el centro de la ciudad. Allí recibió los homenajes y allí mismo reposará.

“Ya no es nuestro, es del Vaticano, de la Iglesia”, declaró con serenidad Gomer Terrazas, el hermano del purpurado fallecido, frente al deseo de alguno de sus coterráneos de que sea enterrado en su natal Vallegrande.

En el recorrido fúnebre, un ejército de hombres y mujeres formó una cadena humana a lo largo de las calles y avenidas por donde pasó el automóvil que trasladó los restos del prelado. De la procesión también participó la presidenta de la Asamblea Departamental, Katya Quiroga, quien ejerce por estas horas la Gobernación ante la ausencia temporal de Rubén Costas, además de autoridades municipales.

Pese a la lluvia que caía, centenares de personas de diferentes edades se agruparon detrás del automóvil que contenía el féretro del religioso de 79 años. Algunos fieles portaban pañuelos blancos y coreaban distintos cánticos de alabanzas propias de las eucaristías de la fe católica.

El cortejo fúnebre del religioso recorrió desde la calle Seminario, avenida Cristóbal de Mendoza y Segundo Anillo, Monseñor Rivero y la arteria Libertad, hasta llegar a la plaza 24 de Septiembre, donde era esperado por un grupo de obispos y sacerdotes que alzaron en hombros el féretro de Terrazas para internarlo en la Catedral.

“Hasta Dios ha derramado su bendición sobre su pueblo que viene acompañando a su hijo que ya está junto a Él”, señalaban las mujeres de mayor edad a tiempo de secarse el rostro. “Adiós al hombre que luchó por los pobres”, “el Cardenal fue un excelente pastor religioso”, “Terrazas ha sido atacado por gobiernos de turno por defender a la gente. “Ahora nos seguirá protegiendo desde el cielo”; “gente como él no merecía morir”, eran algunas de las tantas frases que expresaban el sentimiento de la gente.

CELEBRACIÓN. Otros fieles consideraron que el “Tata Julio” —como se lo conocía en su natal Vallegrande— “estaba sufriendo mucho” y aseguraron que ahora ya está junto al Señor. María Nazareth Claure, una famosa cantante no vidente de 16 años, le dedicó una canción en el atrio de la Catedral cruceña, donde el purpurado celebraba la eucaristía en días especiales del calendario católico. Erwin Bazán, responsable de prensa del Arzobispado de Santa Cruz, afirmó que la despedida del prelado también representa un día especial porque el religioso “ya se encontró con el Señor”.

La seguridad estaba a cargo de la Policía, los gendarmes municipales y una guardia de la Iglesia Católica. Los efectivos de estas instituciones pusieron barandas para evitar que la gente se agolpe sobre el féretro, pero ante la presión de la gente que se había aglomerado en la plaza y la intervención del vocero de la Iglesia Católica, Hugo Ara, el cerco fue retirado y se dio paso libre a la gente para que ingresara al interior de la Catedral.   Tras la conclusión de la primera misa, de las seis que se celebraron ayer, el arzobispo de Santa Cruz, Sergio Gualberti, autorizó a los fieles aproximarse para que puedan observar el ataúd que ayer se mantuvo descubierto. Las autoridades del clero pidieron a la gente no tocar el féretro. Entonces, se formó una fila interminable.

Más de una persona quebró en llanto al observar el rostro de Terrazas que yacía en una caja fúnebre sencilla que estaba colocada en medio del pasillo de la Catedral. “El dolor que embarga mi corazón es grande por la pérdida de un hombre importante para el bienestar social”, indicó María Hurtado entre lágrimas.

EXEQUIAS. Erwin Bazán y el padre Hugo Ara confirmaron para hoy a las 17.00 la eucarística de exequias en el atrio de la Catedral que sería celebrada por Gualberti, la misma que dará paso al entierro de Terrazas en la cripta de dicha Iglesia junto a anteriores obispos de Santa Cruz. Antes de esta ceremonia se celebrarán misas durante toda la mañana para que la gente pueda despedirse del purpurado. El cuerpo del Cardenal será enterrado en una cripta, donde ya se encuentran otros arzobispos de Santa Cruz.

El adiós al Cardenal

Traslado

Cerca de las 08.00, el cuerpo del cardenal Terrazas fue trasladado hasta la Catedral de Santa Cruz en medio de una copiosa lluvia y cánticos.

Misas

El velatorio de Terrazas fue marcado por seis celebraciones eucarísticas en las que se valoró el aporte del purpurado al país.

Congoja

Cientos de fieles católicos acompañaron el traslado del cuerpo de Terrazas en medio de expresiones de dolor. Para la Iglesia Católica es un día especial, porque el religioso ya está junto al Señor.

Una plaza en Santa Cruz con el nombre del prelado

La Plaza de las Banderas, donde el papa Francisco ofició una misa el 9 de mayo, llevará el nombre del cardenal Julio Terrazas, según confirmo Angélica Sosa, presidenta del Concejo Municipal de Santa Cruz de la Sierra. La autoridad edil explicó que la nominación tiene que ver con un justo reconocimiento a la entrega y sabiduría que tuvo Terrazas durante todos sus años al servicio como máximo representante de la Iglesia Católica boliviana.

HOMENAJE. Sosa recordó que en el primer semestre de este año, junto al alcalde Percy Fernández, se reunió con Terrazas para discutir los detalles de la edificación del altar papal. “Era la persona más entusiasta, su amor, el cariño y fe, ahora esos dones que nos inculcó a todos va a hacer que nos unamos más”, remarcó la autoridad.

Para Erwin Bazán, responsable de prensa del Arzobispado de Santa Cruz, uno de los principales legados del purpurado fueron sus mensajes pastorales que dejó a través de sus homilías dominicales con las que reflexionaba sobre la situación social, pastoral e incluso política del país.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia