Sociedad

Bolpebra ya no existe; su gente edificará otro poblado

La furia del río Acre cubrió casas y arrasó con todo lo construido en 20 años en San Pedro de Bolpebra, en el límite con Brasil y Perú. Sólo quedaron en pie rústicas viviendas como testigos de lo ocurrido; por ello, sus 33 familias decidieron construir un nuevo pueblo.

PANORAMA. Un lugareño muestra el pueblo que resultó inundado por la crecida del río Acre.

PANORAMA. Un lugareño muestra el pueblo que resultó inundado por la crecida del río Acre. Foto: Victor Gutiérrez

La Razón / Carlos Corz / Bolpebra (Pando)

02:25 / 24 de febrero de 2012

La noche del miércoles, el caudal del afluente se elevó y avanzó hasta las puertas de las viviendas, pero había la esperanza de que baje, ya que nunca antes había llegado más alto. A las 02.00 del jueves, la situación empeoró y el agua alcanzó hasta el pecho de las personas mayores. La alarma cundió en el pequeño poblado.

Mercedes Vásquez contó que no tuvieron tiempo para nada más que salvar sus vidas. “Mis camas, ollas y mi ropa se perdió. Junté en una bolsa mis zapatos, pero el torrente me la arrebató, ¿dónde estará?”, se dijo.

En dos balsas y como pudieron huyeron a la parte alta de la zona, a unos 700 metros del desastre. En ese momento sólo estaban 15 familias, mientras el resto se encontraba en áreas de cultivo o en la ciudad de Cobija. “Yo estaba en el chaco, vine el sábado y encontré todo bajo el lodo”, cuenta Seferino Santos.

Los medicamentos, la cadena de frío (donde almacenan vacunas), archivos médicos y todo cuando había en la posta sanitaria está en medio del barro que quedó cuando bajó el nivel del agua. Similar situación ocurre con el equipo, material educativo e infraestructura de la unidad educativa Tres Fronteras, cuyas instalaciones resultaron inundadas.

En 1992, los colonos llegaron a Bolpebra. Quisieron cambiar la suerte de esta zona olvidada de Dios y decidieron bautizarla como San Pedro de Bolpebra. El poblado está ubicado en las riberas del río Acre, que tiene sus nacientes en Perú y hace de línea fronteriza con Brasil. Assís, es la ciudad que está en la ribera opuesta a la boliviana.

Ahora, cuatro carpas albergan a los damnificados, entre hombres, mujeres y niños. El alcalde Rómulo Terrazas informó que los pobladores decidieron construir un nuevo pueblo. “Empezaremos de nuevo. Tenemos que desmontar un área de al menos cinco hectáreas para construir la nueva urbanización”, dijo.

DAÑOS. Las instalaciones de la Policía tampoco se salvaron del desborde. El cabo José Luis Cabral, comandante cantonal, informó que la infraestructura policial está dañada, por lo que también evacuaron la zona y ahora forman parte del improvisado campamento. El grupo de militares asentados en la zona corrió la misma suerte.

El municipio fronterizo cuenta con 18 poblaciones, de las que tres urbanizadas fueron afectadas por el torrente del Acre. Las comunidades indígenas de Yaminahua y San Miguel de Machineri están asentadas en la orilla del río. “Ahora está en su nivel normal, bajó su bravura, pero nos castigó”, lamentó Irineo Ayllón, otro de los damnificados.

Nicolás Flores, un comunario, considera que entre seis y siete meses vivirán en carpas. “Qué más podemos hacer, sólo nos queda resignarnos, aunque no perdemos la fortaleza para levantarnos. Tenemos experiencia, sólo necesitamos ayuda de las autoridades”, sostiene

Santos espera que la Gobernación y el Gobierno central presten la cooperación necesaria porque perdieron todo lo que tenían. “Estaba concluido el sistema de agua potable, pero ahora está inutilizado. También nos beneficiamos con un plan de mejoramiento de viviendas y nos entregaron calaminas, pero no pudimos empezar el mejoramiento. Fue lo mejor, ahora estaríamos lamentando más pérdidas”, señaló.

San Pedro de Bolpebra celebra cada 29 de junio su aniversario de fundación. En la plaza principal aún flamean las banderas de Bolivia, Perú, Brasil, la wiphala y la enseña pandina. “Esperamos que en el aniversario podamos festejar un nuevo comienzo”, afirmó Nicolaides Cazón, quien pide al presidente Evo Morales visitar a los habitantes de esta zona.

Instalan escuelas en carpas

ClasesEl Ministerio de Educación habilitará 12 escuelas en carpas para 4.443 estudiantes de Cobija, Porvenir, Bolpebra y Filadelfia, quienes no pasan clases por las inclemencias ocasionadas por el fenómeno de La Niña, la mayoría pertenece al nivel secundario. Este departamento tiene 15 unidades educativas afectadas por las inundaciones de los ríos y cinco de ellas son utilizadas como albergues temporales en Cobija.

Gobernador pide coordinar con Brasil plan de defensivos

El gobernador de Pando, Luis Flores, informó que buscará trabajar con sus pares de Brasil en un plan de construcción de defensivos y otras obras para encauzar el río Acre, a fin de evitar que vuelva a desbordarse.

Además, explicó que dispuso la fumigación de las áreas en las que bajó el caudal del agua para prevenir la proliferación de los mosquitos, que son los transmisores del dengue.

El río Acre es una línea fronteriza natural que separa a la ciudades de Cobija y Brasilea (Brasil). Flores informó que esperan concretar reuniones con autoridades brasileñas para encaminar de forma conjunta acciones para paliar y evitar los efectos de la crecida del río internacional.

Ocho barrios de la capital de Pando y el 80% de Brasilea fueron cubiertos por el desborde del río. El caudal de las aguas registró ayer una baja de 2 metros y medio, por lo que la Gobernación pandina dispuso la fumigación y otras medidas para evitar brotes de enfermedades.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia