Sociedad

Claudia y Álvaro se prometen una vida de amor y lucha compartida

Matrimonio. La ceremonia religiosa se celebró ayer en la basílica de San Francisco.

La Razón / Iblin Linarez y Erick Ortega / La Paz

05:33 / 10 de septiembre de 2012

“Yo, Claudia Fernández, quiero estar toda mi vida contigo, Álvaro García Linera; entregarte amor eterno y estar en las buenas y en las malas, pero sobre todo en las malas, porque te amo”. Los aplausos cerraron la promesa de la novia que acababa de darle el Sí al Vicepresidente.

El cielo despejado prometía una tarde soleada. Poco antes de las 15.30, un automóvil verde oscuro llevó a la periodista por El Prado hasta la avenida Montes de la ciudad de La Paz, desde donde descendió hasta San Francisco por el carril de bajada de la Mariscal Santa Cruz.

En el trayecto, Claudia saludó con la mano a quienes se habían congregado en torno a la basílica para seguir el casamiento. Ya en el atrio, dio encuentro a su padre, Óscar Fernández. Ataviada de amarillo, su hermana Viviana se encargó de llevar la cola del vaporoso vestido blanco.

Álvaro llegó  al sitio un par de minutos antes que ella. Vestido de elegante negro, con una corbata roja, saludó al público e ingresó al templo acompañado de su mamá, Mary Linera Pareja, en medio de aplausos cariñosos de la gente.

Claudia y su padre subieron lentamente las cuatro escalinatas que separan al atrio del templo. Caminaron por la alfombra saludando con la cabeza a sus allegados.

Adentro, el novio esperaba con una gran sonrisa. Saludó a su suegro e intercambiaron un par de frases. Después dio encuentro a la periodista, hasta que la Marcha nupcial se mezcló con los aplausos. La ceremonia había comenzado.

Desde el altar, el sacerdote Mauricio Bacardit observó a la pareja que se asomaba lentamente. El Vicepresidente se acercó al párroco y le pidió disculpas por el retraso de aproximadamente media hora. La misa estaba prevista para las 15.00.

Los dos ingresaron escoltados por sus padrinos, que eran los padres de Fernández; Verónica Paz fue la testigo de parte de García.

El novio se ubicó a la derecha del templo y detrás de él estaba su familia, además del presidente Evo Morales, que llegó aproximadamente a las 15.00.

El Primer Mandatario se veía contento y de vez en cuando conversaba con Raúl García Linera, hermano de Álvaro.

Al otro lado se acomodó la parentela de Fernández. A ellos se sumó el ministro de Culturas, Pablo Groux.

Al empezar la ceremonia, Álvaro García Linera no se persignó y sólo atendió en silencio el desarrollo de la eucaristía. Luego de la primera lectura habló el padre Bacardit y comparó a la caridad con el amor.

Cada cierto tiempo, la novia observaba con cariño a su futuro esposo y le ofrecía la mano derecha. Él le devolvía el gesto y hablaban despacito, casi en un susurro.

Antes de la lectura del evangelio de San Pablo, García tampoco se persignó, a diferencia de ella.

En la homilía, el religioso expresó: “Esperamos y deseamos que se amen de verdad y que este amor dure toda la vida”. Tras la frase se escucharon algunos aplausos y Claudia regaló una mirada a Álvaro, quien asintió con la cabeza.

Llegó el momento de los votos nupciales. Muy emocionada, pero firme, Claudia miró los ojos de su compañero y le prometió apoyo, sobre todo en los malos momentos en su nueva vida juntos. Álvaro respondió, pero con voz más temblorosa: “Yo te doy mi vida. Mi vida contigo está basada en el principio del amor a ti, el amor a todos, junto a la gente, porque nuestro amor nos une como pareja”.

“Aquello que ha sido unido por Dios no lo puede separar ni el hombre ni la mujer”, sentenció el sacerdote. Más aplausos.

Álvaro, guiado por el clérigo, tomó la mano de la desposada y le puso el aro en el dedo anular: “Te entrego este anillo, Claudia, en señal de fidelidad y lucha”.

Declarándolos marido y mujer ante los ojos de Dios, Bacardit los autorizó a que se abracen y se besen en el altar. El Vicepresidente se acercó a su flamante esposa y la abrigó con sus brazos. Después se dieron un beso breve, con los ojos cerrados.

Una orquesta de cámara y dos cantantes líricas acompañaron cada ritual eucarístico. Akiko Makiyama  y Diana Azero interpretaron fragmentos del Aleluya de Mozart, el Ave María de Shubert y la Misa criolla de Ariel Ramírez. El ensamble estuvo conformado por Héctor Osaki (guitarra clásica), Christian Asturizaga (violín), Eduardo Cassapia (oboe), Rachel Brown (arpa) y Willy Velarde (violonchelo).

Comunión. El ritual se desarrolló mientras Álvaro jugaba con el anillo y Claudia sostenía el bouquet con rosas blancas.

El sacerdote llamó entonces a todos los asistentes a darse el abrazo de la paz. Dando el ejemplo, se acercó al presidente Evo Morales y le estrechó la mano. El  Mandatario lo recibió sonriente.

Después Bacardit anunció la comunión y la primera que recibió el sacramento fue la mamá de Álvaro. Los esposos no comulgaron. En la fila de quienes recibieron la hostia destacó la familia y amigos, además de la dirigente masista Célima Torrico.

Evo Morales aprovechó este momento para continuar su charla con Raúl García Linera. 

Antes de concluir la ceremonia católica, y saliendo del protocolo habitual, el párroco pidió a Claudia que ofrezca algunas palabras a la concurrencia. La periodista se acercó al altar y expresó su gratitud a los amigos y familiares. “Hay muchas cosas que quisiera decir. He estado tratando de anotar algunas palabras, algunas frases, pero son demasiadas, Así que me dije: ‘un gracias lo dice todo’. Gracias”. Luego dejó un ramo de flores como ofrenda para la Virgen.

Antes de abandonar la iglesia, el cura dio la bendición final y el Vicepresidente se persignó; fue la única vez que lo hizo.

Mixtura. La ceremonia duró poco más de una hora. Cuando los recién casados salieron por la alfombra roja, recibieron una lluvia de mixtura y arroz.

La mayoría de los invitados sacó sus teléfonos móviles y tomó fotografías con ellos. Hubo quienes lograron tomar de la mano a alguno de los recién casados; la preferida fue la periodista.

En el umbral del templo hubo aplausos y abrazos del público que pudo romper el cerco de seguridad. Y así, arreció también la lluvia de pétalos de flores y arroz.

Pese a que estaba prohibido llevar regalos a la misa, hubo quienes aún entregaban algún obsequio a la pareja. La Federación Departamental de Mercados de La Paz les dio un cuadro con fotografías de la boda ancestral. Rosa Ortiz, dirigente de la federación, aprovechó la oportunidad para pedirle al Vicepresidente que no se olvide de su sector.

En el atrio de la iglesia, allí donde estaba acomodada una multitud en gradas de madera, la gente aplaudía y pedía que los recién casados se acerquen a ellos. El público de este lugar siguió la boda gracias a una pantalla gigante que se colocó casi en el lado derecho de la iglesia de San Francisco.

Los recién casados se rindieron ante el pedido y Claudia aprovechó el momento para lanzar dos bouquets; varias personas se disputaron los arreglos florales.

Una decena de vehículos oficiales esperó a Claudia y Álvaro para su salida. La gente notaba que no había latas blancas cerca al escape de los carros, como es usanza popular, y los autos se fueron raudos por la avenida Mariscal Santa Cruz en dirección a El Prado. Fue un secreto hacia dónde se dirigieron.

Después de las 17.00, el público fue dejando el lugar. Del cielo se desprendían algunas gotas de lluvia y la tarde empezó a tornarse de color plomizo. En la iglesia se quedaron los recuerdos florales de la llamada boda del año. Y en los comentarios de los asistentes aún repercutía el eco de la frase: “Estar contigo sobre todo en las malas, porque te amo”.

El negocio de las fotos del matrimonio

Desde las primeras horas de la mañana, la gente se acomodó en el atrio de San Francisco. Se vendieron, a Bs 10, fotografías de la boda ancestral en Tiwanaku.

Apenas concluyó la ceremonia católica en el templo, aparecieron comerciantes que vendían imágenes de los recién casados durante la ceremonia.

Los vendedores ofrecían las fotografías en Kalasasaya y en el altar de San Francisco con dos marcos: uno en fondo blanco y otro con los colores de la wiphala.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia