Sociedad

Paceños asisten masivamente a iglesias en Domingo de Ramos

Devoción. Los católicos se alistan para la pasión, muerte y resurrección de Jesús  

El Alto. Obermaier arriba de un burrito recorre por las calles de Villa Adela en el Domingo de Ramos.

El Alto. Obermaier arriba de un burrito recorre por las calles de Villa Adela en el Domingo de Ramos. Ángel Illanes.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

01:55 / 21 de marzo de 2016

El sacerdote católico Sebastián Obermaier representó ayer, en El Alto, el ingreso de Jesús a Jerusalén durante la conmemoración del Domingo de Ramos que abre las celebraciones de la Semana Santa. Ya son 32 años de la peculiar celebración en Villa Adela (El Alto).

A sus 81 años, 37 de los cuales trabaja en El Alto, el párroco de Villa Adela cabalgó por seis cuadras arriba de un burro para simbolizar la entrada triunfal de Jesucristo a Jerusalén. “El Salvador no viene como un rey encima de un caballo blanco y rodeado de generales, viene encima de un burro. Hoy la gente, por su sacramento, hace de apóstoles y yo tengo la tarea de ser representante de Jesús”, sostuvo el religioso y muy identificado con la urbe alteña.

Una alfombra de aguayos y manteles con flores bordadas se desplegó durante el recorrido desde el Retén Policial de Villa Adela hasta la iglesia Cuerpo de Cristo, mientras casi un millar de católicos avanzaban en procesión alabando con coros a Jesús. “Niños y jóvenes del colegio Martín Cárdenas trajeron aguayos para la alfombra por donde pasó el padre”, contó la maestra María Laura.

Con un ramo de hojas de palma en la mano derecha y escoltado por 12 monaguillos, Obermaier avanzó y cruzó por el medio de la feria de ese barrio que se realiza todos los domingos. “Así empezamos la Semana Santa y la celebración litúrgica de la Iglesia Católica con la pasión, la muerte, y la resurrección de Jesús”, aseveró arriba del jumento que fue traído desde una comunidad de Viacha.

Unas ocho cuadras adelante, en la iglesia Virgen del Rosario Mercedario I, el alteño y párroco Pavel Padilla Caisari, también representó la entrada del Mesías a Jerusalén, arriba de un burrito. “Es el cuarto año que lo hago y es muy lindo que en Villa Adela se viva esta celebración”, apuntó el sacerdote, mientras bendecía decenas de hojas de palma con grandes chorros de agua, al igual que Obermaier. Los feligreses literalmente se van totalmente remojados, pero bendecidos.  

LA PAZ. En las iglesias de San Francisco y San Pedro, de la ciudad de La Paz centenares de católicos abarrotaron esos templos.   “Estoy esperando que el padre pueda bendecir mis ramitos”, dijo ayer Natalia Céspedes, una joven en las afueras de San Francisco, donde decenas de personas esperaban la bendición.

La biblia cuenta que los judíos recibieron con ramos de palma y olivo a Jesús que después caminó sobre una alfombra de mantos. “Después de los 40 días de la Cuaresma, que empezó el miércoles de ceniza, comenzamos la Semana Santa y nos preparamos para vivir el misterio de la pasión y muerte de Jesús”, refirió ayer el sacerdote salesiano Argeo Corona a radio Panamericana. 

Si eso sucedió en San Francisco, en San Pedro también, decenas de personas llenaron ese santuario, mientras el padre Hugo Trujillo celebraba la misa. “Estaré en todas las actividades de la Semana Santa desde el Jueves Santo, para ir después a las 12 iglesias y esperar así la gloria de la resurrección”, adelantó la vecina Julia Tórrez, en la puerta de San Pedro.

Este Jueves Santo, Obermaier representará el momento en el que Jesús lavó los pies de sus 12 apóstoles. “Invitaremos a las autoridades y a la gente de la calle, para que yo represente el lavado de los pies y después les daremos la Santa Comunión”, adelantó el sacerdote alemán.

Devoción en el interior

Vallunos

Centenares de cochabambinos llegaron hasta la catedral de la capital y después hicieron bendecir los ramos de palma comprados en la plaza 14 de Septiembre.

Cruceños

En Santa Cruz, la catedral y las iglesias de esa ciudad fueron abarrotadas también por miles de cruceños católicos ayer.

El Papa abre Semana Santa y pide compromiso con refugiados

EFE

El papa Francisco presidió ayer la celebración del Domingo de Ramos en la plaza de San Pedro, y ofreció una homilía en la que lamentó que no se asuma responsabilidad del destino de los refugiados. En esta jornada, celebración previa a la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, Jorge Bergoglio recordó que, de camino a la cruz, Jesús “experimenta en su propia piel también la indiferencia, pues nadie quiere asumir la responsabilidad de su destino”.

Y en este punto, haciendo gala de la espontaneidad que caracteriza la mayoría de sus intervenciones, apuntó: “Pienso en tantos marginados, en tantos refugiados... y también en tantos que no quieren asumir la responsabilidad de su destino”.

Estas frases se producen en el mismo día en el que ha entrado en vigor el acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Turquía, que contempla la devolución a este país de los inmigrantes irregulares que lleguen a las islas griegas. A las 09:30 hora local  (04:30 en Bolivia) comenzó en la plaza de San Pedro del Vaticano la fiesta católica que conmemora la entrada de Jesús en Jerusalén. El papa Francisco llegó a la plaza vaticana a pie, con una mitra dorada y una casulla roja, y se acercó hasta el obelisco central para bendecir los ramos de palmas.

Posteriormente, fue en procesión hasta el altar ubicado ante la fachada principal de la Basílica de San Pedro, donde presidió la celebración de la eucaristía. Allí recordó cómo cuando Jesús entró a Jerusalén la muchedumbre lo acogió con “entusiasmo, agitando las palmas y olivo, y gritando: “¡Bendito el que viene en nombre del Señor!”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia