Sociedad

Dieron el último adiós a Gladys Oroza de Solón

Vida. Dedicó 40 años a la búsqueda de su hijo

Despedida. La misa fue oficiada ayer en la Casa Museo Solón.

Despedida. La misa fue oficiada ayer en la Casa Museo Solón.

La Razón / Guiomara Calle / La Paz

01:39 / 21 de marzo de 2012

Ayer se realizó la misa de despedida a Gladys Oroza de Solón, defensora de los derechos humanos desde hace 40 años, tras la desaparición de su hijo, José Carlos Trujillo Oroza, durante la dictadura de Hugo Banzer. “Yo creo que las lágrimas ya se me han secado. Yo tengo una herida abierta en el corazón que, sin duda, se me ha de cerrar sólo el día que yo expire... cuando encuentre los restos de mi hijo”, fueron las palabras de Oroza de Solón en una de las entrevistas que brindó a los medios.

Esta madre dedicó casi la mitad de su vida a la búsqueda de su hijo desaparecido el 2 de febrero de 1972, en el gobierno de Hugo Banzer Suárez.

Oroza de Solón falleció el lunes a los 85 años de edad, en una de las salas del hospital del Seguro Universitario. La intranquilidad en la que vivía poco le ayudó a superar las múltiples enfermedades que la acechaban, dijo Pablo Solón. “Mi madre fue una de las pocas personas luchadoras de este país, ella tenía una fuerte convicción por la justicia, soñaba con encontrar a mi hermano. Y hasta el último momento tuvo presente su recuerdo”, manifestó Solón.

Oroza presentó el 2 de febrero de este año el libro denominado El Jo en la Piedra, dedicado a su hijo y la vida que le tocó llevar, después de transcurrir 40 años de la desaparición de su añorado “Jo”, como ella le decía a José Carlos. Sus restos fueron cremados ayer y trasladados a la Casa Museo Solón, donde le rindieron una misa de despedida. Las cenizas permanecerán en este lugar.

Maestra y dirigente de varias instituciones

Gladys Oroza de Solón se formó como maestra de educación musical en la Escuela de Educación Normal de Sucre, donde obtuvo por primera vez el cargo de dirigente, en 1944. En 1972, después de la desaparición de su hijo, ingresó a la Unión de Mujeres de Bolivia (Umbo), dirigida entonces por la profesora Delia de Quezada.

En 1980, año del golpe militar de García Meza, fue detenida por ser delegada del Comité de Defensa por la Democracia (Conade) y exiliada en Lima, Perú. Al retornar, creó la Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Mártires por la Liberación Nacional (Asofamd). Fue presidenta de la departamental de la APDH en una época difícil, cuando se dictó el Decreto Supremo 21060.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia