Sociedad

Dos colegios recomiendan al Bolívar trabajar la tolerancia

Experiencia. Ayacucho y Schmidt eliminaron la educación exclusiva

Actos. Alumnos de la promoción del Bolívar desfilan por El Prado.

Actos. Alumnos de la promoción del Bolívar desfilan por El Prado. Wara Vargas.

La Razón (Edición Impresa) / Wilma Pérez / La Paz

02:35 / 25 de julio de 2014

Ayacucho y Dora Schmidt, dos colegios que cambiaron la educación exclusiva por la mixta en los años 90, sugirieron al Bolívar, que recibirá a la primera alumna mujer el lunes, trabajar en la tolerancia, pues por su experiencia aseguran que es el mayor problema.

Exestudiantes y actuales administrativos del Colegio Nacional Ayacucho, antes de solo varones, y del liceo Dora Schmidt, antes de solo mujeres, relataron a La Razón cómo fue la transición de colegios exclusivos a mixtos. En ambos casos surgió la recomendación a los alumnos del colegio Bolívar de tener tolerancia con la primera alumna, quien ingresará el lunes.

Por ejemplo, el Ayacucho fue el primero en admitir mujeres dentro sus aulas. En 1997 ingresaron las primeras 25 jóvenes, un año después de que el presidente Gonzalo Sánchez de Lozada decretara que todos los establecimientos debían ser mixtos.

“Fue una medida política para desestabilizarnos, porque solo a mi colegio le obligaron a admitir mujeres. Hubo pronunciamientos en contra de la Federación de Estudiantes, pero al final asumimos el reto”, expresó Alberto Chipana, exestudiante y actual regente.

El portero del establecimiento, Johnny Ticona, recordó a este primer grupo como valerosas, puesto que ellas soportaron que les quiten sus carpetas, oculten libros, las hagan asustar con ratones o lagartijas y les lancen papeles y cáscaras de fruta.

“Eran machas las chicas. Qué no hicieron los alumnos para que se vayan del colegio. Si bien se asustaban cuando les mostraban un ratón o colocaban la lagartija en el bolsillo, después se recuperaban y les daban donde más les dolía, ellas sacaban las mejores notas y se volvían populares, incluso una llegó a ser presidenta del Centro de Estudiantes”, declaró. El antiguo colegio Ayacucho tenía también como docentes solo a varones, pero con el decreto ingresaron las profesoras.

“Goni quiso que seamos menos contestatarios y no estemos aliados con el magisterio o la COB de antes, por eso se empecinó en colocar mujeres, pero le salió al revés. En 2003, fueron las chicas las que encabezaron el ingreso a la plaza Murillo y las que contagiaron su furia a sus compañeros. Hoy las mujeres son parte de la historia del colegio”, mencionó el portero del establecimiento. La clave para armonizar el trato entre hombres y mujeres fue promover la tolerancia con estudiantes, maestros y padres, agregó.

Cambio. En el entonces liceo de señoritas Dora Schmidt, la situación fue diferente pues en 1998 se inscribieron los primeros tres alumnos, previamente los docentes explicaron a las alumnas cómo debían comportarse y qué debían o no debían hacer.

Una de las exalumnas, Aracelly Peralta, recordó que salió bachiller con los tres alumnos en 2003, en ese tiempo el comportamiento de sus compañeras cambió, sobre todo en cuestiones de su arreglo personal. “Ellas trataban de ser sobresalientes en el curso para llamar la atención de los compañeros”.

Los estudiantes del Bolívar comenzaron ayer los festejos por el aniversario de la unidad con un desfile desde la plaza Venezuela, donde colocaron ofrendas florales. Sergio C., alumno de la promoción, dijo que no está de acuerdo que una mujer “rompa la tradición del colegio”. “Mi papá y tíos estudiaron entre hombres y las experiencias que cuentan son buenas. Me pregunto qué contarán los chicos de cursos inferiores si se admite a las mujeres”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia