Sociedad

Hallan 5 nuevos tipos de karachi en el lado boliviano del Titicaca

Expedición. Los peces son distintos en tamaño, color y forma al karachi conocido

Comercio. El karachi es una especie en peligro de extinción en Bolivia.

Comercio. El karachi es una especie en peligro de extinción en Bolivia.

La Razón (Edición Impresa) / Aleja Cuevas / La Paz

00:00 / 24 de enero de 2016

Resultados preliminares de una expedición binacional Perú-Bolivia identificaron al menos cinco tipos nuevos de karachi. Estas especies son distintas en la morfología y genética (color, forma y tamaño) del pez conocido y habitan solo en el Lago Menor del Titicaca, ubicado en Bolivia.

“Se encontró otras especies de karachi que son genética y morfológicamente diferentes al ya conocido. Éstos son poco comunes y se mueven en pequeñas cantidades; la mayoría  está en el Lago Menor”, dijo Bratzo Klauer, técnico del componente de Gestión de Recursos Hidrobiológicos de la Autoridad Binacional Bolivia-Perú del Lago Titicaca (ALT).

Klauer explicó que entre 2008 y 2010, un estudio identificó 13 variedades de esta especie con mayor presencia en el Titicaca, entre ellos el karachi negro, karachi amarillo y el karachi “gringo” (de color casi dorado). No obstante, durante junio y julio de 2015, la ALT realizó la primera expedición binacional en el lago Titicaca Perú-Bolivia, en la que se tomaron muestras físico-químicas para establecer la penetración de luz, la temperatura, la cantidad de clorofila (compuesto en las plantas), nutrientes, Ph (medida de acidez) y el nivel de oxígeno.

De aquella expedición se determinó de forma preliminar que el ispi fue la especie más abundante en densidades altas. Pero además se observó, a partir de muestras, que hay al menos cinco tipos nuevos de karachi, poco comunes genética y morfológicamente, habitando en el Lago Menor.

“Son especies poco abundantes, pero los detalles específicos lo determinarán los estudios”, señaló Klauer.  Éstos se encuentran en los sectores de Tiquina, Huata, Santiago de Ojje, la Isla del Sol y parte de la Isla de Anapia, todos en el lado boliviano.

El experto detalló que a simple vista se ve la diferencia de estas especies en el tamaño, pues son más pequeñas y con un color distinto. Mencionó que es posible que estas características diferentes sean el resultado de la reproducción entre karachis negros y amarillos. También existe la probabilidad de que sea una mezcla de karachi y boga, éste último ya extinto en Bolivia hace 25 años.

El experto peruano estimó que estas nuevas especies de karachi, diferentes genética y morfológicamente, pueden ser atribuibles también a los cambios climáticos y la mancha urbana, que depreda el ecosistema.

Clima. Los pescadores son los que identifican mayormente las diferencias entre especies, y en ocasiones pueden confundirlos con karachis juveniles. Uno de ellos se diferencia por su vientre abultado, aseguró Klauer. Según investigaciones, en los años 80, los actuales karachis negros y amarillos, que son comercializados en los mercados de La Paz y El Alto, fueron atacados por un parásito que terminó con unos 18 millones.  Para el director ejecutivo de la ALT, Alfredo Mamani, el haber identificado karachis poco comunes es un indicador que alerta sobre la necesidad de crear políticas de protección.

Klauer recordó que expertos identificaron en los años 80 unas 42 variedades de karachi, y entre 2008 y 2010, 13 diferentes tipos. Actualmente, en Anapia, una isla  cuyo 50% pertenece a Perú y el restante al lado boliviano, trabajan en la repoblación de especies de karachi.  Según Klauer, el objetivo de las expediciones es sustentar la idea del respeto a las zonas en las que se desarrollan los karachis, principalmente en los totorales, que son sus refugios.

“Se espera que con las conclusiones se evite la extracción de los totorales, que afecta en la disminución de estas especies. Además de restringir  la pesca y limitar la crianza de las truchas (depredadores del karachi) para preservar a estas especies que se mueven en menos densidad”, dijo el técnico.

Mamani reiteró que los resultados de la expedición binacional establecerá temas como la contaminación y los antecedentes históricos de la situación del lago. Este informe será presentado en los próximos días.

Superficie del lago Titicaca

El lago Titicaca está en el altiplano andino, a una altitud de 3.812 metros sobre el nivel del mar, y entre los territorios de Bolivia y Perú. En el lado boliviano forma parte del departamento de La Paz. Posee un área de 8.562 kilómetros cuadrados y se estima que su profundidad máxima llega a 281 metros. Entre 1920 y  1990, el lago registró periodos secos y húmedos, pero se mantuvo en su altura media.

Hay 5 puntos contaminados

Los resultados de un estudio binacional, realizado en 2014, identificó que hay cinco puntos del lago Titicaca con contaminación; tres corresponden al lado peruano y dos al territorio boliviano. La Bahía Interior de Puno, el sector denominado Huata y la cuenca del río Ramis, en Perú; y las bahías de Cohana y Copacabana, en Bolivia, son los sitios identificados.

El director ejecutivo de la Autoridad Binacional del Lago Titicaca (ALT), Alfredo Mama    ni, informó que se aplicó un programa de recuperación  ambiental en la Bahía Interior de Puno, lugar que sufrió deterioro en la calidad de agua y donde se sintió fuertes olores. Si dicho proyecto piloto que se aplica en Puno resulta efectivo, será compartido para desarrollarlo en el resto de los puntos contaminados, adelantó el director de la ALT.

El lago Titicaca está en el altiplano andino, a una altitud de 3.812 metros sobre el nivel del mar, y entre los territorios de Bolivia y Perú. En el lado boliviano forma parte del departamento de La Paz.  Posee un área de 8.562 kilómetros cuadrados y se estima que su profundidad máxima llega a 281 metros.

Por otro lado, el director de planificación de la ALT, Edwin Maydana, explicó que respecto al lago Poopó, los informes desde inicios de los años 90 señalan que entre 1980 y 1992 estaba en “operación óptima”. La ALT emprenderá un nuevo estudio para analizar las aguas.

La boga es una especie extinguida hace 25 años

La boga (Orestias pentlandii) se extinguió en Bolivia hace 25 años. Se prevé implementar un programa de la Institución Pública Descentralizada de Pesca y Acuicultura (IPD-PACU) para recuperar esta especie con la creación de bancos de germoplasma (lagunas naturales o artificiales con capacidad de contener agua) y la donación de alevines peruanos.

El karachi está en peligro de desaparecer en el país

El karachi (Orestaias luteus) es una de las especies que está en peligro de extinción a causa de la pesca indiscriminada de poblaciones cercanas al lago Titicaca, único lugar en el que habita. Otra de las razones apunta a los cambios climáticos que elevan las temperaturas del agua, además de la contaminación de las aguas.

Mauri, otro pez en la lista de riesgo de extinción

El mauri (Trichomycterus dispar) se suma a los peces en peligro de extinción en Bolivia. La especie vive en medio de la vegetación acuática del lago Titicaca y también en los lagos y ríos del Perú y Chile. En el caso de La Paz, el pez es aún encontrado en ferias del barrio 16 de Julio (El Alto) y también en la zona del Cementerio (La Paz).

El suche está en el nivel más alto de desaparición

El pez suche (Trichomycterus rivulatus) está en el nivel más alto de peligro de extinción en el país. Habita en el lago Titicaca y ríos ubicados a 4.000 metros sobre el nivel del mar. La especie prefiere vivir en riberas, entre piedras y vegetación. El suche también habita en la región sur de la república de Perú, donde su situación es similar.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia