Sociedad

Falleció Paz Soldán, el último héroe de la Guerra del Chaco

Aviador. Tenía 102 años al morir y era considerado un as de la aviación boliviana.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

03:41 / 21 de abril de 2014

En 1933, el subteniente de Ejército Alberto Paz Soldán vio cómo un avión boliviano era derribado por la batería paraguaya. Ese momento, Pasuco, como le decían sus amigos, decidió ser aviador. Un año después, en 1934, se presentó al curso de pilotaje y un mes después ya estaba a las órdenes de Rafael Pabón.  

El general Paz Soldán, considerado como el último héroe del aire durante la Guerra del Chaco (1932-1935), falleció el sábado a sus 102 años, siete meses y 15 días. En 2012, el cochabambino, afincado en la ciudad de La Paz, fue distinguido por el presidente Evo Morales Ayma con la condecoración Mariscal Andrés de Santa Cruz por su participación en el conflicto bélico frente a los paraguayos.

Alberto, que nació el 4 de septiembre de 1911, no estaba enfermo. El sábado cenó a las 18.45, luego se sentó, habló un poco, luego su hijo Jorge le ayudó a recostarse, lo tapó con una frazada. “Luego oí un ruido, le acomodé la cabeza y diez minutos después el color de su rostro ya había cambiado. Mi papá murió a las 19.15”, contó ayer Jorge, único hijo sobreviviente de los tres que tuvo el héroe con María Luis Zegarra, que partió a la eternidad en 1993. En esos 24 años de viudez, perdió además a Olivia y Aldo Tito, sus otros dos hijos.

“Mi padre descansa en paz, se fue de forma tranquila, ni siquiera estaba hospitalizado, no sufrió y su muerte fue un poco sorpresiva, porque todavía estaba bien”, sostiene Jorge. El cuerpo es velado en la Academia Boliviana de Historia Militar, en la plaza Murillo. Mañana habrá una misa y luego será enterrado en el Cementerio General. Es probable que el mandatario Evo Morales asista al velatorio del aviador y no se descarta que reciba la condecoración del Cóndor de los Andes, según se informó de manera extraoficial.

En agosto de 2013 se informó que en Bolivia solo quedaban 203 beneméritos de la Guerra del Chaco y que la tasa de mortalidad era alta. Combates. Paz Soldán participó de cinco combates aéreos. No obstante, el más recordado fue el que libró el 23 de septiembre de 1934, cuando derribó a una aeronave paraguaya.

Ese domingo 23, en el sector de La Rosa-Picuiba, al mando de un avión Curtis Hawk puso fuera de combate a una aeronave paraguaya de caza Fiat CR-20. “En otras operaciones conjuntas también puso en fuga a los aviones paraguayos”, contó su hijo. El director del Acervo Histórico de la Fuerza Aérea Boliviana, suboficial Ramiro Molina, recuerda que en 1936, el entonces coronel Jorge Jordán presentó a Paz Soldán en Italia como uno de los ases de la aviación boliviana. El cochabambino había sido becado por Bolivia para un curso especial de acrobacia en Europa. Pasuco se presentó a sus 21 años a la Guerra del Chaco, era subteniente, participó de la toma de algunos fortines paraguayos, se destacó en varias operaciones y luego vio con mucho dolor cómo un avión boliviano era derribado por la batería paraguaya y fue en 1934 cuando decidió ser aviador.

Su instructor fue el legendario Rafael Pabón y tras un curso de 15 días en Villamontes, donde estaba la base aérea, obtuvo su brevet de Piloto de Guerra. En una entrevista con el programa No mentirás en 2012, cuando cumplió 101 años, contó que “las bombas (el fuego de artillería) pasaba por nuestro lado: ¡pam!.. ¡pam!.. ¡pam! diciendo. He tenido mucha suerte (de salir vivo). Fue un milagro”.

Su hijo Jorge relata que uno de los aviones, que el general volaba —según el testimonio de su padre—, llegó a recibir incluso 16 impactos de bala por la batería guaraní.

El historiador militar general Edwin de la Fuente Jeria lamentó ayer la pérdida del general Paz Soldán. “Esa camada de militares fue muy gloriosa, Paz Soldán, Rafael Pabón, Bernardino Bilbao Rioja y otros después fundaron la Fuerza Aérea Boliviana en 1957, que hasta ese momento formaba parte del Ejército”. Católico. En su intimidad, Alberto Paz Soldán, que además es tío del reconocido literato Edmundo Paz Soldán, era un hombre muy católico, llevaba consigo siempre una imagen de la Virgen de Fátima, que  trajo de Francia cuando era joven, y rezaba todos los días.     

Vivió los últimos días con alborozo pues esperaba la llegada de la Semana Santa y si bien ya no podía asistir a misa en su barrio de Irpavi, siempre estaba atento a la palabra de Dios. Hace años, Paz Soldán oía música del Chaco, boleros de caballería, algunos tangos, cuecas y taquiraris, pero la canción que más le gustaba escuchar era un viejo huayño llamado Lorito de las montañas. El sábado se fue, para muchos uno de los últimos ases de la aviación boliviana.

Otros detalles del héroe

  • Distinción

Alberto Paz Soldán recibió en 2011 la Medalla al Mérito en el Grado de Gran Cruz de la Orden Coronel Eduardo Abaroa. Sus restos son velados en la Academia de Historia Militar.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia