Sociedad

Góndolas escolares no cumplen cuatro reglas

La Alcaldía y Tránsito señalan que la mayoría de los buses escolares de la ciudad de La Paz no cumplen con al menos cuatro reglas establecidas en la Ley Municipal de Transporte y Tránsito Urbano y en los cursos de Transporte Automotriz Escolar (TAE).

ORDEN. Estudiantes de primaria de una unidad educativa hacen fila para tomar un bus escolar. Foto: MIGUEL CARRASCO

ORDEN. Estudiantes de primaria de una unidad educativa hacen fila para tomar un bus escolar. Foto: MIGUEL CARRASCO

La Razón (Edición Impresa) / Ana Ramírez / La Paz

00:00 / 06 de abril de 2014

La Alcaldía y Tránsito señalan que la mayoría de los buses escolares de la ciudad de La Paz no cumplen con al menos cuatro reglas establecidas en la Ley Municipal de Transporte y Tránsito Urbano y en los cursos de Transporte Automotriz Escolar (TAE).    

El 25 de marzo, una estudiante de diez años que sacó la cabeza por una de las ventanas de una góndola del colegio Domingo Savio, falleció tras golpearse contra la rama de un árbol cuando el vehículo partía. Después del accidente, unidades educativas reforzaron las medidas de seguridad en los motorizados que trasladan alumnos, aunque todavía hay incumplimientos en las normas, según autoridades.

El Reglamento General de Transporte Urbano del municipio paceño, que fue promulgado hace dos años, indica que “los operadores, conductores, asistentes y contratantes asumen la responsabilidad de  la seguridad física de los estudiantes que corresponde”. La Alcaldía señaló que hay al menos 350 buses y minibuses que brindan este servicio en el rubro, los cuales operan en 150 establecimientos educativos, entre fiscales y particulares.

La primera inobservancia, según las inspecciones semanales realizadas por la Alcaldía y Tránsito, es el límite de apertura de las ventanas, que no debería pasar de los 20 centímetros para que los infantes no saquen sus manos y cabezas, de acuerdo con Claudia Mendoza, directora de Movilidad de la comuna, y el mayor Víctor Ramírez, jefe de la Escuela de Capacitación y Educación Vial de la entidad policial.

El segundo incumplimiento es la ausencia de un educador o asistente, mayor de edad, al interior de los vehículos para controlar el comportamiento de los menores. Para Ramírez, esta recomendación es la más importante ya que “el conductor tiene la tarea específica de manejar y no puede controlar las acciones de los niños”.

La tercera regla que no es acatada se refiere a los cinturones de seguridad. Las fuentes de la Alcaldía y Tránsito sostuvieron que todos los asientos deberían contar con estos implementos, aunque la mayor parte de los autos inspeccionados tiene cinturones solo en los asientos del chofer, del ayudante y en la primera fila de pasajeros.

Para Tránsito, otra sugerencia dejada de lado —la Alcaldía indicó que es opcional— se refiere al lugar específico que deben tener las mochilas y otros materiales escolares para no perjudicar la movilidad de los estudiantes en los coches; no todos los autos cuentan con percheros. En criterio de Cristian Quispe, jefe de góndolas de un colegio de la zona Central, la ausencia de éstos es positiva. “No tener percheros en los buses ayuda mucho a que los alumnos estén sentados, tranquilos y esto igual les enseña a cuidar sus pertenencias”.

Eso sí, de acuerdo con Mendoza, la mayor parte de los vehículos escolares cumple con las recomendaciones referidas a su aspecto externo y presentan placas, luminarias y logotipos distintivos que deben llevar los coches que brindan este servicio.

La Razón visitó diez unidades educativas, cuatro del centro y seis de la zona Sur, para verificar si sus buses ponen en práctica lo que establece la Ley Municipal de Transporte y el TAE. De todos los motorizados, cuatro cumplían con el límite de 20 centímetros en la apertura de las ventanas. En cuanto a la presencia de un educador o asistente al interior de los coches, solo cinco contaban con personas adultas, ya sean profesores o padres de familia, para controlar a los infantes.

Respecto a los cinturones de seguridad, solamente las góndolas de un colegio acataban esta regla, las demás presentaban cinturones para el conductor y su acompañante y, en algunos vehículos, éstos se extendían hasta la primera fila que ocupan los niños.

Ante esta situación, la Alcaldía y Tránsito trabajan en medidas preventivas para supervisar y controlar de manera continua al transporte escolar. Mendoza informó que solo cuentan con cinco técnicos para las inspecciones y que planean incorporar más expertos y así llegar a todos los colegios. Mientras que Ramírez indicó que Tránsito trabaja con las regionales y el Comando Departamental para que los policías coadyuven en la inspección y supervisión. “Es una ardua tarea y toda la sociedad tiene que colaborar para que se cumplan las normas”.

El Color amarillo

Tránsito dispuso que los buses escolares sean pintados de color amarillo. Cada chofer debe llevar la certificación del TAE. También se recomienda tener en un sitio visible un letrero con el nombre de la institución.

Tránsito da cursos de capacitación gratuitos

El curso de Transporte Automotriz Escolar (TAE) se imparte a los conductores de unidades educativas desde enero y hasta la fecha se ha  capacitado a 479 personas. El objetivo es enseñar a los choferes temas referidos a la educación vial, primeros auxilios y trato social.

“La capacitación es una primera tarea, luego viene la segunda que consiste en la supervisión, control y aplicación de todo lo que se les enseña en los cursos”, explicó el mayor Víctor Ramírez.

contenidos. Los cursos duran aproximadamente una semana y son gratuitos; las clases son de dos horas diarias y se imparten en las instalaciones de la Escuela de Capacitación y Educación Vial de Tránsito, ubicada en la avenida Mariscal Santa Cruz de La Paz.

Se enseñan cinco materias: Legislación de Tránsito, Primeros Auxilios, Educación Vial, Buen Trato Social y Psicología Vial. Al final del curso se otorga certificados a cada uno de los participantes.

Según los datos de Tránsito, conductores de 40 centros educativos ya recibieron la capacitación, pero todavía quedan colegios pendientes. “Hay que recalcar que la seguridad ciudadana es tarea de todos, parte de los colegios hacia la sociedad y en coordinación con la Policía, todos debemos colaborar”, expresó Ramírez.

Cámaras de seguridad al interior de los buses

El colegio San Ignacio, de la zona de Bajo Següencoma, instaló cámaras en sus buses para controlar el comportamiento de los niños. El encargado de las góndolas, René Ruiz, sostuvo que se tomó esta medida a fin de que una mayor vigilancia al interior de los vehículos.

Al respecto, la Alcaldía y Tránsito indicaron que los establecimientos educativos son libres de adoptar este tipo de seguridad y no es necesario pedir permiso a ninguna de las instituciones.

Control. Este establecimiento sería el único en la ciudad que cuenta con filmadoras al interior de los motorizados. “Hay un contrato entre el conductor y los padres de familia, y si los progenitores aceptan que sus hijos sean filmados, no creo que haya ningún problema”, dijo la directora de Movilidad de la Alcaldía de La Paz, Claudia Mendoza.

Mientras que el mayor Víctor Ramírez, jefe de la Escuela de Capacitación y Educación Vial de Tránsito, afirmó que “es un sistema de seguridad particular que se  puede implementar para mejorar los servicios de buses del colegio, no está prohibido con tal de que no perjudique la integridad de los menores”.

Tanto el Código de Tránsito como la Ley de Transporte no tienen una especificación respecto a la instalación de estas cámaras.

Las 13 reglas  para los vehículos escolares

Recojo

El conductor y su ayudante (si el vehículo lo requiere) deben recoger y acompañar a los estudiantes desde la parada hasta el interior del centro escolar.

Paradas

Se deben comprobar las subidas y bajadas del alumnado en las paradas establecidas, de acuerdo con la relación facilitada por la Dirección de la unidad educativa.

Beneficiarios

La persona encargada del transporte escolar de un colegio debe comprobar que únicamente utiliza el servicio de transporte escolar el alumnado beneficiario del mismo.

Plazas

Se deben asignar  las plazas que deben ocupar los alumnos usuarios atendiendo a criterios de edad, localidad de origen  u otros que se consideren oportunos.

Comodidad

Es necesario comprobar que todos los alumnos beneficiarios ocupen sus asientos y se encuentren cómodos antes de que el vehículo inicie su recorrido diario.

Seguridad

Hay que asegurarse de que el material escolar —mochilas, carteras, carpetas y otros— se coloque en lugares adecuados y no supongan riesgo para los niños.

Cuidado

Se debe velar por el cumplimiento de los derechos y deberes de los alumnos evitando las conductas violentas, agresivas  o irrespetuosas que puedan presentarse.

Disciplina

Se debe poner en conocimiento de la Dirección del centro educativo o del coordinador del transporte escolar las faltas de disciplina cometidas por el alumnado.

Cinturones

Tránsito recomienda que los buses escolares cuenten con cinturones de seguridad para los estudiantes y choferes que son parte de este servicio.

Accidentes

El conductor y su ayudante (si el caso lo requiere) deben atender de manera rápida al alumnado en posibles situaciones de accidentes o similares.

Auxilio

Se debe ayudar a subir y bajar del vehículo de transporte escolar al alumnado que tenga algún déficit de movilidad o que presente problemas de visión.

Ventanas

Las ventanas de los vehículos de transporte de alumnos solo deben abrirse hasta 20 centímetros para evitar que los niños saquen sus cabezas.

Ayudante

Los vehículos con mayor capacidad de pasajeros (con 40 o más asientos) necesitan contar con un adulto dentro de los buses para que colabore a los estudiantes.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia