Sociedad

Hallan una cardiopatía severa en una siamesa

Diagnóstico. El mal es ‘incompatible’ con la vida

Vigilancia. Dámaris y Danitza, en el hospital de Cochabamba.

Vigilancia. Dámaris y Danitza, en el hospital de Cochabamba. Fernando Cartagena-Archivo.

La Razón / A. Melgarejo / Cochabamba

02:53 / 20 de junio de 2013

El equipo de cardiólogos que supervisa la salud de Dámaris y Danitza, las gemelas que nacieron unidas por el tórax y abdomen, confirmó la existencia en la primera de una cardiopatía severa, que es “incompatible” con la vida.

De ser separadas, la menor requeriría al menos cinco cirugías de corazón pero sólo para paliar el mal congénito que “no es compatible con la vida”, informó ayer Rosalía Sejas, directora del pediátrico Manuel Ascencio Villarroel.

“Tetralogía de Fallot se llama la enfermedad que es la trasposición de grandes vasos con un ventrículo único. Normalmente se tienen dos ventrículos y ella tiene uno, y los vasos que deberían estar en una posición, están invertidos”.

El problema será atendido quirúrgicamente cuando las siamesas sean separadas; sin embargo, se advirtió que “en condiciones normales, un bebé que presenta este mal tiene pocas probabilidades (de vida). Las intervenciones quirúrgicas para este tipo de cardiopatías son paliativas”.

Las niñas permanecen aisladas en la Unidad de Terapia Intensiva pediátrica para prevenir infecciones. Están estables, ya cumplieron el mes y cuatro días de nacidas y pesan 6 kilos entre las dos, a tres kilos cada una. Danitza ya puede succionar por cuenta propia la leche, mientras que Dámaris sigue siendo alimentada por medio de sonda.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia