Sociedad

Intentan salvar la vida de un oso jucumari golpeado en Tiraque

Maltrato. El osezno perdió el ojo derecho,  no come y gime en busca de su madre

Especie. El oso jucumari, cuando aún permanecía en Cochabamba, tras el rescate de los técnicos.

Especie. El oso jucumari, cuando aún permanecía en Cochabamba, tras el rescate de los técnicos. Fernando Cartagena.

La Razón (Edición Impresa) / Aleja Cuevas, Ibeth Carvajal / La Paz, Cochabamba

01:31 / 30 de enero de 2016

Un oso jucumari de más de dos años fue golpeado el lunes por comunarios de Tiraque (Cochabamba). El animal llegó el miércoles muy maltratado al hospital veterinario del zoológico Vesty Pakos, de Mallasa (La Paz), y ahora tiene pronóstico reservado. El osezno perdió un ojo y está traumado. 

El lunes, un grupo de adolescentes y niños de la comunidad K’omer Khocha, en Tiraque, encontró un oso jucumari trepado a un árbol y lo comenzaron a molestar, contó el responsable del programa de Protección a la Vida Silvestre de la Gobernación de Cochabamba, Rodrigo Aguayo. “El animal intentó escapar, y al tratar de defenderse, toda la comunidad empezó a lastimarlo”, contó Aguayo.

El pequeño oso fue rescatado por técnicos de la Alcaldía gracias a la denuncia de un poblador. El veterinario de la Gobernación recibió al oso con las patas superiores e inferiores amarradas, por acción de los comunarios.

Tras una evaluación se evidenció que sufrió varios golpes en la cabeza, producto de ello el ojo derecho quedó completamente dañado y el otro, delicado. Ximena Vélez, especialista en conservación de osos y quien se trasladó al valle desde Tarija para evaluar al animal, señaló que la especie está categorizada como vulnerable a la extinción.

Ante su estado delicado, el osezno fue trasladado al hospital veterinario del zoológico paceño. “Aquí llegó a las 23.00 del miércoles, viajó todo ese día. Los de la Gobernación de Cochabamba lo tenían anestesiado para mantenerlo en calma”, dijo la administradora del zoológico de La Paz, Andrea Morales.

El animal no mide más de un metro y permanece aislado en un área del hospital. La Razón visitó ayer al pequeño oso y observó que su espacio está cubierto, aunque desde una abertura se lo vio intentando levantarse, pero solo atinaba a mover parte de su miembro superior. Al escuchar ruidos, el animal empezó a gruñir como signo de defensa. Morales contó que en ocasiones gime igual que los cachorros de osos cuando buscan a su madre.

Reserva. El veterinario Fabián Beltrán confirmó que el oso llegó muy estresado y con lesiones severas en los ojos. “Perdió el ojo derecho y se intenta salvar el izquierdo”, dijo, tras informar que el pronóstico está en reserva. El jucumari es alimentado con fruta, choclo y un preparado a base de cereales, leche y yogur, pero apenas prueba bocado. Pesa 30 kilos, de los 70 que es lo normal para su edad. “Él está muy susceptible, está traumado y tiene miedo”, comentó Beltrán.

El zoológico gestiona junto a la reserva ecológica Senda Verde la realización de una tomografía para evaluar el grado de sus lesiones. Morales explicó que no ofrecerle al animal condiciones óptimas para su hábitat pone en peligro su tiempo de vida.  

La administradora consultó a otros especialistas sobre cómo trabajar con animales ciegos. Ella adelantó que será muy difícil para el osezno realizar sus actividades de forma normal.  Para Beltrán es una situación compleja porque el osezno continúa bajo los efectos de la anestesia, cuando urge la realización de varios estudios.

Incidir en la educación

Problema

La administración del zoológico Vesty Pakos considera que se debe incidir en la educación sobre la protección de los animales silvestres, más aún cuando se trata de parques nacionales, donde está Tiraque.

Enviarán notificación preventiva a comunarios

La Dirección de Biodiversidad, del Ministerio de Medio Ambiente y Aguas, anticipó que interpondrá una notificación preventiva a la comunidad K’omer Khocha, de la provincia Tiraque (Cochabamba), por golpear a un oso jucumari.

“Se coordinará con la Gobernación de Cochabamba para hacer la notificación a la comunidad por este caso”, adelantó ayer la directora general de Biodiversidad y Áreas Protegidas, Teresa Pérez. La notificación preventiva es una acción administrativa para hacer conocer los alcances de las normas vigentes, y con ello prevenir sobre la acción legal que se iniciará en contra de los agresores.

En Bolivia, además de la Constitución Política del Estado (CPE), hay dos leyes vigentes que protegen la fauna silvestre: la 1333, de Medio Ambiente; y la 700, de Defensa de los Animales contra Actos de Crueldad y Maltrato. Además están los decretos 22641 y 25458.

En el caso del jucumari, se analizarán las medidas adecuadas, dijo Pérez. “Quiero confirmar con la parte legal, qué será lo correcto”. Según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el jucumari se encuentra en estado vulnerable.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia