Sociedad

Heydi, uno de los 22 guerreros que le ganó la batalla al cáncer

Salud. Padres, voluntarios y médicos del Hospital del Niño, de La Paz, unen fuerzas.

La Razón (Edición Impresa) / Wilma Pérez / La Paz

02:49 / 27 de septiembre de 2015

A Heydi le detectaron leucemia cuando tenía 11 años. Ella, con el apoyo de su familia, médicos y voluntarios del Hospital del Niño, le declaró la guerra al cáncer y tras seis años de batalla logró vencerlo. En los últimos ocho años, otros 21 guerreros del nosocomio también derrotaron a la enfermedad.

“Cuando a mi mamá le dijeron que tenía leucemia (cáncer en la sangre), yo pensé que era como el resfrío; pero sus lágrimas, la permanencia en el hospital y los cambios en mi cuerpo me sacaron de mi error. Los médicos me alentaban, mientras los voluntarios y mis padres no dejaban que falten los medicamentos. A mis 17 años me considero curada, iré a la universidad y apoyaré a otros enfermos”, dijo Heydi.

La adolescente es ahora voluntaria y se encarga especialmente de un niño de cinco años, a quien traslada al nosocomio para que reciba la quimioterapia; él también está en proceso de  ganarle la batalla al cáncer.

Al igual que ella, hay otros voluntarios que llegan al hospital para apoyar en la lucha contra la enfermedad. Pero el apoyo permanente e incansable de los pacientes son sus madres y padres, quienes duermen bajo la camilla y venden todos sus bienes para cubrir el tratamiento.

“Hace un año a mi hijo le detectaron osteosarcoma (cáncer en el hueso). No acepté ese diagnóstico y fui a otros hospitales, pero fue el mismo resultado y decidimos volver. Para detener la enfermedad, los médicos le amputaron el pie, él está mejorando y sé que se curará porque Dios, sus tres hermanos y yo estamos juntos en la pelea”, expresó entre sollozos Ricardo Condori, padre de Iván, de 14 años.

De acuerdo con los registros del Hospital del Niño, de La Paz, en los últimos ocho años 22 niños y adolescentes vencieron al cáncer y hoy están curados. Todos los casos tienen en común que mientras los galenos tratan de eliminar la enfermedad, los progenitores hacen vigilia permanente en el hospital y junto a los voluntarios de la Fundación San Luis, Ayúdame y Damas Voluntarias Bolivianas hacen “malabares” para que no falten fármacos, sangre e insumos requeridos.

Detección. La oncóloga del Hospital del Niño Susana Sardinas explicó que cuando el cáncer es detectado en su estadio temprano y el paciente es sometido a un tratamiento adecuado es posible curar el mal de forma permanente, como el caso de los 22 pacientes que están ahora sanos.

“Lamentablemente algunos padres no cumplen con todo el tratamiento y permiten que sus hijos mueran. En algunos casos es por dinero, en otros por la lejanía para trasladarse al hospital, y por último están las familias que cuando ven mejoras en la salud del niño le cortan el tratamiento”, dijo.

Según un informe del Defensor del Pueblo, presentando en junio, el costo anual del tratamiento está estimado en Bs 90.000 por cada paciente.

El pasillo de Oncohematología es el área de encuentro de padres de los pacientes internados o de quienes asisten a sus controles. Entre todos ahogan sus lágrimas y se dan fortaleza para seguir con la batalla contra el cáncer.

“Vengo cada semana desde Patacamaya, a mi hijo le detectaron retinoblastoma (cáncer en el ojo). Pasó más de un año y está reaccionando bien. La doctora dice que si no fallo a los controles, en un año se curará para siempre”, contó entusiasmada Dolores Choque.

Sardinas detalló que cada mes reciben de uno a cuatro casos nuevos, quienes deben permanecer en el hospital unos tres meses para recibir el tratamiento inicial. Los otros enfermos que salen con alta temporal son atendidos de forma ambulatoria.

“La mayoría tiene cáncer en la sangre, le sigue el tumor renal y abdominal, cáncer en el hueso y otros. Hay más niños que niñas y la mayoría está entre los tres y diez años”, informó.

El 90% de  niños recibe el apoyo de San Luis

Wilma Pérez

Los costos de las quimioterapias, medicamentos, sangre y algunos insumos del 90% de los pacientes de la Unidad de Oncohematología del Hospital del Niño, de La Paz, son cubiertos por la Fundación San Luis, que cada año administra todo lo recaudado por la actividad Caminando por la Vida.

“Desde que me hice cargo del área constaté que la fundación es la que ayuda para el tratamiento del 90% de los niños. Las Damas Voluntarias Bolivianas y la organización Ayúdame también lo hacen, y sin estas tres entidades muchos niños no se estarían curando ahora”, dijo Rosario Vargas, responsable de Trabajo Social del área de Oncohematología hace cuatro años.

San Luis cubre los gastos para exámenes de laboratorio, quimioterapias, medicamentos y unidades de plasma, las Damas Voluntarias Bolivianas colaboran con exámenes de laboratorio complementarios y medicamentos. Ayúdame, además de alegrar a los niños, compra fármacos. El Ministerio de Salud entregó 17 unidades de oncológicos en 2014.

“En el hospital ya no hay campañas para comprar medicamentos para un niño, los voluntarios cubren esa demanda. El padre o la madre solo pueden acudir a los medios de comunicación cuando se requiere una prótesis o cuando un solo medicamento pasa de los 1.000 bolivianos”, añadió Vargas.

En 2014, Caminando por la Vida recaudó $us 63.000 y este año la meta es llegar a $us 80.000.

Una caminata busca recaudar $us 80.000 para tratar el cáncer

Wilma Pérez

La cuarta versión de Caminando por la Vida, una actividad que se realizará el 11 de octubre en la zona Sur de la ciudad de La Paz, busca recaudar $us 80.000 para la compra de los oncológicos que necesitan los pacientes con cáncer del Hospital del Niño.

“Hago un llamado a la solidaridad de la población. Esta campaña salva vidas, da esperanza a niños y familias, da satisfacciones, alegrías y anhelos. El cáncer es una enfermedad considerada mortal, pero si la detección es temprana y se sigue un tratamiento, el niño enfermo podrá crecer como cualquier otro”, dijo la voluntaria de la caminata Susana Bedregal.

Ella junto a Carmen Arze, Patricia Viscarra y Marisol Zabala son las organizadoras voluntarias de la movilización por la salud, que comenzó en 2012, cuando vieron en el Hospital del Niño a mamás y papás que sufrían por conseguir dinero para el tratamiento de sus hijos; muchos murieron en el nosocomio y otros en sus casas por falta de recursos.

Bedregal recordó que ese año la situación en la sala de Oncohematología era “triste” porque eran pocos los niños que lograban beneficiarse con el apoyo económico de la Fundación San Luis para las quimioterapias, algún examen o análisis complementario, sangre o antibióticos.

Campaña. “Ante esta situación surgió la iniciativa de realizar una de las campañas más importantes en lo que se refiere a cáncer infantil: la primera versión de Caminando por la Vida, y así ayudar a más niños”, dijo.

Agregó que lo más importante “es que el manejo es transparente porque todo lo recaudado se entrega, en su totalidad, al director del hospital, quien traspasa los recursos a la Fundación San Luis” para la administración, que se respalda con facturas y el control por parte del personal.

En la primera quincena de septiembre, representantes de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), la Fundación San Luis y la campaña Caminando por la Vida realizaron el lanzamiento oficial de la actividad y presentaron el video promocional.

Con lo recaudado de las anteriores tres versiones la campaña logró salvar la vida de 12 niños con cáncer.

Al éxito de la primera versión le siguió la segunda caminata, razón por la que se hizo la tercera, en la que se juntó $us 63.000, lo que benefició a más niños. “Pero para que esa ayuda no se corte y más pacientes accedan al tratamiento, amerita que la recaudación de 2015 aumente y llegue a 80.000 dólares, ese es el reto de este año y para poder recaudar este monto necesitamos de la solidaridad, de ti, de todos nosotros”, dijo Bedregal.

La caminata de este año se llevará a cabo el 11 de octubre y recorrerá  12 kilómetros de calles y avenidas de la zona Sur.

Partirá específicamente del parque de Las Cholas (Florida) hasta el Club de Tenis, en la zona de Huajchilla. La adhesión para participar del evento benéfico es de Bs 100 y cada persona recibirá una polera y refrigerio. Además habrá puntos para hidratarse y transporte para retornar al punto de la partida.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia