Sociedad

Rescatan a un puma beniano que vivía en cautiverio

Travesía. El animal se encuentra en el zoológico de Mallasa, en La Paz

Labores. Dos trabajadores del zoológico Vesty Pakos atan la caja que lleva a un sedado Rajat.

Labores. Dos trabajadores del zoológico Vesty Pakos atan la caja que lleva a un sedado Rajat. José Lavayén.

La Razón (Edición Impresa) / Erick Ortega / La Paz

01:21 / 26 de septiembre de 2015

Aproximadamente tres años atrás, un felino se perdió en el bosque beniano. Un joven lo descubrió deambulando por una barraca. El puma era entonces lo más parecido a un gatito. Ayer, el animal llegó a la ciudad de La Paz para instalarse en el zoológico Vesty Pakos.

La despedida fue dolorosa para la bestia y Óscar Hugo (sus apellidos se mantienen en reserva), el técnico de Veterinaria que lo encontró. Ayer, el hombre metió la mano a la jaula y acarició a un joven puma por última vez.

La historia del felino mezcla el infortunio con las alegrías. Cuando el animal fue encontrado estaba solo y no había rastro de sus progenitores. Entonces Óscar Hugo, que lo vio indefenso, decidió hacerse cargo de él y le regaló cariño, comida y un nombre: Rajat. Además, debido a sus estudios, él curó las heridas del puma y después se encargó de darle un hogar.

La Razón accedió a esta historia gracias a dos testigos que participaron en el rescate del puma. Ellos pidieron no ser identificados, pero hicieron el seguimiento a todo el proceso de traslado de la Amazonía al zoológico Vesty Pakos, de la ciudad de La Paz.

Rajat fue creciendo y aprendió a respetar y querer al amigo de dos pies que lo rescató en la barraca, él nunca se consideró su propietario. Es más, cuando el animal cumplió un año de edad, decidió encontrarle un lugar mejor. Además, estaba creciendo y necesitaba aparearse, por lo tanto se hizo agresivo. Le faltaba lo que los técnicos biólogos denominan “bienestar animal”.

Uno de los testigos del rescate afirmó que cuando encontró a Rajat, el cuadrúpedo estaba sano y radiante. La misma fuente agrega que lo más importante es que existía la voluntad para el traslado. Así, Rajat tuvo que dejar su hogar en Riberalta y emprendió una travesía en busca de mejores días.

Viaje. Cuando el puma cumplió un año de vida, el técnico veterinario que lo cuidaba dio parte al Ministerio de Medio Ambiente y Agua para el traslado del animal a un espacio adecuado. Si bien en su casa vivía en un canchón, tenía el amor necesario para atenderlo y la comida nunca faltaba, él sabía que era ilegal tenerlo allí.

Con paciencia y cumpliendo los requisitos para el traslado de animales, se armó un operativo para llevar al puma hacia un nuevo hogar. No fue una tarea fácil pues se requería de un avión grande, que no podía recogerlo directamente de Riberalta.

Los últimos tres meses fueron importantes para cerrar el operativo e intervinieron cinco entidades: el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, el Gobierno Municipal de Riberalta, Boliviana de Aviación, la Universidad Amazónica de Pando y el Organismo No Gubernamental Tucán.

El jueves empezó el primer viaje desde Riberalta hacia Cobija. En esta travesía estuvo el técnico veterinario junto con el animal. No hubo mayores novedades en el vuelo y Rajat pasó la noche del jueves en la capital pandina. Ayer se despidió de la persona que lo acogió y fue sedado para viajar desde Cobija hasta la ciudad de La Paz.

El vuelo de Boliviana de Aviación llegó al aeropuerto de El Alto a las 12.35. El sedado Rajat bajó de la aeronave en un cajón de madera con algunos agujeros para que pueda respirar. Fue recibido por una delegación del zoológico Vesty Pakos e inmediatamente trasladado hacia el albergue.

La Alcaldía de La Paz negó a La Razón información referida a la llegada del puma a La Paz. El zoo tampoco dio mayores detalles a este medio. Sin embargo, en la página web del zoológico se anunció que los veterinarios de la institución verificarán el estado de salud del animal.

Durante un tiempo, aún no definido, el felino será puesto en cuarentena (con alimentación especial) y tendrá inspecciones médicas constantes. Se readecuó un espacio en la fosa de felinos para el puma riberalteño. Una nueva vida está empezando para Rajat, aunque la despedida fue dolorosa para la persona que lo acogió durante tres años. Una caricia en su pelaje brillante fue el último gesto que recibió el puma.

20 animales rescatados en Mallasa

2015

Según datos del zoológico de Mallasa, además del puma otros 20 animales fueron rescatados este 2015 de traficantes de fauna.

Variedad

Monos, tortugas y serpientes rescatados fueron llevados al zoológico municipal de Mallasa, el más grande del país.

Atención

El Vesty Pakos de Mallasa abre sus puertas de lunes a domingo: de 10.00 a 18.00. Mientras que la venta de boletos se realiza hasta las 17.00.

Está vetada la tenencia de pumas en Bolivia

La tenencia de pumas está vetada en Bolivia. La Ley 1333, en su artículo 111 establece: “El que incite, promueva, capture y/o comercialice el producto de la cacería, tenencia, acopio, transporte de especies animales y vegetales, o de sus derivados sin autorización o que estén declaradas en veda o reserva, poniendo en riesgo de extinción a las mismas, sufrirá la pena de privación de libertad de hasta dos años perdiendo las especies, las que serán devueltas a su hábitat natural”.

También hay ordenanzas municipales, decretos supremos y resoluciones ministeriales que apuntan a la veda general indefinida. Los pumas se encuentran en estado de Preocupación Menor en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia