Sociedad

Los delitos contra la Madre Tierra serán imprescriptibles y se proyecta eliminar el latifundio

La Ley de la Madre Tierra, promulgada esta mañana por el presidente Evo Morales, establece además la redistribución de las tierras fiscales entre pueblos indígena originario campesinos, comunidades interculturales y afrobolivianas. Una ley señalará los delitos medio ambientales.

La Razón Digital / Mariana Pérez / La Paz

17:40 / 15 de octubre de 2012

Los delitos  medio ambientes serán imprescriptibles y sin el beneficio de la suspensión condicional de la pena carcelaria y además el latifundio –concentración de la propiedad de la tierra- será eliminado, según establece la Ley de la Madre Tierra y Desarrollo Integral, promulgada hoy en la mañana por el presidente Evo Morales.

La norma tiene por objetivo construir el desarrollo integral en armonía y equilibrio con la Madre Tierra, que tiene como derecho "el reconocimiento de que las relaciones económicas, sociales, ecológicas y espirituales de las personas y sociedad con la Madre Tierra están limitadas por la capacidad de regeneración que tienen los componentes, las zonas y sistemas de vida de la Madre Tierra”

Los tipos de responsabilidad por el daño causado a los derechos de la Madre Tierra serán regulados por una ley específica, según refiere la norma, que además anticipa que serán imprescriptibles y que no en estos casos no habrá lugar al beneficio de la suspensión condicional de la pena. “El reincidente será sancionado con la agravación de un tercio de la pena más grave”, determina el artículo 44.

Estos procesos judiciales serán tramitados en la jurisdicción ordinaria, agroambiental e indígena originaria campesina. Además, el artículo 43 prevé, para ciertos casos, la responsabilidad solidaria de los acusados, en caso de que no pueda determinarse “la medida del daño de cada responsable”.

La iniciativa legal, promulgada en un acto en el que el vicepresidente Álvaro García reivindicó un desarrollo con equilibrio con la naturaleza, también establece la eliminación del latifundio, que es la concentración de la propiedad de la tierra.

La normativa incorpora también iniciativas para la producción no contaminante y con respeto de la capacidad de regeneración de la tierra; la conservación de los componentes, zonas y sistemas de vida de la tierra en el marco de un manejo integral y sustentable; la prevención y disminución de las condiciones de riesgo y vulnerabilidad; además de orientar la inversión y distribución de la riqueza del Estado con justicia social, entre otros aspectos.

En cuanto a la distribución de la riqueza, precisa que será “en base a las necesidades de las regiones y a la reducción de las desigualdades socioeconómicas regionales”.

En el caso de las actividades de exploración, explotación, refinación, transformación, industrialización, transporte y comercialización de recursos mineros e hidrocarburíferos, prevé que sean realizados de forma progresiva, según corresponda con las tecnologías más adecuadas y limpias, con el objetivo de reducir al máximo los daños ambientales y sociales.

Además establece el uso racional del agua, los bosques y otros recursos. En cuanto a las tierras fiscales, señala la dotación, distribución y redistribución de manera equitativa, con prioridad en el caso de las mujeres, pueblos indígena originario campesinos y comunidades interculturales y afrobolivianas que no las posean.

Se define además la creación del Fondo Plurinacional de la Madre Tierra, la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra y el “Consejo Plurinacional para Vivir Bien”. La norma entrará en vigencia a los 120 días de su promulgación del Reglamento.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia