Sociedad

Manq’a enseñará cocina a 500 jóvenes del lago Titicaca

Canciller Choquehuanca inauguró centro en Huarina

Innovación. Los docentes retan a los estudiantes a proponer nuevos platos y adecuar la cocina internacional a los ingredientes bolivianos.

Innovación. Los docentes retan a los estudiantes a proponer nuevos platos y adecuar la cocina internacional a los ingredientes bolivianos. Foto: Alejandra Rocabado

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Soruco / La Paz

01:44 / 27 de julio de 2015

El proyecto Manq’a inauguró ayer su décima escuela en la comunidad Cota Cota Bajo del municipio paceño de Huarina, para capacitar a nivel Técnico Básico a al menos 500 jóvenes de entre 16 y 28 años de la zona lacustre.

“Este centro tiene una característica especial que lo diferencia de las otras escuelas que ya están funcionando en El Alto: los estudiantes tendrán un contacto más directo con los productores de los insumos que utilizan en la cocina”, indicó Conny Toornstra, directora para Latinoamérica de la agencia holandesa de cooperación ICCO —que financia parte del proyecto—, durante el acto de inauguración que contó con la presencia del canciller boliviano David Choquehuanca.

Las inscripciones comienzan hoy. El público objetivo son los jóvenes que vivan en las comunidades y municipios aledaños a Huarina, en el área del lago Titicaca. Quienes ingresen al curso pasarán cinco meses de enseñanza en diferentes ramas de la gastronomía.

El currículo de este centro educativo incluye panadería, pastelería, cocinas nacional y extranjera. También se brindarán charlas, talleres y cursillos de orientación sobre higiene y nutrición a los vecinos y los dueños de negocios gastronómicos de la zona.

Todo el trabajo se desarrollará con ingredientes que se producen en la región y se buscará que los alumnos rompan con algunas malas costumbres alimenticias y exploren nuevas combinaciones de sabores y de platos.

“Aunque nos enfocamos en los productos nacionales no descuidamos los conceptos gastronómicos de otros países, como por ejemplo crear crêpes con alimentos locales. También proponemos que los alumnos creen algo con productos específicos y así creen cosas como un mouse de choclo”, explicó la chef y docente Cinthia Ergueta.

Toornstra agregó que otro de los objetivos es inculcar en los estudiantes los beneficios del trabajo en equipo. “Uno no innova si siempre está solo. Cuando están en clases los muchachos comparten ideas, y de allí surgen nuevos platillos y sabores”.

El proyecto Manq’a —“comida” en aymara, y que tiene su contraparte en Colombia, donde se conoce como Buen Apetito— no solo ofrece instrumentos para el desarrollo personal, sino que también pretende mejorar los hábitos alimenticios de las comunidades. De acuerdo con datos de ICCO, el 63% de la población boliviana tiene malos hábitos a la hora de comer, y siete de cada diez puestos que venden comida rápida a bajo costo en El Alto, cocinan y sirven de forma antihigiénica.

Según los parámetros del proyecto —desarrollado por ICCO, CAF, i3 Impacto Social y Melting Pot—, se apunta a lograr que en dos años se capaciten 3.000 estudiantes, quienes tras completar los cursos podrán continuar su carrera gastronómica o acceder a otra formación para crear sus negocios.

Requisitos de entrada

Inscripción

Los interesados deberán presentar, a partir de hoy, documentos de identidad y una copia del certificado de nacimiento, además de Bs 200 para el uniforme.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia