Sociedad

Educación no tiene registro del supuesto hijo de Morales

Caso. Defensa de Zapata pide que se respete cláusula de reserva

Conferencia. El ministro de Educación, Roberto Aguilar, dio detalles del registro educativo del niño.

Conferencia. El ministro de Educación, Roberto Aguilar, dio detalles del registro educativo del niño. APG.

La Razón (Edición Impresa) / Luis Mealla / La Paz

00:02 / 20 de marzo de 2016

“El niño (...) nunca fue registrado en una unidad educativa”, afirmó ayer el ministro de Educación, Roberto Aguilar, durante una rueda de prensa en la que explicó que el sistema regular educativo de todo el país no tiene indicios del supuesto hijo del presidente Evo Morales y Gabriela Zapata.

“Además, en el sistema educativo no existe una modalidad de pasar clases con profesores particulares y que esto permita el avance de educación regular de los diferentes cursos”, expresó la autoridad a los periodistas, puesto que en un momento, la expareja de Morales aseveró que su pequeño no estaba en ningún colegio porque estudió con docentes a domicilio.

Con Aguilar, a la fecha, ya son seis las autoridades de Estado que han salido ante la prensa para poner en duda la existencia del niño, fruto de la relación  que hubo entre Morales y Zapata, entre 2005 y 2007. A ellos, se sumó el fiscal general, Ramiro Guerrero, quien la anterior semana mostró documentos falsos que —en su criterio— fueron usados por la expareja de Morales para certificar el nacimiento del bebé.

Denuncia. En febrero, el presentador Carlos Valverde desveló un acta de nacimiento del hijo de la pareja. El Presidente admitió su paternidad, empero, señaló que el pequeño murió en 2007 y que desde entonces no vio a la mujer. El comunicador denunció un presunto tráfico de influencias, en virtud a que Zapata fungía como gerente comercial de la empresa china CAMC, que firmó siete contratos con el Estado por más de $us 500 millones.

La Justicia conminó a Zapata a presentar al niño esta semana y el abogado de la mujer, William Sánchez Peña, adelantó que se alista todas las pruebas del caso, incluso, un examen de ADN; no obstante, demandó también que las autoridades de Estado respeten la reserva judicial que prohíbe exponer al pequeño o hablar de su situación a través de cualquier medio y entidad nacional o extranjera.

“Hay un decreto de reserva emitido por un juzgado y se ha pedido a los apoderados del Presidente para que no sigamos haciendo violencia psicológica sobre el niño. Mi cliente manifestó que en su oportunidad se presentará los documentos correspondientes, además de un acta de reconocimiento de los padres. En este sentido, insistimos que se respete esa reserva que está vigente”, declaró el abogado de Zapata ayer a La Razón.

Desde que se conoció el caso, autoridades como el vicepresidente Álvaro García Linera; el ministro de Defensa, Reymi Ferreira; de Comunicación, Marianela Paco; de Gobierno, Carlos Romero; de Transparencia, Lenny Valdivia; y de Educación, han salido ante los medios para hablar sobre la maternidad de la expareja de Morales y a negar la existencia del pequeño. El viernes, Zapata aseguró tener pruebas de que su hijo vive y que si calló hasta la fecha fue porque el Mandatario así se lo pidió. “Me ha pedido, que mantenga esta situación oculta y es lo que he hecho hasta ahora”.

Al respecto, Ferreira le desafió a presentar al menor. “Hay que esperar la evidencia, pero si alguien quiere de una vez por todas que esto deje de ser rumor, es la señora Zapata, nada más sencillo que presentar al niño ante el juez y punto (...). Nadie se pregunta quién tiene al niño, si es que estuviera, pero no existe”, complementó la autoridad de Estado. La Fiscalía la acusó de falsificar documentos para certificar la existencia del hijo del Presidente y ella argumentó que “él (Morales) se ha encargado de todo, de hacer todos los trámites”.

Hay cuatro delitos más

Proceso

Gabriela Zapata, en febrero, fue imputada por tres delitos, pero la Fiscalía le sumó otras cuatro acusaciones referidas a uso de instrumento falsificado y ejercicio ilegal de la profesión, en el entendido que su título universitario de abogada también es falso.

Evo asegura que ‘se sabrá la verdad’

Guadalupe Tapia

El presidente Evo Morales se pronunció ayer, sin mencionar el nombre, sobre su expareja Gabriela Zapata y aseguró que la utilizan políticamente así como “a un niño”, para afectar su gestión. “Hemos derrotado todo (a la derecha), ahora usan a una mujer, a un niño, supuestamente que hay niño. No puedo entender. Yo digo: la verdad se impone. Se va a saber la verdad, ya se está sabiendo la verdad (que) montaron en los medios de comunicación, en las redes sociales”, manifestó el Presidente durante la inauguración de un coliseo cerrado en la población de Jesús de Machaca.

La relación y la existencia del pequeño fue hecha pública el 3 de febrero por el periodista Carlos Valverde, quien a partir de ese hecho denunció tráfico de influencias porque Zapata trabajaba en la empresa china CAMC. “Ésa es la guerra tan barata para confundir, para engañar al pueblo boliviano”, ratificó Morales, quien hace una semana pidió en el programa Piedra, papel y tinta del periódico La Razón que “nunca más” le pregunten sobre su relación con su expareja, tras considerar que es un tema privado.

El viernes, Zapata hizo sus primeras declaraciones ante los medios, tras asistir a una audiencia que fue pospuesta para la siguiente  semana en un Juzgado de la Niñez y Adolescencia de La Paz y aseguró que el niño existe y que alista las respectivas pruebas.

Por otra parte, el ministro de Educación Roberto Aguilar, certificó que el sistema educativo boliviano no registró al supuesto hijo del Presidente, además que Zapata no estudió en ninguna universidad del sistema privado y que la fotocopia del título profesional que presentó de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) es falsa. “Es una nueva mentira que se ha incorporado”, sostuvo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia