Sociedad

Murió el padre Gregorio Iriarte, defensor de DDHH y educador

Aporte. Su libro ‘Análisis Crítico de la Realidad’ fue editado 17 veces

Duelo. El velorio de Iriarte en el Arzobispado de Cochabamba.

Duelo. El velorio de Iriarte en el Arzobispado de Cochabamba.

La Razón / A. Melgarejo / Cochabamba

02:21 / 12 de octubre de 2012

Cerca de las 16.30 de ayer dejó de existir el sacerdote oblato de la Orden María Inmaculada, defensor de los derechos humanos y formador de comunicadores, Gregorio Iriarte Pozueta. Falleció en la clínica San Vicente, donde estuvo internado cuatro días.

“Él tenía una fibrosis pulmonar y esta enfermedad ha sido complicada con dos infecciones que fue difícil controlar”, informó Marco Verberckt, superior provincial de los Misioneros Oblatos.

El 29 de noviembre iba a cumplir 87 años. La gente que conoció a Iriarte habló del “misionero luchador y escritor, todo lo hacía basado en el evangelio”, dijo Verberckt. En la casa de ancianos de los Oblatos, donde Iriarte vivió cerca de 30 años, son expuestos libros, reconocimientos, fotografías y “la cruz Oblata” que durante años estuvo al lado del sacerdote, como señal de reconocimiento a la labor incansable de Iriarte.

De origen vasco, llegó al país en 1964 al centro minero de Siglo XX, donde ejerció el cargo de Director de Radio Pío XII, lugar donde inició la lucha por los derechos de los más pobres y por la restitución de la democracia durante las dictaduras. Organizó y fundó la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos, apoyó la conformación de la Defensoría del Pueblo y fundó Educación Radiofónica de Bolivia (Erbol).

En entrevista con La Razón, el 14 de septiembre último, el sacerdote manifestó: “Uh, me falta más (por hacer), estoy preparando la 18ª edición del libro Análisis Crítico de la Realidad, la 17ª se está acabando y estamos trabajando la 18ª con la Fundación Jubileo. Saldrá pronto”.

Roberto Durete, director de Radio Pío XII y amigo de Iriarte, recordó que “cuando él llegó de Uruguay a la mina hizo un gran esfuerzo por entender la mentalidad de los trabajadores mineros y estrechó la mano a los dirigentes. Ayudó a Federico Escóbar a pasar la frontera de forma clandestina”.

Recibió honores de la Universidad Mayor de San Simón de Cochabamba y la Universidad Católica Boliviana, la Fundación UNIR y la Asociación de la Prensa de La Paz (APLP), entre otras.

Los restos de Iriarte son velados en el salón del Arzobispado de Cochabamba. Para las 10.00 del sábado se programó una misa de cuerpo presente y posteriormente se procederá al entierro en el  Cementerio General, “en un sitial de honor”, explicó Verberckt.

Destacan su análisis crítico

Parlamentarios y autoridades de Gobierno lamentaron la muerte del padre Gregorio Iriarte. La presidenta de la Cámara de Diputados, Rebeca Delgado, dijo que “el fallecimiento de Iriarte es sensible y expresamos, la presidencia y el pleno de Diputados, nuestras condolencias”.

El viceministro de Coordinación con Sectores Sociales, César Navarro, aseguró que las generaciones de los 80 y 90 crecieron gracias al padre Iriarte con un análisis crítico de la realidad.

La senadora Gina Aguirre (MAS) dijo que el sacerdote ayudó a los intelectuales cristianos a comprender que el evangelio no son palabras sino hechos. La Asamblea Permanente de Derechos Humanos realiza un velorio simbólico en La Paz.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia