Sociedad

Prejuicios y tabú, barreras para la anticoncepción en la adolescencia

Recorrido. En un experimento, 16 adolescentes buscaron preservativos en 21 farmacias

‘El trabajo del farmacéutico es dar orientación al cliente sin importar la edad’

‘El trabajo del farmacéutico es dar orientación al cliente sin importar la edad’ Pedro Laguna.

La Razón (Edición Impresa) / Wilma Pérez / La Paz

00:00 / 11 de octubre de 2015

“Es una cochina”, “para qué quiere, si ni tamaño tiene”, “vayan al centro de salud, yo no enseño”, “consulte en internet”, fueron algunas respuestas de farmacéuticos a adolescentes que pidieron preservativos. Ellos percibieron discriminación, tabú y prejuicios.

Con el apoyo de 16 adolescentes capacitados por el Centro de Investigación, Educación y Servicios (CIES) Salud Sexual y Reproductiva, La Razón hizo un recorrido por 21 farmacias de cadenas y otras, ubicadas en inmediaciones de las zonas de San Pedro y Sopocachi, y plaza Eguino, Pérez Velasco, avenida Mariscal Santa Cruz y El Prado.

El objetivo fue conocer cómo actúan los empleados de los establecimientos cuando menores de edad pretenden comprar un preservativo u otro método anticonceptivo, y recibir orientación sobre cuál es el mejor y cómo usarlo para evitar un embarazo.

“Ingresé a la farmacia (San Pedro) tomado de la mano de mi amiga y cuando el farmacéutico nos vio, le cambió la cara, estrujó el papel del mostrador e hizo todo para que nos vayamos sin siquiera escucharnos”, recordó Javier (14 años), quien junto a su compañera fingió estar en una relación.

Crítica. A decir de la psicóloga Sonia Paz, el farmacéutico fue prejuicioso con los adolescentes. “Sin conocerlos ni tener elementos para juzgarlos, él formó su opinión por el solo hecho de ser jóvenes y pedir un preservativo. Si los adolescentes fueran tímidos e inseguros no insistirían en comprar y tal vez tendrían una relación sin protección con el peligro de un embarazo no deseado”.

Estudios del país e internacionales estiman que en Bolivia se reportan al año más de 90.000 embarazos no planificados en adolescentes, es decir 246 cada día.

El tabú fue otra de las barreras percibidas. Dos adolescentes varones ingresaron a una farmacia de El Prado y sintieron maltrato por parte de la encargada del local. “Ella nos dijo malas palabras y no quiso mostrarnos la variedad de condones, se portó mal”, indicó Mario.

Marynés Salazar, especialista en sexología, resaltó que la responsabilidad de todo farmacéutico es brindar toda la información requerida por el cliente, independientemente de la edad. “Cuando se trata de adolescentes, la prioridad debe ser guiarlos lo mejor posible sobre el cuidado que deben tener con una relación coital, pero lastimosamente vemos que en la práctica esto no se da”.

Explicó que hay normas legales que preservan el derecho a una sexualidad segura y a la salud, las mismas que se encuentran en la Constitución Política, el Código Niña, Niño y Adolescente, la Ley del Medicamento, entre otros.

Ana, de 14 años, ingresó a una farmacia de Sopocachi con su amiga y con soltura preguntó por preservativos y sus marcas, y por la píldora del día después, pero no obtuvo ninguna respuesta. Ambas salieron del lugar y otro de los adolescentes capacitados ingresó para observar las reacciones. “Cuando las dos salieron, una de las farmacéuticas habló con los otros empleados y les decía ‘es una cochina esa chica, tan chiquitita y cochina’”, relató Óscar, de 16 años.

Sin embargo, de los 21 establecimientos visitados, cinco brindaron atención con calidez y respeto. “La farmacéutica puso en el mostrador una variedad de condones, nos habló sobre el beneficio y ante una emergencia nos aconsejó la píldora. Fue la única buena que nos tocó en el recorrido”, relató Andrés, de 15 años.

Al respecto, la presidenta de la Asociación de Propietarios de Farmacias de La Paz (Asprofar), Claudia Paredes, sostuvo que este tipo de discriminación no puede darse con nadie y que de ser así, los clientes deben denunciar con los propietarios. “La labor del farmacéutico es orientar al cliente, lastimosamente en las farmacias grandes están auxiliares y no profesionales, ahí comienza el problema”. Este medio intentó contactar a una autoridad del Ministerio de Salud, pero hasta el cierre de edición no hubo respuesta alguna.

Derecho a sexualidad segura

CPE

El artículo 66 de la Constitución Política del Estado establece que “se garantiza a las mujeres y a los hombres el ejercicio de sus derechos sexuales y sus derechos reproductivos”.

Código

El artículo 22 del Código Niña, Niño y Adolescente señala que ellos “tienen derecho a recibir información de salud y educación sexual”.

Marynés Salazar Gutiérrez: Tenemos una sociedad de doble discurso

Lo que deben saber los adolescentes sobre el inicio de la vida coital es que ellos, primero, tienen que terminar de desarrollar sus cuerpos; esto se da entre los 18 y 24 años, hasta esa edad terminan de desarrollarse y fortalecerse los genitales. Lo ideal sería que recién a esa edad comiencen con su actividad coital, pero eso no es así, no ocurre, porque en promedio la vida sexual de las personas comienza en la adolescencia, a los 14 años.

Esto tiene muchas razones, entre ellas que vivimos en una sociedad que permanentemente está instigando a las personas a tener encuentros eróticos, encuentros coitales, y que luego de instigar a través de publicidades, discursos y diálogos, niega a los jóvenes que se de esta posibilidad al salir las críticas, prejuicios y tabúes contra este grupo, cuando manifiesta su deseo de tener una actividad coital segura.

Realmente los adolescentes se encuentran en una sociedad que tiene doble discurso, por una parte se promueve la libertad erótica, la libertad coital, pero no se da información sobre la época o a qué edad deberían iniciar con su vida sexual. Por otra parte se niega el acceso libre y gratuito a elementos que pueden ayudarlos a cuidarse de las infecciones de trasmisión sexual o para prevenir los embarazos.

Pese a las trabas, los jóvenes y adolescentes deben tener claro que un encuentro coital responde a una relación afectiva que tiene que ver con una responsabilidad de vida, y las autoridades deben considerar que la educación sexual y reproductiva tiene que ser parte del currículo educativo de colegios, desde el nivel inicial.

Percepción del grupo de las farmacias

‘Me sentí una basura’: En una farmacia de Sopocachi

“Es la primera vez que voy a una farmacia a pedir un condón y a pesar de tener preparación y ser capacitadora en el tema, la vendedora joven me hizo sentir como si fuera una basura, me trato mal y no quiso venderme nada”. María (16).

‘Un cliente me insultó’: En farmacia de Pérez Velasco

“Cuando preguntamos por un condón, la señora de la farmacia nos hizo repetir varias veces en voz alta hasta que un cliente me dijo malas palabras  y se salió sin comprar. La empleada nos dijo que era nuestra culpa”. Edson (15).

‘Dijo: vaya a internet’: En farmacia de la calle Illampu

“La señora me trató mal cuando le pedí un condón, no me quiso mostrar ni explicar cómo se debía sacar del paquete y usarlo. Me dijo casi gritando que busque en internet y que no le haga perder tiempo ni clientes. Se enojó”. Álex (16).

‘Que se haga algo’: En farmacia de calle Comercio

“Me siento preocupado porque me trataron mal; me pongo en el lugar de los que irán por primera vez, que tal vez no vuelven a una farmacia por ese maltrato en las farmacias. Que se haga algo, que las autoridades hagan algo”. Juan (14).

‘Nos orientó muy bien’: En farmacia de San Pedro

“Fue una experiencia agradable. El farmacéutico nos orientó y explicó sobre todos los anticonceptivos que vendía y nos preguntó si era nuestra primera relación. Nos aconsejó que nos cuidemos para no embarazarnos”. Ana, 14 años.

‘No tenía condones’: En farmacia de El Prado

“Entramos con uniforme escolar y preguntamos por el condón femenino, él dijo que no hay y que no habría nunca más. Cuando le pedimos un paquete de condones masculinos se enojó y dijo que no hay y no venden a niños”. Ariel, 14 años.

‘Atención diferenciada’: En farmacia de 20 de Octubre

“La atención en las farmacias a las que fuimos fue diferenciada. El maltrato lo recibimos del personal que no sabía nada sobre salud sexual y reproductiva, pero los que nos orientaron y ayudaron eran profesionales”. Beatriz, 16 años.

‘Solo quieren vender’: Farmacia de Mariscal Santa Cruz

“Cuando le pedí un paquete de condón, el empleado me mandó a una mujer que fue torpe, solo quería vender y no me quería explicar cómo usar. Los clientes me miraban como bicho raro, me dio miedo y me quería escapar, fue feo”. Elio, 15 años.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia