Sociedad

Quintana se reunirá con alcaldes para coordinar la reconstrucción

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, ha convocado a los burgomaestres benianos a una reunión, este martes, para organizar los trabajos de reconstrucción y rehabilitación en los municipios afectados por las precipitaciones pluviales.

En Puerto Varador, a orillas del río Mamoré, no se podía caminar por la calle hace dos semanas. Daniel Walker

En Puerto Varador, a orillas del río Mamoré, no se podía caminar por la calle hace dos semanas. Daniel Walker

La Razón (Edición Impresa) / Gemma Candela

02:13 / 10 de marzo de 2014

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, ha convocado a los burgomaestres benianos a una reunión, este martes, para organizar los trabajos de reconstrucción y rehabilitación en los municipios afectados por las precipitaciones pluviales.

El ministro de Defensa, Rubén Saavedra, dio el anuncio ayer a través de los medios estatales. Y el alcalde de Rurrenabaque, Yerko Núñez, confirmó el encuentro en radio Fides: “Nos ha citado en Trinidad para poder reunirnos y ver cómo enfrentamos la reconstrucción”.

La Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), junto con varias empresas, ya ha comenzado las tareas de reparación de las rutas de la Red Vial Fundamental del país, señaló el titular de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Vladimir Sánchez. “Con dificultades, pero ya se están rehabilitando la mayor parte de las carreteras del departamento de La Paz. Excepto en Beni y Pando, en el resto de los departamentos no tenemos problemas”. En el noroeste del país todavía hay que esperar a que descienda el nivel de las aguas. “La intensidad de las lluvias bajó muy notoriamente”, señaló Saavedra.

Sánchez dijo que también se está midiendo el caudal de los ríos para tener una guía que permita diseñar las nuevas vías teniendo en cuenta los efectos del cambio climático. También se está analizando lo que ha sucedido en estas semanas, cuando varios tramos de algunas rutas anegadas han tenido que romperse para que pudiera correr el agua, pues se habían convertido en diques. “Eso significa que tenemos que colocar acueductos”, explicó el Ministro de Obras Públicas.

Estudios. La altura a la que se construyen los caminos es otro factor que se analiza para aplicarlo en futuras calzadas, como la que unirá San Ignacio de Moxos con Trinidad, en Beni.

En cuanto a las viviendas destruidas o dañadas, Sánchez afirmó que ya se hizo la cuantificación en Cochabamba y Chuquisaca, pero que del norte de La Paz y Beni —donde está la mayor parte de las casas afectadas— todavía no se tiene datos. En la capital de Pando, Cobija, ya hay “información preliminar”: existen entre 40 y 50 edificaciones afectadas. “Por suerte, pues estaban esperando un turbión mayor”.

Antes de levantar las nuevas viviendas, hay que hacer estudios para “identificar si la zona de reconstrucción es segura o no”. Si el resultado es positivo, comienza la reedificación, “que no le cuesta un centavo al damnificado, lo asume el Estado”, informó el ministro, quien añadió: “Y construimos viviendas de primera calidad diseñadas para los distintos climas” que hay en Bolivia. Algunas  nuevas construcciones se levantarán sobre pilotes de dos metros de altura para que resistan las inundaciones.

El plazo límite para la finalización de las casas es septiembre, incluso, las de Beni y Pando, aunque todavía se desconoce la cantidad necesaria.

Aquellos ciudadanos que requieran la reconstrucción de sus hogares pueden hacer la solicitud en las oficinas del viceministerio y la Agencia de Viviendas, presentes en los nueve departamentos. Para esta tarea, el ministerio destinará un fondo de Bs 190 millones. “Para la reconstrucción de carreteras sí necesitamos algunos recursos adicionales”, reconoció Sánchez. Por el momento se trabaja con recursos de la ABC.

La entrega de alimentos y ayuda  humanitaria, por otro lado, continúa. El viernes, un barco de la Armada Boliviana partió de Puerto Almacén, cerca de Trinidad, hacia Riberalta y Guayaramerín (que sigue en alerta) con una carga de 625 toneladas, según Saavedra.

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología prevé la llegada de un frente frío por el sur del país que traerá precipitaciones moderadas al Chaco, el Chapare, sur del Beni y norte de La Paz hasta el miércoles.

En Beni, las pérdidas alcanzan los $us 180 MM

El secretario general de la Gobernación del Beni, Raúl Roca, declaró a la red Erbol que los daños en los cultivos y en el ganado por los efectos de las precipitaciones han provocado pérdidas económicas valoradas en $us 180 millones, aproximadamente.

“Las cifras que manejamos todavía son preliminares. Con la llegada de las aguas a las partes bajas del Beni estimamos mayores pérdidas. Yo calculo que la cantidad de ganado muerto ascenderá a 900.000 reses”, indicó.

Hay 75.000 personas damnificadas. “Podríamos decir que un cuarto de toda la población del Beni tiene el problema. Siete de ocho provincias fueron inundadas, solo Iténez se salvó de todo esto”, explicó el funcionario.

En el municipio de San Ramón, donde el fin de semana hubo que evacuar el hospital, hay 600 familias desalojadas. En San Joaquín, la población de los barrios de Agua Dulce, San Lorenzo y Machuco está “con el agua hasta el cuello”, describió Roca. “Tenemos 100 toneladas de ayuda para ambas poblaciones, la dificultad con la que siempre tropezamos es la disponibilidad de medios de transporte.”

El abastecimiento está asegurado

El viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, Víctor Hugo Vásquez, indicó que el suministro de productos agrícolas y ganaderos será el habitual, y que tampoco variarán los precios, más allá de las oscilaciones típicas con relación a la temporalidad de los artículos de consumo, a pesar de los desastres naturales.  “Pese a las afectaciones en la parte agrícola y ganadera, no va a haber escasez de alimentos y peor una subida de precios, más allá de pequeñas variaciones que siempre existen en el mercado”, dijo en la red Patria Nueva y Bolivia Tv.

Según los resultados del último balance gubernamental, hasta ahora hay 53.000 familias perjudicadas en el país;  son 51.934 las hectáreas de producción agrícola afectadas y se han perdido 99.587 cabezas de ganado.

El número de hectáreas afectadas por los fenómenos climatológicos representa el 1,8% de las 3,5 millones que hay sembradas en todo el territorio nacional.

Vásquez afirmó que el Gobierno está trabajando con el Seguro Agrícola, presente en 107 municipios de Bolivia. Alrededor de 15.000 hectáreas de 700 municipios han sido declaradas como afectadas. De ellas, en 3.000 se ha perdido más del 50% de la producción. “Vamos a indemnizar con Bs 1.000 por hectárea en las próximas semanas. El productor no está solo”, apuntó el viceministro.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia