Sociedad

La UMSA forma a 91 estudiantes en dos carreras de alta demanda

Fonoaudiología y Terapia Ocupacional son dos carreras de alta demanda, bien remuneradas y un mercado prácticamente virgen. Al momento, 91 estudiantes se forman en ambas especialidades en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) de La Paz.

La Razón / Guiomara Calle / La Paz

00:00 / 05 de agosto de 2012

Con la financiación y el apoyo operativo de la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional (JICA) y Chile, las dos ramas se enseñan desde 2010 en la universidad pública; el primer año se inscribieron 31 estudiantes y en la segunda convocatoria 60.

El número (91) es reducido en relación con otras carreras, lo que se atribuye al hecho de que la población aún desconoce las ventajas y la “alta remuneración” de ambas especialidades, asegura Hugo Soto, representante del Ministerio de Salud de Chile, institución que supervisa la parte técnica de la formación académica en la UMSA.

“Las dos carreras son absolutamente remunerables, en Chile y el resto de Latinoamérica son profesionales de alta demanda debido a que aún son muy pocos los especializados en estas ramas. Además se pueden desarrollar de forma independiente, aunque el deseo es que formen parte del sistema público de salud”, expresa.

Ésto sin contar con su finalidad, ya que están dirigidas a la rehabilitación de personas con algún tipo de discapacidad. En 2010, el programa gubernamental Misión Moto Méndez verificó la existencia de 82.087 personas con algún tipo de impedimento físico.

Un terapeuta ocupacional detecta y habilita otras capacidades de la persona, para que con ellas tenga una ocupación que le permita valerse por sí misma y mejore su calidad de vida. En el país sólo hay ocho terapeutas ocupacionales y cuatro trabajan en  La Paz, uno de ellos está dedicado a la formación académica de los futuros especialistas en la UMSA.

El fonoaudiólogo es aquel que examina y trabaja para aminorar los problemas de comunicación de un paciente, por ejemplo de personas sordas o dificultades al hablar, entre otros. En estos casos, el especialista inicia una terapia que le permite al individuo comunicarse con su entorno, explica el coordinador de las dos carreras, Lucio Álvarez.

“No tenemos un número suficiente de terapeutas ocupacionales ni de fonoaudiólogos, por lo tanto, el objetivo del Ministerio de Salud de Bolivia es establecer equipos integrados con todos estos profesionales”, dice Álvarez.

Ya que se trata de incorporar ambos servicios al sistema público de salud para que más personas accedan a ellos a precios reducidos. Álvarez además informa que el Ministerio de Salud comprometió la creación de ítems para los futuros especialistas en centros de rehabilitación integral que este despacho abrirá paulatinamente. La anterior semana, la Facultad de Medicina consiguió la aprobación de una resolución que permitirá equipar laboratorios para las dos ramas, con recursos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) que recibe la universidad paceña.

La convocatoria para el tercer  curso prefacultativo y el único del año iniciará en este mes. Los interesados pueden acudir a la Facultad de Medicina.

Especialidad de 5 años

Estudios

La formación académica dura cinco años; cuatro son dedicados al aprendizaje  teórico y práctico, y en el quinto año se hace el internado rotatorio, que es la modalidad de egreso de la Facultad de Medicina.

El proyecto muestra avances en las ramas 

Para los países financiadores, el proyecto de implementación de las carreras de Fonoaudiología y Terapia Ocupacional en la universidad pública ha demostrado avances que satisfacen las expectativas de los miembros del convenio tripartito. “A pesar de faltar un año para la conclusión del proyecto, ya se observan los avances que esperábamos. Nos alegra saber que hay estudiantes inscritos en los dos años”, expresa el director de JICA en Bolivia, Hideyuki Maruoka.

La representante de la agencia de cooperación chilena, María Eugenia Gómez, señala que pese a la complejidad de un convenio de tres partes, por las diferencias metodológicas, se demostró que sí funciona, razón por la que la agencia chilena está decidida a continuar con proyectos en el país.

Convocatoria. No obstante, ambas entidades coinciden en que ahora esperan que un mayor número de estudiantes se inscriban para que una cantidad cada vez mayor de especialistas contribuyan a mejorar el estado de las personas con discapacidad.

Desde 2000, expertos japoneses trabajaron en fortalecer los institutos de rehabilitación de Chile y con base en esa experiencia y conocimientos surgió la idea de replicar la labor en Bolivia. Al momento, expertos chilenos asesoran la formación académica de los universitarios bolivianos. En tanto que la financiación es dividida entre Chile y Japón.

Opiniones sobre las nuevas ramas

Julia Jiménez: Docente de Terapia Ocupacional

Los estudiantes demostraron valentía al escoger una carrera que no se conoce en nuestro medio. Ellos manifiestan mucho interés en su formación. Tenemos visitas a campos clínicos desde primer año y eso les enriquece mucho porque comprenden el perfil profesional.

Erika León: Estudiante de 2° año, Fonoaudiología

Elegí esta carrera porque vi la necesidad de las personas de contar con estos profesionales, además del servicio que se da a la población con discapacidad. Mis papás me motivaron porque dicen que la carrera tiene futuro ya que son pocos los especialistas.

Adhemar Mita: Estudiante de 2° año, Terapia Ocupacional

La labor médica tiene cierta limitación cuando una persona llega a tener un grado de discapacidad, concluye con la curación y nuestra labor empieza ahí, nosotros somos los que debemos ayudarlos a reintegrarse    a la sociedad, me gusta estudiar esto.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia