Sociedad

La XXV Entrada Universitaria hechiza y calienta a La Paz

La fría mañana invernal paceña se calentó ayer con el paso acrobático de los tobas, la energía contagiante de los tinkus y la elegancia y sensualidad de los caporales en la XXV Entrada Universitaria de la UMSA, que celebró así sus Bodas de Plata.

¡Fuerza! Los Tinkus Wistus celebraron ayer a lo grande sus 22 años y a su paso fueron los más aplaudidos.

¡Fuerza! Los Tinkus Wistus celebraron ayer a lo grande sus 22 años y a su paso fueron los más aplaudidos.

La Razón / J. Quispe, E. Ibargüen / La Paz

00:05 / 29 de julio de 2012

Docentes, administrativos y estudiantes de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) ratificaron una vez más por qué después del Gran Poder, ésta es la segunda expresión folklórica más importante del departamento. “La entrada se consolidó con expresiones de danza del oriente, del Chaco y de otras regiones del país”, sostuvo ayer feliz el historiador Fernando Cajías, vestido de llamero.

Los coloridos trajes de los tobas, de la carrera de Lingüística, arrancaron los aplausos en plena avenida Camacho, cerca de las 10.00. La mañana fría se calentó con el paso de esta danza, mientras jóvenes y señoritas saltaban acrobáticamente al ritmo de los bombos y las trompetas.

“Yo vengo a verlos porque los jóvenes bailan mejor que en el Gran Poder”, dijo Esther Gutiérrez, quien estaba acompañada de sus dos hijas. A unos metros de ella, los tobas saltaban alegres.

Tinkus. Si los tobas contagiaron con su baile ancestral, los Tinkus Wistus encendieron a los paceños con su brioso paso. Hermosos trajes hechos de aguayo, en los que el celeste, el violeta, el rojo y el amarillo destacaban, llenaron los ojos.  Las bombas de humo, el papel picado y la atronadora y rítmica música hicieron bailar a más de uno. Hasta el alcalde Luis Revilla se puso una montera y bailó con ellos.

La gente danzó con los tinkus, pero cuando llegaron los caporales y las agraciadas jóvenes con sus pequeñas polleras, más de uno suspiró. Sin ser de San José, los paceños cantaron alegres “Viva/viva/ mi San José/ el gran equipo minero…”, al paso de los estudiantes de la carrera de Ciencias Políticas. Y si en los años 90 la UMSA renovó el repertorio folklórico con los pakochis, ayer lo hizo con otras tres: los juya jawq’iris (cosechadores de quinua), de la carrera de Derecho; la jach’a laquita, de Arquitectura, y el taquirari, de la carrera de Fonoaudiología.

Sin embargo, no todo fue colorido y como muestra basta señalar que, por ejemplo, a las 10.10 debió pasar la llamerada de la carrera de Economía, pero a las 12.00 apenas salía de la avenida Montes. “Hay que ver un poquito el tema de los retrasos entre una y otra fraternidad”, se lamentaba Wálter Castillo, que fue con su familia hasta la Pérez Velasco. Otros creían que la entrada iba a comenzar a las 14.00 y sólo pasado el mediodía llegaron a los asientos en las calles. En otros casos, algunas fraternidades no aparecieron, como la número 10 de los pujllay de la carrera de Tecnología Médica. “El problema es que hay pocas bandas y muchos grupos; después de terminar de tocar, vuelven al principio para entrar con otros”, dijo un comisario consultado por este medio. Al final, la entrada transcurrió e hizo bailar a los paceños en la fría jornada sabatina.

Números y detalles de la jornada

- La banda Proyección San Andrés tocó primero para los caporales de Ciencias Políticas y más tarde para los de Auditoría. “Nos pagan Bs 180 por cada músico y todos somos estudiantes de la UMSA”, dijo su director, Abdul Escóbar.  

- Un total de 67 grupos representantes de 13 facultades, 57 carreras y 37 institutos de la mayor casa de estudios de Bolivia bailaron a lo largo de casi 5 km.

Incautan plumas de ñandú

Un universitario que apoyaba al grupo de bailarines de la Facultad de Auditoría fue detenido ayer por miembros de la FELCC por portar un penacho de plumas. Pablo Leytón, activista ambiental, manifestó que las plumas eran de  suri (ñandú) y que todo el bloque las portaba, pero que no se podía detener a tantas personas. “Se ha encontrado a un individuo en tenencia flagrante de plumas de suri y es un delito de orden público, ambiental y prescriptible”.

Más tarde, un oficial de la FELCC informó a La Razón que se detuvo a otro bailarín más un grupo de tinkus, pero que después de la respectiva evaluación, el fiscal de turno de la institución, Julio César Gutiérrez, determinó ponerlos en libertad por considerar que los elementos utilizados eran plumas de criadero y que por tanto no había delito. Andrés Zaratti, de la Alcaldía Municipal, dijo que el Viceministerio de Biodiversidad otorga un permiso para utilizar esas plumas si son de granjas.

Patrimonio de la Humanidad

La vigésimo quinta Entrada Universitaria, actualmente nominada como Patrimonio Nacional, aspira a llegar a ser Patrimonio de la Humanidad. La rectora de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Teresa Rescala, informó que se están realizando los papeleos necesarios para que las autoridades del Gobierno apoyen esta solicitud.

“Estamos completando la documentación y se la va a enviar donde corresponde”, dijo Rescala.

“Para esto, cada año se está mejorando la reglamentación para que se controlen tiempos y para que exista una recuperación real de las danzas, que es el objetivo central”, señaló por su parte Andrés Zaratti, director de Promoción y Producción Cultural de la Alcaldía Municipal de La Paz. “Lo que pretendemos es que no se distorsionen las danzas. Si bien la cultura va evolucionando por que no es estática,   conlleva mantener la esencia del rasgo central tanto en la vestimenta como en los propios pasos”, manifestó Zaratti.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia