Así va la vida

Hace años, dos bolivianos burlaron la seguridad para atentar contra la Mona Lisa y un Papa

La anterior semana un connacional quebró la seguridad en el aeropuerto de Barajas y corrió tras una aeronave que había perdido. Pero en los años 50 y 70 otros dos cometieron actos aún más condenables.

El papa Paulo VI y la imagen de Mona Lisa.

El papa Paulo VI y la imagen de Mona Lisa. Foto: Internet.

La Razón Digital / Rubén Ariñez / La Paz

15:10 / 11 de agosto de 2016

El viernes pasado, un boliviano vulneró todas las medidas de seguridad del Aeropuerto Internacional de Barajas, en Madrid, y comenzó a correr en la pista detrás de un avión que creyó que era el vuelo que había perdido.

La noticia corrió como reguero de pólvora en el país y generó un debate entre quienes aplauden la "osadía" del hombre y quienes cuestionan su comportamiento.

Pero no todos saben que no es el único connacional que quebró protocolos de resguardo fuera de las fronteras y en escenarios considerados de alta seguridad. Hubo uno que dañó a la mismísima Mona Lisa de Leonardo Da Vinci y otro que tenía el objetivo apuñalar a un Papa.

En la década de los 50 —reseña el historiador Vicente González- Aramayo en una publicación del diario orureño La Patria, publicada el 26 de junio de 2011— un político exiliado de apellido Únzaga (sobrino del líder falangista) se abalanzó en pleno museo del Louvre, en Francia, uno de los más seguros del mundo, a una de las obras más famosas de Da Vinci: La Gioconda o Mona Lisa.

Le lanzó una piedra y lastimó superficialmente parte del brazo de la imagen. La causa fue que deseaba volver a nuestro país. Le salió bien, pues sólo le arrestaron veinticuatro horas y lo embarcaron hacia Bolivia. La imagen fue restaurada de inmediato”, apunta Gonzales-Aramayo.

El periodista Alfonso Gumucio precisa que el hecho se produjo el 30 de diciembre de 1956 y que lo protagonizó un joven boliviano llamado Hugo Únzaga. “Por suerte no le hizo mucho daño, aparte de desprender un pedacito de pigmento debajo del codo izquierdo de la Mona Lisa”, reseña en un artículo titulado “Cosas de locos y payasos”, publicado en 2009 y que recupera el portal Bolpress.

El mismo Gumucio recuerda el segundo acto osado de un compatriota en el extranjero. Ocurrió en Filipinas el 27 de noviembre de 1970 a las 09.30.

Ese día el papa Paulo VI desembarcaba en el aeropuerto de Manila cuando “ un pintor frustrado disfrazado de cura” y llamado Benjamín Mendoza Amor intentó apuñalar con una pequeña daga a su Santidad. No tuvo éxito.

Atentado a Pablo VI en Manila. Cortesía de Anzori Chikobava publicada en Enciclopedia Católica On Line

“Por suerte no tuvo consecuencias graves”, apunta Gumucio. Por este hecho, Mendoza fue condenado a prisión, pero fue liberado tras pagar una fianza. El cineasta argentino Armando Bó, quien se contactó con el pintor boliviano, aseguró que este había actuado de esa manera por un “arranque de locura”.

Un destino similar puede afrontar el boliviano que corrió tras el avión en Barajas, ya que luego de abordar otro vuelo fue detenido. (11/08/2016)

Más información

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia