Así va la vida

La Casa Blanca tiene 9 redactores de discursos presidenciales

Gente. Son hombres que viven en el anonimato y acompañan a Obama a los actos oficiales

La Razón (Edición Impresa) / EFE / Washington

00:00 / 20 de enero de 2015

Día tras día, desde la mañana hasta la noche, un pequeño grupo de artífices de la palabra busca el mensaje perfecto, el tono y la cadencia con que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, le hablará a su país.

Cuando Barack Obama presente al Congreso su discurso del Estado de la Unión, hoy, será la culminación de semanas de trabajo para un equipo de escritores de discursos de la Casa Blanca. “Es un enorme esfuerzo. El proceso comienza antes del Día de Acción de Gracias (26 de noviembre)”, dice Jeff Shesol, quien fue una de las plumas de Bill Clinton.

La Casa Blanca tiene nueve escritores de discursos. Algunos también trabajan para la primera dama, Michelle Obama, para el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) y otros funcionarios. En la Casa Blanca, a bordo del Air Force One, entre hoteles, viven sus vidas al ritmo de la agenda presidencial. El trabajo es tradicionalmente discreto y exigente, dada la necesidad del Presidente de hablar sobre noticias de última hora, así como en escenarios más formales como la presentación ante el Congreso. 

Un escritor de discursos ideal “debe ser muy competente, tener gran vigor físico y una pasión por el anonimato”, según reveló un reporte de 1937 en el cual se describía el funcionamiento de la Casa Blanca. El trabajo puede ser agotador, pero los escritores de discursos saben que la Casa Blanca es un excelente trampolín para el resto de su carrera profesional, sea en política o en el sector privado.    

Labor. “Es un trabajo extraordinario”, opina Adam Frankel, quien formó parte del equipo de escritores de Obama hasta 2011 y resaltó el buen gusto que tenía el Presidente por la buena escritura.   “(Obama) es un escritor talentoso y también respeta el proceso de creación y comprende cómo funciona. Está muy involucrado en el proceso de redacción desde el principio”, comentó. Uno de los principales escritores del discurso del Estado de la Unión, Cody Keenan, de 33 años, comparó el trabajo con el de un estudiante universitario.

“Tienes que redactar un reporte, puedes trabajar toda la noche, o bien comenzar muy temprano en la mañana, lo entregas y te lo devuelven con observaciones, allí te enteras de si le gustó o no”, explicó Keenan. “El lado positivo es que él hace anotaciones detalladas explicando el porqué de ellas”, acotó.

Para Jeff Shesol, la analogía es pertinente, con una salvedad: “La gran diferencia es que aquí no te hacen una evaluación ni pasas a la siguiente tarea: vas a tener que rehacer ésta una y otra vez”. En su pequeño y exclusivo mundo, pocos se destacan. La excepción fue Ted Sorensen, uno de los escritores de discursos de John F. Kennedy y quien fue también uno de sus principales consejeros.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia