Así va la vida

Enjambres de abejorros ‘asesinos’ aterrorizan región china

Ataques. Los insectos, que no tienen depredadores naturales, mataron 42 personas en 3 meses

AFP / Pekín

00:01 / 04 de octubre de 2013

Enjambres de abejorros mataron a 42 personas en los últimos meses en el noroeste de China, donde estos insectos proliferan debido a la falta de depredadores naturales, informaron medios de comunicación oficiales.

Los ataques comenzaron en julio y han dejado 1.640 víctimas, 206 de las cuales están hospitalizadas actualmente, indicó la Comisión Nacional de Salud y Planificación Familiar, citada por la agencia de noticias oficial China Nueva.

Según Huang Rongyao, un responsable de la gestión de especies dañinas en la ciudad de Ankang, que declaró el mayor número de picaduras, este fenómeno se debe a las temperaturas anormalmente elevadas registradas desde comienzos del verano en la región. “Por otra parte, los abejorros son sensibles a los colores vivos, al olor de la transpiración, al alcohol, al perfume y a todo lo que huela”, dijo.

Hua Baozhen, un entomólogo que trabaja en la Universidad Agrícola y Forestal del Noroeste, precisó que la paulatina desaparición de los predadores naturales del abejorro, como las arañas y los pájaros, adjudicada a los cambios ecológicos, favorece la proliferación de este tipo de insecto.

CNWEST, el portal de información del gobierno de Shaanxi, indicó que los servicios forestales de la provincia habían enviado a tres equipos para sensibilizar a la población local frente a los peligros que representan estos enormes enjambres.

Estos abejorros, los más grandes que se conocen en el mundo, tienen, aproximadamente, el tamaño de un pulgar humano y un solo enjambre puede contener a miles de ellos, según China News.

En Europa y EEUU, las abejas y los abejorros (polinizadores de cultivos importantes para la alimentación humana) han sufrido desde hace algunos años una significativa disminución de sus poblaciones y los entomólogos sugieren que los plaguicidas pueden ser responsables del fenómeno.

Toxina. En uno de los estudios, científicos franceses colocaron un chip electrónico en las abejas para rastrear su paradero. Luego, tras exponer a algunos insectos a una dosis de tiametoxam (ampliamente utilizado desde la década de 1990), constataron que tenían dificultades para hallar sus colmenas dado que el pesticida interfería con el sistema de localización ubicado en su cerebro, resultando en la muerte un gran número de abejas.

Una vez tomada en cuenta la mortalidad, un modelo matemático predijo que las poblaciones de abejas expuestas a los plaguicidas se redujeron a un nivel que ya no permitía su recuperación.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia