Así va la vida

Holanda pone fin al turismo ¡de la marihuana

Control. El Gobierno quiere coffeeshops sólo para nacionales o residentes

Pionero. The Bulldog, el primer coffeeshop de Amsterdam.

Pionero. The Bulldog, el primer coffeeshop de Amsterdam. Foto: EFE

La Razón / EFE / La Haya

00:00 / 31 de diciembre de 2011

El Gobierno holandés endurecerá desde enero la normativa que regula los establecimientos donde se puede consumir marihuana, los coffeeshops, que después de décadas de ser motivo para viajar a Holanda, pasarán a ser lugares vedados para turistas.

Obligados a transformarse en clubes cerrados con un máximo de 2.000 miembros, los coffeeshops estarán abiertos sólo para holandeses o residentes en el país, medida que los propietarios traducen como el fin de su negocio.

"Es un arma para acabar con los coffeeshops y si sigue adelante tendré que cerrar", reconoció a EFE Miranda de Bruin, la propietaria de uno de ellos en un barrio de Rotterdam, en el que trabaja una decena de empleados.

"Creo que si un holandés tiene derecho a fumarse un porro, ese derecho debe de tenerlo también un extranjero", consideró De Bruin, quien no tiene planes de cambiar la naturaleza de su establecimiento. Para ella "es imposible aplicar las nuevas normas, sobre las que no nos han dado ninguna información".

Explicó que en un barrio multicultural, como en el que se encuentra su local, con un 80% de gente de origen extranjero, "tendría que pedirles un certificado del Ayuntamiento para atenderlos o registrarlos", algo “inviable”.

El Ministerio de Justicia piensa diferente. Convencido de que el "turismo del porro" es indeseable, ha dado a los coffeeshops un  tiempo para que se cambien y preparen una administración "controlable" con datos de sus miembros.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia