Así va la vida

Italia explora una relación estratégica con Bolivia

La diplomática italiana estuvo en La Paz para explorar acuerdos de cooperación y de diálogo político.

La diplomática italiana, poco antes de conversar con Animal Político sobre las relaciones entre  La Paz y Roma. Foto: Osvaldo Aguirre

La diplomática italiana, poco antes de conversar con Animal Político sobre las relaciones entre La Paz y Roma. Foto: Osvaldo Aguirre

La Razón (Edición Impresa) / Mauricio Quiroz / La Paz

00:00 / 03 de mayo de 2018

Fue una visita intensa para explorar las posibilidades de un mejor relacionamiento entre Bolivia e Italia, pues desde hace varios años que entre ambos países no existe una reunión de consultas políticas. Antonella Cavallari dialogó con varias autoridades diplomáticas del país, precisamente para reactivar la agenda que pasa por cooperación contra el crimen organizado, el cambio climático y la puesta en marcha del tren bioceánico que impulsa Bolivia.

— ¿Cuál es el propósito de esta visita suya a Bolivia y con qué autoridades conversó?

— Se trata de revitalizar la relación, porque desde hace un largo tiempo que no habían visitas a Bolivia y ver, con las autoridades bolivianas, por dónde podemos avanzar y estrechar los vínculos que tenemos que están muy buenos, pero siempre es posible hacer más.

¿Explorará entonces las áreas de cooperación con Bolivia?

— La idea es revitalizar el mecanismo de consulta y diálogo, de manera que podamos avanzar en los acuerdos pendientes, que son varios. Me he reunido con la vicecanciller de Bolivia, Carmen Almendras, con quien comentamos el estado de las relaciones y lo que podemos hacer.

— ¿Cuáles son esos proyectos que se ven con prioridad?

— Principalmente son proyectos que hacen parte de un programa de cooperación, pero también acuerdos para avanzar, por ejemplo, en la lucha contra el crimen organizado, que es algo que interesa mucho tanto a la parte boliviana como a la parte italiana, puesto que el crimen es un fenómeno transnacional y solo se pueden lograr resultados a través de una mayor colaboración. También me reuní con el ministro de Medio Ambiente (Carlos Ortuño) para ver si podemos firmar un acuerdo que nos permita colaborar más profundamente en este sector tan importante y que es prioritario; tanto para ustedes como para todo el mundo. Bolivia participa con mucha fuerza en la implementación del Acuerdo de París y nosotros también le damos mucha importancia. Se tiene que trabajar y estas visitas sirven para detectar un poco dónde están las trabas, dónde se han bloqueado un poco las cosas, muchas veces por la falta de circulación de la información de ambas partes.

— ¿Hace cuánto que no se reúnen los mecanismos de consultas políticas de Italia y Bolivia?

— Son muchos años que no se realiza una reunión del mecanismo de diálogo político. El tema es que ahora en Italia aún no tenemos un gobierno formado (...) y aprovechamos este periodo que se dio luego de las elecciones italianas de marzo para hacer giras técnicas y avanzar en la preparación de la agenda que se pueda desarrollar para cuando tengamos gobierno. Entonces, se tiene que preparar el terreno para que el gobierno que venga después pueda decidir en qué dirección ir.  

— ¿Entonces no hay una fecha para el mecanismo binacional de consultas políticas?

— Espero que sea este año, en el otoño nuestro, como para octubre o noviembre o algo así; porque además, a más tardar ese mes, tendremos un gobierno conformado. Lo espero como una ciudadana.

— Pero, ¿qué es lo que Italia priorizará además de medio ambiente y la lucha contra el crimen organizado?

— Está el tema de las energías renovables; nos interesa mucho. Hay empresas italianas que son líderes. También estamos interesados en la infraestructura, que es algo que ingresa a toda América Latina. Nos mencionaron el tema del corredor bioceánico, que es una obra inmensa. Vamos a averiguar si hay empresas italianas que se animan a participar de este emprendimiento. Me han dicho que se tienen algunos financiamientos desde la CAF, el BID y el Banco Mundial, pero se necesitan inversiones privadas para empujar el proyecto y, como hay muchas empresas italianas en el sector, podemos involucrarlas.  

— ¿Tiene alguna en mente?

— Ferrovía del Estado, por ejemplo, que tiene presencia en 60 países y es una empresa italiana con una relevancia enorme con intereses en América Latina (...). Es una empresa con 70.000 empleados y tiene 8.000 viajes de tren por día; 600 millones de pasajeros por año, 190 millones de pasajeros por año en autobús que es otra área de esta empresa. Tienen 1.000 kilómetros de líneas de alta velocidad y es el primer grupo empresarial en Europa por resultados financieros con una tecnología muy avanzada y con gran experiencia (...). Esta empresa podría dar un aporte significativo al país.

— ¿Entonces usted vino a explorar lo que se puede hacer aquí?

— Explorar también lo que con la parte boliviana se puede hacer (...). Fui al lago Titicaca y allí hay que trabajar con las comunidades para recuperar el Camino del Inca con un proyecto que tenemos ahí a través del PNUD (...) Allí hay dos millones de euros (cerca de $us 3MM).

— ¿Y no tienen interés en el ámbito de los recursos naturales?

— Aún no existe ninguna empresa italiana interesada (...). Es importante conocernos mejor y para lograrlo hay que hacer presentaciones del país; tanto en Bolivia como Italia (...). Es importante que Bolivia haga un mayor esfuerzo para ser más conocida.

— ¿Cómo se ve a Bolivia desde la diplomacia italiana?

— Bolivia es un país importante en el contexto internacional. Ahora está en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, lo que en este momento le da una relevancia especial (...). En línea general, vemos un empeño mayor de los países de América Latina en el contexto internacional. Hace una década se los veía alejados de ese contexto.

Italia tiene realmente relaciones muy profundas y positivas con todos los países, a pesar de los diferentes bloques regionales. Tenemos relaciones estupendas con los países del Mercosur como con los que son parte de la Alianza del Pacífico, con los del Alba, pues no tenemos ningún problema con nadie y esto nos da una ventaja importante.

A Italia, ¿en qué temas le gustaría entenderse con Bolivia en el marco de un diálogo político?

— Esta es una pregunta compleja porque en lo que se refiere al diálogo político internacional son los temas que le he mencionado: seguridad, la desnuclearización del planeta, el uso de energías alternativas del planeta, frente al cambio climático, y las migraciones que están afectando también a América Latina. En la práctica, el diálogo político se desarrolla alrededor de los Objetivos del Milenio y de la Agenda 2030 de Naciones Unidas (...) y para lograr estos objetivos hay que lograr alianzas y con Bolivia existen esos retos que le he mencionado.

— Ahí está este asunto del crimen organizado, por ejemplo...

— Sí. Me han preguntado si es posible un acuerdo de cooperación entre policías y yo he contestado que es posible. También está un eventual programa de cooperación para la prevención de la delincuencia juvenil; nosotros tenemos gran experiencia en estos temas (...). Existe en el ámbito de la Unión Europea un programa que se llama “Pacto para la prevención del crimen organizado” y a nosotros nos toca la coordinación de los proyectos que tienen que ver con el sistema penitenciario, y los responsables italianos de esta temática ya están en contacto con la contraparte boliviana. El tema penitenciario es un muy importante acá, pues hay que trabajar en la rehabilitación y la reinserción.

— ¿Usted sabe cuántos bolivianos residen ahora en Italia?

— No tengo ese dato.

— ¿Pero este no es un problema migratorio para su país?

— En general, no tenemos problemas con las migraciones de América Latina; son comunidades que se insertan pacíficamente, los bolivianos son muy queridos. Ahora, nosotros tenemos problemas con las migraciones del norte de África y de Oriente Medio y en Sudamérica se ve la migración de Venezuela.

— Ahora Bolivia pide a la UE que elimine la exigencia del visado; qué opinión tiene sobre esto...

— Es un tema de UE, pero la cuestión es que si no se tiene pasaporte biométrico no se puede acceder al desvisado. Bolivia tiene que tener un pasaporte biométrico reconocido y la Viceministra (Almendras) me ha dicho que este pasaporte estará listo en junio (...). Luego de eso se realizará el trámite del desvisado.

Pérfil:

Antonella Cavallari estuvo como observadora en la octava versión de la Cumbre de las Américas que tuvo lugar en Lima. Tras el cónclave vino a Bolivia para explorar mecanismos de cooperación y actualizar la agenda bilateral que puede incluir los asuntos sobre la lucha contra el crimen y transporte.

Nació: en Roma, Italia, el 12 de junio de 1961. Profesión: Politóloga y diplomática Ocupación: Directora para América Latina y el Caribe de la Cancillería de Italia

Formada en Ciencias Políticas por la Universidad de Florencia, ingresó al servicio exterior italiano en 1987, desde cuando ocupó varios cargos. Fue embajadora en Paraguay.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia