Así va la vida

'Agua solar' para incitar a los campesinos a volver a la tierra en Marruecos

Con la sequía y el cambio climático, la lluvia hace aparición de forma aleatoria. En cuanto al carburante para los generadores, podía conseguirse en toda la región a un precio módico debido al contrabando con la vecina Argelia.

Tafoughalt vive esencialmente de una pequeña agricultura de subsistencia y de sus cultivos en terrazas. Foto: AFP

Tafoughalt vive esencialmente de una pequeña agricultura de subsistencia y de sus cultivos en terrazas. Foto: AFP

La Razón Digital / AFP / Marruecos

15:09 / 09 de noviembre de 2016

"Cada gota es oro. Casi hay que medirla por quilates", afirman en Tafoughalt, una pequeña aldea en el este de Marruecos, donde una asociación utiliza un sistema de bombeo con energía solar para alentar a la población a volver a sus tierras.

Perdido en las montañas en tierra bereber, a unos 40 km del litoral mediterráneo, Tafoughalt vive esencialmente de una pequeña agricultura de subsistencia y de sus cultivos en terrazas.

Los pocos turistas que llegan hasta allí pueden visitar la "gruta de las palomas", un lugar arqueológico descubierto al comienzo del siglo XX. Pero lo que más abundan son cuervos.

"Aquí, los campesinos trabajan en pequeñas explotaciones que apenas les da para alimentar a sus familias", explica Najib Bachiri, presidente de la asociación local "Hombre y Medio Ambiente".

La situación es siempre la misma: aislamiento, éxodo rural, campos abandonados, erosión de las tierras...y por supuesto dificultades de acceso al agua, explica Bachiri.

"Para sus campos, a falta de red eléctrica, los agricultores contaban con el agua de lluvia o el bombeo de la capa freática, con generadores alimentados con gasóleo".

Con la sequía y el cambio climático, la lluvia hace aparición de forma aleatoria. En cuanto al carburante para los generadores, podía conseguirse en toda la región a un precio módico debido al contrabando con la vecina Argelia.

Pero como desde el verano de 2013 las autoridades argelinas y las marroquíes han endurecido la vigilancia de las fronteras, el negocio del carburante se ha desplomado y el precio se ha multiplicado por tres, pasando de 10 euros (11 dólares) el bidón de 30 litros a 30 euros (33 dólares). Para colmo de males, el gobierno marroquí decidió interrumpir la subvención del gasóleo.

"Los pequeños agricultores de aquí no han podido sobrevivir", cuenta Bachiri, "lo que ha agravado la crisis agrícola en estas aldeas aisladas, y fomentado el éxodo".

¿Cómo luchar contra este fenómeno? ¡Gracias "al bombeo" de energía solar!, responde Bachiri, cuya asociación obra por fomentar la vuelta de la población a la tierra.

- Más barata y limpia -

Con el apoyo de los donantes de fondos internacionales y locales, "Hombre y Medio Ambiente" instaló dos sistemas de bombeo de energía solar en las montañas de Tafoughalt.

Dos hileras de placas solares negras, de dos metros de ancho por 10 de largo, están conectadas a un generador solar que alimenta la bomba que extrae el agua del subsuelo.

El principio es sencillo: un material de fácil mantenimiento y de larga duración. Y el sol como fuente de energía estable, fiable, limpia, inagotable y sin repercusiones para la salud.

"¡La energía solar es mucho mejor!", afirma Mahta Allal, un campesino de 60 años. "Aunque el bombeo es más débil en invierno o cuando el cielo está nuboso", añade.

Sidiq, guardián del pozo desde hace 17 años, está encargado de repartir el agua: "Antes había que traer el carburante de muy lejos hasta aquí. Era muy cansado, con ruido, humo, problemas mecánicos. Ahora es mucho mejor con energía solar limpia".

Con un sistema rotativo, el precio de la hora de irrigación era de 50 dirhams (6 dólares), ahora es de 12,5 dirhams (1,36 dólares), "¡cuatro veces menos!", subraya Sidiq. "Aunque no tengamos mucho terreno por lo menos garantiza la cosecha para comer".

"Hoy, 450 agricultores se benefician de dos bombas solares que hemos instalado, sobre una superficie de 100 hectáreas", afirma Bachiri. "Algunos campesinos regresaron de la ciudad para volver a trabajar la tierra, es buena señal".

La energía solar no basta para resolver todos los problemas. "Por eso hemos instalado estanques para recoger agua pluvial y también trabajamos para instalar la técnica del gota a gota con el fin de racionalizar el uso del agua", precisa Rachidi. "Somos muy conscientes de la necesidad de preservar la capa freática". (09/11/2016)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia