Así va la vida

Médicos usan fuego para curar algunas enfermedades en China

Alternativa. En el país asiático muchos no pueden pagarse un tratamiento ni tienen seguro

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Pekín

03:36 / 10 de julio de 2014

Al terapeuta Zhang Fenghao no le tiembla la mano cuando quema la toalla empapada de alcohol que cubre la espalda del impertérrito paciente: en China son muchos los que creen que el fuego es benéfico para la salud.

El “tratamiento de fuego” no forma parte de la medicina tradicional china, pero sus practicantes dicen que cura el estrés, las indigestiones, los problemas de fertilidad y hasta algunos tipos de cáncer. El hecho de que sus supuestos efectos no están probados científicamente no es óbice para los defensores de esta práctica secular impresionante de ver.

Además, aseguran que el estímulo por el calor de los puntos de acupuntura —una técnica conocida como moxibustión— ha demostrado su eficacia desde hace tiempo. “La terapia con fuego supera tanto a la medicina china como a la occidental”, dice entusiasmado Zhang, que forma a sus estudiantes en un vetusto apartamento en Pekín.

Pide 300 yuanes (unos 47 dólares) por una hora de tratamiento. Concretamente, la cura parece simple, pese a que el peligro acecha. El especialista aplica primero una pasta a base de hierbas en el espalda del paciente que cubre con el paño.

Después derrama en dicho paño una mezcla inflamable compuesta por agua y alcohol de quemar de 95 grados. “Este método permite a la gente evitar una operación”, asegura Zhang sin pestañear. Acostado sobre el vientre, el enfermo, que dice llamarse Qi, espera de manera relajada la combustión.

Cuando Zhang acerca su mechero encendido, las llamas de color naranja y azul empiezan a crepitar por encima de su columna vertebral. “Siento calor, pero no dolor”, describe. “Creo que es eficaz”. Con 47 años, ha tenido una hemorragia cerebral que ha dejado secuelas en su memoria y movilidad.

Muchos chinos no pueden pagar tratamientos caros, en su país  el seguro social es incipiente. Esta situación favorece los tratamientos alternativos. Zhao Jing, de 49 años, tiene dolores de espalda crónicos. Dice que era reticente a este tratamiento. “Pero después de informarme exhaustivamente, ya no tengo miedo”, asegura esta mujer.

El método reposa en la creencia tradicional de que hay un equilibrio necesario entre los elementos calientes y fríos del cuerpo humano. “Prendemos un fuego en el cuerpo para evacuar el frío interno”, explica Zhang, quien asegura que entre sus clientes hay diplomáticos extranjeros y dirigentes comunistas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia