Así va la vida

Minicerdos, la última moda de mascotas en México

Gustos. Los rosas son los más requeridos y representan estatus

360 dólares cuestan los minicerdos más económicos;  los más caros, $us 1.800.

360 dólares cuestan los minicerdos más económicos; los más caros, $us 1.800. AFP.

La Razón (Edición Impresa) / AFP / México

01:17 / 19 de noviembre de 2015

A primera vista parece un perro pequeño y rechoncho, con correa y suéter, pero no ladra, sino que chilla agudamente. Es un minicerdo paseando en el asfalto, última moda en mascotas y símbolo de estatus en Ciudad de México.

“En mi familia estamos medio locos, no somos normales. En una hacienda vi cerditos vietnamitas y me      enamoré de uno y dije: ‘Quiero uno, quiero uno’, hasta que llegó Miku”, comenta Tania Loaeza, ama de casa que desde hace un mes tiene en su casa a una “minipig” que también es la delicia de su hijo Allan.

El animalito se adaptó rápidamente a la vida casera y prácticamente se ha mimetizado con su familia: si corren, corre; si gritan, chilla; si ríen, sonríe. “Es como la hermanita menor, ya está igual de loca”, explica Loaeza y subraya que, contrariamente a lo que pueda pensarse, su cerdita “es muy limpia”. Arguye: “Avisa a mi marido cuando quiere hacer sus necesidades”.

La moda empezó hace algunos años en Europa para luego contagiarse a Asia y Estados Unidos. Ahora toca puertas latinoamericanas por México, donde los cerditos cuestan hasta $us 1.800 y se han convertido en un símbolo de estatus.

Xhantal Bobadilla, veterinaria especialista en porcinos, decidió lanzarse a la crianza tras adquirir un minicerdo y percatarse de la sensación que causa este animal, fuertemente arraigado a la cultura popular mexicana gracias a canciones infantiles como Cochinitos dormilones de Francisco Gabilondo Soler, Cri-Cri.

“La gente reacciona con agrado y sorpresa cuando ve un cerdito”, dice Bobadilla, mientras una “cochinita” negra con tutú rosa se acurruca en su regazo. Muy cerca, su papá Gusfredi, blanco manchado, juega entre perros que lo husmean como asombrados.

Con dos hembras y un macho, Bobadilla y su socio Daniel Muñoz han criado 12 ejemplares, 10 ya vendidos. También tienen pedidos pendientes, incluidos de otras zonas de Latinoamérica, vía su portal de Facebook MiniPigs DF. “Yo vi que lo tenía Paris Hilton y por eso me decidí a comprar mi cerdito”, comenta Diana Méndez mientras pasea a su animalito en el barrio acomodado de Polanco.

El veterinario José Alanis es pionero en trabajar con minicerdos en México. “Ahora están de moda por las redes sociales, por socialités como Paris Hilton que tienen ‘minipigs’, pero siempre ha habido cerditos”, manifiesta. No hay censos para determinar el número de minicerdos mascota en el país mexicano, pero Alanis, con base en sus investigaciones, los estima en unos 3.000, de ellos 2.000 en la megaurbe.

A la par de la demanda aumentan los precios, que van desde $us 360 hasta $us 1.800, según el color, siendo los rosas los más buscados “porque se asocian con la fantasía”, aunque en realidad son blancos de pelo terso, apunta Alanis. Los minicerdos resultan de una “selección genética” de medio siglo entre razas pequeñas, como la vietnamita y europeas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia