Así va la vida

La Presidencia argentina también se juega en las redes sociales

Las campañas en las redes pueden ser decisivas en una elecciones tan reñidas como las que vive Argentina, las más ajustadas en los últimos doce años.

La Razón Digital / EFE / Buenos Aires

12:06 / 16 de octubre de 2015

La Presidencia argentina también se juega en las redes sociales y los candidatos a las elecciones del próximo día 25 se han volcado en utilizarlas para llegar a sus votantes en una intensa campaña 2.0.

Las campañas en las redes pueden ser decisivas en una elecciones tan reñidas como las que vive Argentina, las más ajustadas en los últimos doce años, con un favorito, el oficialista Daniel Scioli, pero con la posibilidad abierta de una segunda vuelta.

Alrededor del 60 por ciento del electorado argentino está conectado a internet, bien a través de computadoras, de tabletas o de teléfonos celulares, y pasa una media de cuatro horas al día en las redes sociales, según estimaciones del sector.

Sin desechar la campaña tradicional, de mítines y panfletos políticos, los presidenciables argentinos cuentan en sus equipos con un nutrido grupo de expertos en redes para mejorar su imagen y llegar a los jóvenes.

La "interacción" como instrumento político es ya fundamental y las redes pueden aportar hasta cerca de un 6 por ciento de votos, según Luis Babino, presidente de la fundación Ciencias y Métodos de Gobierno (CiGob).

"Las redes sociales permiten escuchar las demandas y expectativas de la gente. En las redes es menos importante hablar y más importante escuchar. Noto un problemita en el sistema político: una incapacidad de escuchar. Mucha costumbre de hablar y poco escuchar", apunta Babino.

El especialista advierte, no obstante, de que la presencia masiva en las redes no necesariamente se traduce en votos y subraya un punto fundamental a tener en cuenta por los candidatos: "No se puede ser diferente de lo que sos en la vida real. No hay una identidad digital y una física separadas. Mantener los perfiles juntos es muy importante".

Además, aprecia importantes diferencias entre las dos principales redes sociales.

"Twitter sirve para los enojos: los candidatos reciben más menciones negativas que positivas. Lo importante ahí es medir quién tiene la mayor cantidad de menciones positivas", explica a Efe.

"En el caso de Facebook, se trabaja más la adhesión y la afinidad: cuando uno pone "Me gusta", hay una mayor cercanía hacia ese candidato. No es lo mismo "seguir" (en Twitter) que poner "Me gusta" (en Facebook): implica un compromiso bastante fuerte", continúa.

Aunque los tres favoritos en las encuestas para las presidenciales del próximo día 25 han depurado sus estrategias 2.0, el conservador Mauricio Macri, candidato de Cambiemos, es el alumno más aventajado.

Macri, con cerca de 2,3 millones de seguidores en Facebook, ha utilizado la red para convocar a los argentinos a abrirle las puertas de su casa.

Tras una minuciosa selección de su equipo, que incluye desde la ubicación de la vivienda hasta datos personales de los simpatizantes, el candidato visita a su anfitrión y comparte una charla amistosa.

Conversaciones que son grabadas y editadas por sus colaboradores antes de su distribución y que han sido uno de los pilares fundamentales de su campaña.

En su página, Macri combina los mensajes políticos con imágenes de su vida personal, como fotografías de su hija Antonia, a punto de cumplir 4 años, o invitaciones al electorado: "Tenés que animarte a creer que se puede cambiar".

Una campaña "bien diseñada, potente", opina Babino, que recuerda que el equipo de Macri "hace años viene trabajando con métricas y estudios de cuándo los usuarios escuchan más y cómo se responde a los comentarios".

También los equipos de Daniel Scioli y del peronista disidente Sergio Massa, tercero en los sondeos, se muestran activos en las principales redes sociales con la difusión de mensajes, entrevistas, fotografías y vídeos.

La campaña de Scioli en las redes "es correcta, tradicional. Se ve reflejada su personalidad en la vida real: con poca agresividad.

Él es una persona que evita los problemas, que no se enoja, y eso se refleja en su Twitter. No se expone a la agresividad de las redes", señala Babino.

Las campañas 2.0 empiezan a surtir efecto. Por primera vez, el proceso electoral en Argentina se ha situado entre las cinco elecciones más comentadas del mundo en Facebook, con 90 millones de interacciones.

No obstante, según este especialista, los partidos argentinos no aprovechan la potencialidad que ofrecen las redes, "por ejemplo, seleccionar los candidatos más valorados por la gente por los "Me gusta" en Facebook en vez de elegir al puntero con más plata (dinero)".

En el futuro "las redes sociales van a estar al servicio de las preocupaciones de la gente, y si los partidos son inteligentes, las van a utilizar para hacer plataformas electorales más cercanas a la gente, no como hoy, que se hacen en el despacho de los expertos", concluye Babino.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia