Así va la vida

Sospechan que el ébola empezó con un murciélago

Razón. Un niño que jugó con el animal fue el primer infectado

La Razón (Edición Impresa) / El País / España

00:00 / 02 de enero de 2015

La peor epidemia de ébola empezó en Meliandou, un pueblo de 30 casas en Guinea. Allí se produjo el primer caso, el de un niño de dos años que murió en diciembre de 2013. Se sospecha que todo empezó con los juegos del pequeño con un murciélago infectado.

Aún no se tiene claro cómo pudo empezar todo. Basados en brotes anteriores y la costumbre local de comer murciélagos, los científicos han dado por supuesto que la ingesta de carne infectada pudo ser el origen. Pero, un estudio de veterinarios, genetistas y hasta una antropóloga española sostiene que el caso cero, el niño, se habría infectado al jugar con uno de los murciélagos que anidaban en el hueco de un árbol cercano a su casa.

Los murciélagos son el principal vehículo de transmisión del ébola. Y lo pueden hacer por dos vías. Por un lado, mediante el contacto directo entre humanos y estos animales. Por el otro, la infección puede pasar del murciélago a otro gran animal que está en la dieta o en contacto con el hombre.

En el sur de Guinea, donde apareció el primer caso, es habitual que los lugareños cacen murciélagos, en especial los de la fruta, más grandes que otras especies, para comérselos. Por eso, tras matar a 12 personas en Meliandou y propagarse fuera del pueblo, las autoridades guineanas declararon el estado de epidemia y prohibieron comer murciélagos.

No hay pruebas que sostengan esta vía de transmisión. No se analizaron los restos del niño. Ni los de su madre o su hermana, que murieron poco después.

“Los cazadores del pueblo cazan murciélagos para comérselos o venderlos como carne, pero en la época en la que se infectó el niño las especies de murciélago de la fruta no suelen verse por la zona”, dice la antropóloga Almudena Mari Sáez que estuvo en el epicentro de la epidemia.

En el árbol, cercano a la casa del primer infectado, vivía una colonia de murciélagos posible origen de la infección.

“Preguntamos a las mujeres, ¿quién trocea el animal?, ya cocinado no hay problema”, relata la antropóloga. Entonces preguntaron a los niños. Como en todas las zonas rurales del mundo, los chavales juegan con los animales, muchas veces imitando a sus mayores. “Así llegamos hasta el punto en el que nos empezaron a hablar del árbol”, continúa Sáez.

El árbol donde anidaban los murciélagos y jugaban los niños fue quemado. Pero, se tomaron sus cenizas para analizarlas.

No es imposible que el niño estuviera en contacto con las vísceras de un murciélago. Tampoco que la madre, que murió más tarde que el pequeño, consiguiera uno para hervirlo y dárselo a sus hijos. Pero lo más probable es que simplemente el chico estuviera jugando con un animal infectado.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia