Así va la vida

Los elementos que no debes olvidar para armar la mesa de Todos Santos

La tradición señala que los difuntos llegan a visitar a sus seres queridos cada 1 de noviembre, por lo que se debe preparar un buen recibimiento. Aquí algunos consejos para armar la mesa de recibimiento.

Tradicional mesa de Todos Santos. Foto: Wara Vargas

Tradicional mesa de Todos Santos. Foto: Wara Vargas

La Razón Digital / Alejandra Sánchez Bustamante / La Paz

20:01 / 26 de octubre de 2016

La celebración del día de Todos Santos nace con la Iglesia Católica, cuando quita la costumbre de los celtas y su fiesta pagana denominada Samhain, que se celebraba entre el 31 de octubre y el 1 de noviembre para festejar las cosechas.

Luego llega a América con la conquista española, donde con los años se funde con tradiciones locales relacionadas con la celebración de la fiesta de los difuntos.

En lo que hace al territorio que ahora ocupa Bolivia, la festividad estaba basada en la tradición de recibir a las almas, o “ajayus” en lengua aymara, de todas las personas que ya fallecieron.

Para ellos los deudos preparan un buen recibimiento que incluye la construcción de altares, denominados apxatas, y la preparación de una variedad de masas y alimentos que eran los preferidos de los difuntos.

La tradición señala que las almas llegan todos los años, cada 1 de noviembre, a las 12.00 en punto, y se van de este mundo al día siguiente a la misma hora. Muchas veces los difuntos vienen encarnados en moscas u otros insectos que se posan y dan vueltas encima de los alimentos del altar. Este día la puerta debe permanecer abierta y se debe velar toda la noche.

Según una investigación que realizó la Universidad Central (Unicen) en 2014, en los altares o mesas para los difuntos existen 16 elementos que no deben faltar para recibir a las almas.

“Si no se ponen todos estos elementos, el alma no se va a sentir satisfecha. Si tampoco se hace de manera correcta el recojo de la mesa, el alma va a seguir rondando en nuestro mundo y no podrá regresar”, indicó Valeria Jáuregui, una de las estudiantes responsables del trabajo.

Aquí esos 16 elementos infaltables para recibir a las almas:

  • Tantawawas.- Panes con máscaras que representan a los difuntos que se recuerda.

  • Bizcochuelo.- Una masa dulce que representa el ataúnta el ataúd

  • Escalera.- Es el medio por donde los ajayus descienden del mundo de los muertos

  • Cruz.- Representa a Jesucristo crucificado, que protege a quien murió.

  • T'antacaballo.- Transporta las cosas

  • Flores.- Representan el dolor que siente la familia por el ser que falleció

  • Un vaso con agua bendita.- Sirve para rociar la ropa del difunto.

  • Coca y cigarros.- Para que el espíritu se sienta satisfecho.

  • T'antapaloma.- Simboliza al espíritu santo.

  • Comida.- Representa lo que al difunto le gustaba.

  • Coronas.- Las negras y moradas son para los mayores y las blancas, celestes y rosads para los niños.

  • Dulces.- Son para los angelitos

  • Caña de azúcar.- Sirve como bastón para que los difuntos se apoyen al caminar.

  • Bebidas.- Vino, cerveza o chicha para los adultos y refresco para los niños

  • Taquru (tallos de cebolla).- Sirven para transportar el agua y calmar la sed de los espíritus

  • Epitafio.- Lleva el nombre del difunto

Según la tradición, las mesas llevarán un mantel blanco si se trata de recibir a un niño y mantel negro si se trata de una persona adulta. A las 12.00 del 2 noviembre se debe pedir a un conocido que desarme la mesa y él se queda con la mitad de todo lo que en ella estaba. El resto se lleva al cementerio para repartir a todas las personas que rezan por los difuntos. (25/10/2016)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia