Así va la vida

Tomarse un permiso por paternidad es todo un reto en Corea

La sociedad patriarcal del país asiático deja el cuidado de los niños a la mujer

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Seúl

04:22 / 18 de enero de 2016

Cuando el surcoreano Kim Jin-Sung solicitó un permiso por paternidad para criar a sus hijos, sus jefes reaccionaron con asombro, incomprensión y enfado, en un país enquistado en los roles de género.

“Me preguntaron cien veces si iba en serio”, cuenta en un salón lleno de juguetes de su apartamento de Seúl. “Fue difícil, pero al final tuve la suerte de conseguirlo”.

Otrora inconcebible, esta opción es todavía muy minoritaria en una sociedad patriarcal hipercompetitiva que deja el cuidado de los niños en manos de la mujer.

Cada vez menos surcoreanas acatan el papel que les impone la tradición. Por su parte, el Gobierno también fomenta los permisos por paternidad como una herramienta de lucha contra el envejecimiento de la población y también de estímulo de la natalidad.

Para que las parejas tengan más hijos, las autoridades emprendieron reformas que incluyen ayudas para incitar a los hombres a hacer un paréntesis en su profesión.

Los papás como Kim Jin-Sung renuncian a su salario y cobran un subsidio equivalente al 40% del sueldo. El tope es de un millón de wones ($us 849).

El envejecimiento de la población de la cuarta economía asiática se ha acelerado: su índice de fertilidad es el más bajo de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

La continua subida del precio de la vivienda, los prolongados estudios académicos y un mercado laboral hipercompetitivo hacen que muchos surcoreanos se casen cada vez más tarde, o incluso queden solteros. Y los nacimientos se resienten.

La implicación de los hombres en las tareas domésticas y en el cuidado de los niños deja que desear en Corea del Sur, con 45 minutos diarios como media, la más baja entre los países de la OCDE.

“Nuestra mentalidad es todavía del pasado, cuando solo los hombres podían salir a ganarse el pan”, afirmaba en diciembre la presidenta Park Geun-Hye.

A Seúl le queda mucho camino por recorrer para hacer avanzar las cosas, estima Hong Seung-Ah, del Instituto para el desarrollo de las mujeres de Corea. Por el momento solo “un papá valiente pide un permiso por paternidad”.

Valiente es la palabra empleada por el Gobierno para incitar a los padres a aparcar el miedo a una sanción profesional.

Se han hecho avances: el número de permisos por paternidad subió un 40% en el primer semestre de 2015 hasta 2.212. Pero los hombres representan el 5% de las peticiones en comparación con el más del 40% de países como Suecia.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia