Así va la vida

Cinco mitos y leyendas urbanas sobre los aviones

No se pueden abrir las puertas ni se propagan enfermedades por aire

La Razón / Madrid

01:00 / 26 de diciembre de 2011

El aire que circula por dentro de los aviones se cambia entre 10 y 15 veces cada hora, lo que hace pensar a alguno que se pueden contagiar ciertas enfermedades durante un vuelo. Sin embargo, los aviones están equipados con unos filtros especiales, los HEPA (High Efficiency Particulate Air), que evitan que los contaminantes circulen continuamente de un lado al otro del avión. De hecho este tipo de filtros compuestos por fibra de vidrio llegan a tener eficiencias de hasta el 99,995%.

Otro mito es que, en caso de accidente aéreo, es difícil sobrevivir. Pero, según un estudio británico de la Agencia de Seguridad Nacional sobre accidentes aéreos, la tasa de supervivencia a los accidentes fue de más del 95%. O lo que es lo mismo, las posibilidades de morir son de una entre 60 millones.

No se pueden abrir las puertas durante el vuelo, ya que la altura y la velocidad hacen que la presión dentro de la cabina sea mayor que en el exterior. Es como si el aire de adentro empujara hacia afuera. Esto, unido a que las puertas se abren hacia el interior, hace que no sea posible abrir las vías de salida, reportó Muy Interesante.com.

Sobre el uso de aparatos electrónicos durante el vuelo,  desde la agencia Travelzoo señalan que no hay evidencias claras de esta relación durante el vuelo (sí en tierra). Y respecto a que el alcohol afecta más en los aviones, sólo puede aumentar un poco la embriaguez por la altura, puesto que hay menos oxígeno.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia