Así va la vida

Lo que los monos nos enseñan sobre el machismo

Las hembras de esta especie tienen un poder inusual entre los primates al ser ellas quienes eligen al macho para aparearse. No pasa así, por ejemplo, con los papiones chacma del sur de África, animales para los que la elección de la pareja está en manos del macho alfa.

Los primates pueden revelar conductas humanas intolerantes

Los primates pueden revelar conductas humanas intolerantes Foto: Portal Fuenterebollo

La Razón (Edición Impresa) / Mary Molina / La Paz

09:14 / 01 de marzo de 2018

La vida de los monos es una “ópera” muy humana. Para Julia Fischer, especialista en primates, éstos son un modelo para la reconstrucción de la evolución humana, en la que la tolerancia frente a la libertad y la fidelidad en las relaciones de pareja es clave.

En las sabanas del Parque Nacional de Niokolo-Koba, en Senegal, la bióloga alemana Fischer y su equipo siguen desde 2007 a un grupo de unos 180 papiones de Guinea en libertad. En una entrevista en El País, la bióloga explica que el comportamiento social de estos monos es peculiar: las hembras eligen a un macho de su gusto y ya no se aparean con ningún otro. Mientras tanto, los machos esperan a ser elegidos por una o varias hembras y copulan con todas ellas.

Las hembras de esta especie —apunta Fischer— tienen un poder inusual entre los primates al ser ellas quienes eligen al macho para aparearse. No pasa así, por ejemplo, con los papiones chacma del sur de África, animales para los que la elección de la pareja está en manos del macho alfa.

“Son raros los casos en los que las hembras tienen tantas ventajas como las del papión de Guinea. Los machos no pelean por ellas ni intentan que las hembras no se vayan. Incluso cuando la hembra está receptiva y puede aparearse, los machos están tranquilos”.

Esta actitud responde a que el 99% de las hembras son fieles al macho que han elegido. “Como el macho lo sabe, no tiene que correr detrás de ella y controlarla. Él sabe que mientras ella esté con él, solo se apareará con él. Es como una monogamia en serie. Si el macho intenta controlar a la hembra, ella puede intentar obtener mejores genes copulando a escondidas con otros machos. Pero no suele ser así. Es un sistema fácil y evita mucha violencia”, indica la especialista.

La fidelidad de los papiones machos es más variable. Suelen copular con varias hembras desde jóvenes y los mejores machos maduros pueden tener entre cinco y seis.

Encuentre la información completa en la edición impresa de La Razón. (01/03/2018)

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia