Así va la vida

Un pequeño loro hablador, acusado de proferir insultos

Mutis. Ante la Policía, el ave no dijo nada contra la demandante, sin embargo fue echado de casa

La Razón (Edición Impresa) / EFE / Nueva Delhi

01:49 / 22 de agosto de 2015

Un loro, Hariyal, ha tenido que declarar ante la Policía de Rajura, en el estado occidental indio de Maharastra, tras ser acusado por una mujer de insultarla a instancias de su hijastro, algo que no pudo probarse pero finalmente provocó que lo echaran de casa.

Un loro, una mujer, el hijastro de ésta y un vecino comparecieron ante la Policía de Rajura en una insólita escena que comenzó a instancias de Janabai Sakharkar (la señora), de 75 años, que asegura que su hijastro enseñó palabrotas e insultos a Hariyal para que se los recitara cada vez que pasaba junto a su ventana, dijo al inspector P.S. Dongre.

Aunque la India es un país que siente especial cariño y otorga una particular protección a los animales, con monos que van al Parlamento y vacas que caminan por las autopistas —en Maharastra matar a uno de estos bovinos puede conllevar una pena de cinco años de cárcel—, Hariyal no pudo rehuir a la autoridad.

Ni tan siquiera el hecho de que en la comisaría de Rajura supieran, según reconoció el inspector, que la señora y el hijastro, gran amigo del dueño de Hariyal, mantenían rencillas personales por problemas de una propiedad pudo evitar que el ave fuera llamado a testificar.

“Le pedimos al vecino que viniera con el loro y le dijimos a la señora que hablara con él para ver si era verdad que la insultaba”, explicó Dongre al narrar el careo entre la acusadora y el acusado. Después de 15 minutos increpándole, el silencio con que el loro capeó el temporal acabó desmontando la acusación que hizo la demandante.

Ante la evidencia, Dongre le pidió al vecino que se llevara al perico pero el hombre, víctima de la presión del momento, optó por tomar una drástica decisión.

“Dijo que era mejor que dejáramos libre al loro, porque si no la mujer seguiría creando molestias innecesarias y quejas y le íbamos a estar llamando a la comisaría una y otra vez”, indicó el inspector de Policía, al señalar que el hombre reconoció que no quería ninguna complicación. A Hariyal le mostraron la puerta de la calle, pero éste, según explicó el policía, no voló y se quedó junto a su dueño. “Es una mascota”, indicó el policía subrayando la obvia condición del pájaro. Al final, el loro fue recogido por guardias forestales.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia