Así va la vida

¿La tumba de Jesucristo está en tierra japonesa?

Un remoto pueblo japonés atrae a cientos de turistas gracias a una asombrosa leyenda, la cual asegura que Jesucristo falleció en Japón, a miles de kilómetros del Monte Gólgota en Jerusalén, lugar donde la tradición sitúa su muerte, según RT en Español.

La cruz en el montículo de tierra.

La cruz en el montículo de tierra. Foto: japon.flickr.com

La Razón (Edición Impresa) / Guiomara Calle / La Paz

00:43 / 28 de febrero de 2014

Un remoto pueblo japonés atrae a cientos de turistas gracias a una asombrosa leyenda, la cual asegura que Jesucristo falleció en Japón, a miles de kilómetros del Monte Gólgota en Jerusalén, lugar donde la tradición sitúa su muerte, según RT en Español.

En los años 30, un grupo de arqueólogos japoneses encontró los denominados “Documentos de Takenouchi”, un conjunto apócrifo de antiguos textos religiosos que ofrecían una versión diferente a todas de la vida de Jesús, según explica un blog que revela “las maravillas ocultas del mundo”.

De acuerdo con estos escritos, Jesús llegó a la edad de 21 años a Japón y pasó allí 12 años haciendo estudios religiosos y aprendiendo la lengua. A los 33 años regresó a Judea (Israel), donde evitó la crucifixión al cambiarse por su hermano menor Isukiri.

Entonces, gracias a la suplantación de su hermano, Jesús logró escapar a Japón y se convirtió en un cultivador de arroz, se enamoró y casó con la hija de un granjero, Miyuko, quien le dio tres hijos, y falleció a la edad de 106 años por causas naturales.

Aunque al parecer los “Documentos de Takenouchi” fueron destruidos durante la Segunda Guerra Mundial, la leyenda se mantiene viva con la ayuda de los habitantes de Shingo, un pequeño pueblo ubicado en Aomori, en el norte de Japón, señala RT en Español.

En dicho lugar se encuentran dos idénticos montículos de tierra con cruces de madera que, según narra la historia, fueron colocadas en los años 60 por la oficina de turismo, una demarca supustamente la tumba de Jesucristo y la otra es más simbólica porque conmemora el sacrificio de su hermano.

En esta montaña de Shingo, Jesucristo es recordado por el nombre de Kaitenku Taro Jurai.

Las tumbas nunca fueron investigadas, pero —de acuerdo con los japoneses— en el espacio de Isukiri se halla la oreja de éste y un mechón de los cabellos de la Virgen María, ambos traídos por Jesús en su segunda venida a Japón.

El portal de noticias indica que aún no se sabe si la leyenda de la tumba de Jesucristo tiene alguna base, pero lo cierto es que atrae a más de 30.000 turistas a este pueblo situado en una zona remota del norte del país nipón, donde los lugareños ofrecen un “sake” especial denominado “Pueblo de Cristo”. Incluso se realiza un festival en el que las mujeres danzan con kimonos alrededor de las tumbas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia