Así va la vida

El veneno de las arañas podría ser vital para las abejas

Mortalidad. Desde 2007, cada año muere el 30% de las abejas existentes en el planeta

La Razón (Edición Impresa) / AFP / París

00:17 / 05 de junio de 2014

El veneno de una de las arañas más mortales del planeta podría salvar a las abejas, cuya población disminuye vertiginosamente, por un bipesticida inventado por un equipo de la Universidad de Newcastle que mata plagas pero evita a las polinizadoras.

El Hv1a/GNA, una fórmula fabricada a base de veneno de araña y una proteína de narciso de las nieves, “ofrece una alternativa” a los controvertidos insecticidas neonicotinoides —que actúan sobre el sistema nervioso central de los insectos— comercializados actualmente en todo el mundo, indicó el profesor Angharad Gatehouse, uno de los supervisores del proyecto. El veneno fue extraído a arácnidos del tipo hexathelidae, tarántulas entre las más venenosas, que tejen sus telarañas en forma de túnel.

Para demostrar su toxicidad, se hizo que un grupo de abejas consumiera dosis de este producto mucho más elevadas que las que podrían encontrar en la naturaleza. Sin embargo, sus efectos fueron “muy leves” sobre su índice de supervivencia e “indetectables” en lo que se refiere a su capacidad de aprendizaje y memorización.

Este último punto es crucial, según precisa este estudio publicado ayer en la revista científica Proceedings of the Royal Society B. Cualquier disfunción de este tipo tendría “consecuencias graves para la sobrevivencia de las colonias, puesto que las abejas que no pueden aprender no serían capaces de encontrar alimentos ni de volver a sus panales” o colmenas.

“Las larvas también resultaron indemnes tras ser expuestas al Hv1a/GNA”, precisó Géraldine Wright, coautora del artículo, quien el año pasado dirigió un estudio en el que comprobó los efectos negativos de los pesticidas neonicotinoides sobre las capacidades cognitivas de las abejas. “Casi el 90% de las plantas de todo el planeta dependen directa o indirectamente de los polinizadores para poder sobrevivir”, subrayó.

“Y si destruimos la biodiversidad de los polinizadores, entonces la eficacia de nuestros pesticidas no tendrá ninguna importancia puesto que ya no tendremos cultivos que proteger”, añadió.

Desde hace al menos 15 años, el número de enjambres está en declive en todo el planeta, un fenómeno conocido como Trastorno del Colapso de las Colonias (de abejas). La tasa de mortalidad de las abejas es del 30% anual desde 2007. Bruselas prohibió en 2013 durante dos años el uso de tres pesticidas neonicotinoides. Pero, las causas de mortalidad son múltiples, y entre ellas figuran el Varroa, un ácaro, el Nosema, un hongo parásito, y el monocultivo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia