Sociedad

Un boliviano denuncia que fue esclavo laboral y sexual de sacerdotes durante cinco años

Su caso fue publicado por el director de Religión Digital con el visto bueno del papa Francisco y compromete a la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol y de María Madre de la Iglesia, que fue fundada en Barcelona. Cuenta que sufrió los abusos entre los 18 y 23 años. El caso llegó a Roma y lo comparan con el escándalo del padre Maciel.

Paulino sostiene en sus manos la unica carta de respuesta que recibió a sus denuncias. Foto: Religión Digital

Paulino sostiene en sus manos la unica carta de respuesta que recibió a sus denuncias. Foto: Religión Digital

La Razón Digital / Baldwin Montero / La Paz

11:55 / 03 de noviembre de 2015

Un boliviano denunció que durante cinco años fue víctima de abusos sexuales por parte de curas españoles durante una misión en Kenia, cuando formaba parte de la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol y de María Madre de la Iglesia (MCSPA, por sus siglas en inglés).

El caso, que ha sido comparado con el escándalo del padre Maciel , el fundador de los Legionarios de Cristo que fue cubierto por años por jerarcas de la Iglesia Católica, fue revelado por el teólogo José Manuel Vidal con el aval del papa Francisco.

Según publicó este martes Vidal en el medio Religión Digital, del cual es además su director, el 15 de septiembre, tras conocer los antecedentes del caso que involucra al boliviano, el Papa le pidió su urgente publicación. “Me lo dijo dos veces seguidas, con indignación en la mirada”, describe.

El boliviano, nacido en Cochabamba y presentado con el nombre ficticio de Paulino, es una de las múltiples víctimas de este escándalo que es investigado desde hace varios años el sacerdote de Sigüenza-Guadalajara, Fidel Blasco Canalejas, y que hasta ahora no había recibido la debida atención de las autoridades eclesiales.

Paulino, residente en España desde hace nueve años, revela que, junto a otros hombres y mujeres, fue “esclavo laboral y sexual” durante los años que pasó en la MCSPA, entre 1998 y 2000. Ahora tiene 36 años y dice que ya denunció el hecho en 2012, pero que no fue escuchado.

“Esta asociación pública de fieles, creada en España y liderada por religiosos españoles, funciona como una auténtica secta. Una mafia espiritual dedicada al abuso sistemático de seminaristas y novicias, a los que hacen ir completamente desnudos en sus casas y que se convierten en esclavas y esclavos sexuales y laborales, a disposición permanente de los líderes de la organización. Un negocio, una mafia religiosa, con su particular Maciel, encarnado por el fallecido Francisco Andreo, que siguen gestionando sus secuaces Alberto Salvans y Fernando Aguirre, entre otros”, se lee en parte de su testimonio.

Según publicó hoy el diario El País, la MCSPA es una organización de eclesiásticos y laicos urdida en Barcelona el siglo pasado y extendida ahora por varios países, sobre la cual se hicieron otras denuncias igual de estremecedoras que “parecen haberse perdido por el camino”.

En el testimonio que hoy publica Religión Digital, la víctima boliviana cuenta que ahora que ha podido “escapar” de las redes de esa organización decidió denunciar las atrocidades que se cometen en ella para evitar que hayan más víctimas.

“La corrupción sexual la tenían bien institucionalizada entre ellos. Cada uno tenía su pareja, hombre o mujer, según el gusto de cada cual”, cuenta Paulino al referirse a los sacerdotes encargados del MCSPA, a quienes además identifica como los organizadores de orgías.

“La inmoralidad sexual que se vivía en Nariokotome no tenía límites. Paco Andreo montaba orgías con hombres y mujeres, en las que, a veces, participaba activamente y, otras veces, se dedicaba a mirar cómo una de sus monjas fornicaba con dos negros a la vez. Cuando quería sexo, Paco llamaba al chico que deseaba a su habitación y allí hacía lo que quería con él”.

El relato de Paulino es extenso y, además de la esclavitud laboral y sexual, menciona detalles de la manipulación psicológica a la que dice fue sometido por años.

Vidal cuenta que el caso fue puesto en conocimiento del Nuncio Renzo Fratini en 2012, pero no llegó a nada, por lo que Fidel Blasco decidió llevarlo a Roma, donde lo presentó a varias instancias: la Doctrina de la Fe, en la congregación del Clero y el Pontificio Consejo para los Laicos.

Sólo recibió respuesta de la última institución, el 22 de julio de 2014, pero tampoco hubo ningún avance y las autoridades de la Iglesia no actuaron.

Por eso decidió darlo a conocer a los medios de comunicación.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia