Sociedad

En 4 colegios, la tradición se impone a la educación mixta

Reforma. Contrario a la norma, acogen sólo a varones o mujeres

Varones. La puerta de ingreso al colegio Antonio Díaz Villamil, en la zona norte de la ciudad.

Varones. La puerta de ingreso al colegio Antonio Díaz Villamil, en la zona norte de la ciudad. Foto: archivo La Razón

La Razón / Teófila Guarachi - La Paz

01:36 / 29 de enero de 2012

Los colegios Simón Bolívar y Antonio Díaz Villamil y los liceos La Paz y Venezuela sólo cuentan con alumnos de un mismo sexo; lo hacen por tradición, pese a que está en vigencia la coeducación o educación mixta, que se implementó en 1996.

“Por tradición, los estudiantes que están pasando clases son hijos de exalumnos y por naturaleza se mantiene la permanencia de estudiantes sólo de sexo masculino”, afirmó Domingo Mamani, director del colegio Simón Bolívar, uno de los dos establecimientos donde aún se educan, exclusivamente, estudiantes varones.

La coeducación se implementó en 1996 en todas las unidades educativas del país (fiscales, particulares y de convenio), lo que significa que en todos los establecimientos del territorio deben estudiar mujeres y hombres, sin exclusividad para un sexo.

“Es increíble que a estas alturas no haya mujeres en mi colegio, porque quiérase o no esto nos convertía (a los varones) en personas tímidas. Teníamos que ir en grupo a buscar chicas del liceo Venezuela o del La Paz”, recordó Rafael Sempértegui, exalumno del colegio Bolívar, que se fundó el 7 de enero de 1924.

Los desfiles y las peleas con los otros establecimientos de varones marcaron la vida estudiantil de Sempértegui. “Era una educación cuartelizada. Recuerdo a un regente que parecía militar y cuando no formábamos nos golpeaba. Los padres no reclamaban porque sabían que se impartía este tipo de formación”.

La coeducación tampoco se aplica en el colegio Antonio Díaz Villamil, creado el 29 de abril de 1948. “No porque les cerramos las puertas a las chicas, sino porque no existe demanda de los padres de familia en este colegio”, dijo el profesor Víctor Luna.

En el Villamil, durante estos años no se matriculó ni a una sola mujer. “Los padres de familia se enteran de que hay sólo varones y no inscriben a sus hijas”, aseguró Luna.

Bunnet López, exalumno de este establecimiento educativo, recuerda que el mayor orgullo del colegio siempre fue la banda de guerra que les permitió ganar, en varias oportunidades, el concurso nacional de bandas.

“Nuestro orgullo es la banda y la mayoría de las chicas que querían ingresar al Villamil estaban motivas por ser parte de ella, pero cuando se les informó que debían utilizar el uniforme del Colegio Militar rechazaron la posibilidad y se fueron”, afirmó.

López recuerda, además, que en los concursos de teatro, desfiles y marchas siempre terminaban enfrentados con alumnos de los colegios Bolívar y Ayacucho. “Como el colegio era de puro varones, terminábamos siempre en peleas campales, lo que en la actualidad ya no sucede porque en el Ayacucho hay más mujeres”.

Mientras que Iván Bustillo, también exalumno de este establecimiento, asegura que los bautizos eran lo que marcaba la diferencia con otras unidades educativas. “Debíamos disfrazarnos y cada uno tenía su padrino de promoción. Nos rapaban el cabello y salíamos a bailar”, recordó.

El Liceo de Señoritas La Paz, fundado en 1948, tampoco ingresó al sistema educativo mixto. En sus aulas aún se observa con exclusividad únicamente a mujeres que se destacan por la formación integral. “Los hombres tienen miedo de entrar a un colegio de sólo mujeres, intentan inscribirse, pero después se desaniman”, aseguró un padre de familia que pidió guardar en reserva su nombre.

Isabel Apaza, exalumna de este colegio, contó que “la formación exclusiva entre señoritas era más estricta, las profesoras siempre nos tenían controladas. A veces parecía un convento, pero ahora no es así, nos hemos enterado que ahora hay más libertades y que el control ya no es como en el pasado”, relató.

En el liceo Venezuela, fundado el 10 de agosto de 1906, el año pasado se registró a sólo tres estudiantes de sexo masculino, en el turno de la mañana, en tanto que en el turno de la tarde no se matriculó ninguno, informó la directora Nelly Mamani.

Darlyn Patty, alumna del Venezuela, aseguró que los pocos estudiantes varones se adaptaron al liceo. “Son pocos, pero muy tranquilos; se han hecho buenos amigos de las chicas y compartimos todo”.

Mujeres llevan la batuta en el Ayacucho

En la actualidad, el 65% del alumnado del colegio San Simón de Ayacucho, fundado el 27 de abril de 1826, es femenino, informó Édgar Méndez, regente del establecimiento.

Según Arturo Choque, coordinador del programa de políticas públicas del Centro Boliviano de Investigación y Acción Educativa (Cebiae), este fenómeno representa la toma de un reducto machista, como era considerado este colegio. “Pese a la oposición férrea de los padres de familia del Ayacucho a la incorporación de mujeres, las primeras que llegaron realmente fueron muy valientes, porque ellas fueron víctimas de acoso y agresiones por violar ese templo de la masculinidad”.

Según Méndez, en la actualidad “son (las mujeres) quienes llevan la batuta en los jaripeos y bautizos, son ellas quienes dan la cara por el colegio, son valientes y ponen en su lugar a los varones”.

Choque opina que este fenómeno se registró desde la denominada ‘guerra del impuestazo’, en febrero de 2003, como una forma de frenar el estigma que la sociedad había creado contra los estudiantes del Ayacucho, después de haber apedreado el Palacio.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia