Sociedad

Los derechos laborales son más vulnerados en cuatro sectores

Un estudio realizado por el CEDLA evidencia que los bajos salarios y el incumplimiento a las normas de trabajo afectan sobre todo a barrenderas, albañiles, obreros de la construcción y los textileros del país. CEDLA destaca en su informe la aprobación de 49 normas que favorecen al trabajador, pero cuestiona su aplicación. El Ministerio de Trabajo sostiene que realiza controles con inspecciones sorpresa.

Inseguridad. Un albañil sin indumentaria adecuada ni cinturón de seguridad trabaja en una obra en La Paz. Foto: Pedro Laguna-archivo.

Inseguridad. Un albañil sin indumentaria adecuada ni cinturón de seguridad trabaja en una obra en La Paz. Foto: Pedro Laguna-archivo.

La Razón (Edición impresa) / Guiomara Calle / La Paz

00:00 / 13 de octubre de 2013

Los barrenderos, albañiles, transportistas y textileros son los trabajadores con derechos laborales más vulnerados, según el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA). El Ministerio de Trabajo confirmó que reciben denuncias es estos rubros.

“En el informe se denuncia la vulneración de derechos laborales en cuatro rubros y en empresas en específico: los trabajadores de aseo urbano de Sabenpe (Saneamiento y Servicios Ambientales), choferes, obreros de la construcción y trabajadores de manufactura”, indicó Bruno Rojas, investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA).  

El documento corresponde al periodo 2011 y 2012, y será presentado en un mes. En su contenido se analiza la situación de los derechos laborales en Bolivia y se visibilizan las condiciones de trabajo de cuatro sectores en específico, considerados los más vulnerados en los últimos años.    

Dicho texto sostiene que las barrenderas de Sabenpe trabajan en condiciones precarias y con un salario por debajo de la canasta familiar básica, además de estar desprotegidas por la seguridad industrial, expuestas a infecciones de salud y sufrir accidentes, según los testimonios que recabaron.

Rodolfo Eróstegui, analista laboral, coincidió con ello y resaltó que es un sector altamente maltratado, sobre todo por los salarios que percibe. Sin embargo, indicó que avanzan en la consolidación de sus organizaciones.

No obstante, el gerente de Operaciones de Sabenpe, Aníbal Castillo, aseguró que sus condiciones no son precarias, porque cumplen con el pago de horas extras y nocturnas, feriados y domingos, además de proporcionar el seguro social en la Caja Petrolera de Salud. “Un barrendero recibe Bs 1.225 de salario básico y dos bonos: Bs 150 por eficiencia y Bs 100 por asistencia”.

Salario. Los trabajadores de la construcción son otro sector vulnerado. Rojas indicó que si bien su remuneración mejoró por el auge de las edificaciones, el acceso a la seguridad ocupacional, industrial y de salud son el problema. “Albañiles siguen muriendo por caídas y no tienen seguro de vida”.

Eróstegui añadió que los albañiles carecen de sindicatos, a diferencia de los maestros de obra. Iván Rodríguez, secretario de Seguridad Industrial de la Central Obrera Boliviana (COB), indicó que este y otros sectores no están incluidos en la Ley General del Trabajo, por lo que anunció que pedirán al Ministerio de Trabajo que analicen su incorporación.

Rojas explicó que el estudio revela que los choferes asalariados del transporte público están totalmente desprotegidos, porque no cuentan con seguro de salud y de vida, ni aportan para su jubilación. “Los transportistas que viajan deberían tener viáticos y bonos de alimentación”.

Ismael Fernández, dirigente del transporte de La Paz, indicó que se sienten un sector aislado porque los intentos de obtener recursos para su seguridad social no son atendidos. “Propusimos los fondos del peaje pero no aceptan”.   

Los manufactureros son el último sector más vulnerado, pese a la aprobación el lunes del decreto que encamina el traspaso de empresas en quiebra a los trabajadores. “Parecería una buena noticia pero la situación es contraria, porque libera de deudas a empresarios, incluso con los trabajadores, tal es el caso de Traboltex y Enatex”.

El ministro de Trabajo, Daniel Santalla, informó que recibe denuncias contra los cuatro rubros por incumplimiento del empleador y que tras este proceso las inspecciones son rigurosas.

“Estamos con un estudio para ver cómo los choferes asalariados pueden acceder a un seguro de salud y jubilación. Para constructores se hará más inspecciones, el empleador debe cumplir con la seguridad y esperamos que la sindicalización mejore la situación de barrenderos. Lo de los textileros se verificará”.    

Hay mayor libertad para sindicalizarse

Por Rodolfo Eróstegui Torres

En los últimos años, a nivel jurídico, se ha avanzado mucho en derechos laborales. Ahora hay nuevas normas como la licencia por maternidad que también incluye a los progenitores y eso se está cumpliendo. En otros campos también los derechos han ido mejorando a partir de nuevas disposiciones.

Sin embargo, todos ellos pueden llegar a ser ocultados, pero no por ineficiencia del Ministerio de Trabajo, ni de la Judicatura del Trabajo, sino por algún tipo de condiciones históricas en las que vive el país.

Por ejemplo, en las pequeñas industrias, las condiciones son malas, a diferencia de lo que ocurre con las grandes empresas, que son fiscalizadas por el Ministerio de Trabajo, pero no es por eso que funcionan así, sino por tener un desarrollo distinto al resto. Los derechos laborales son incluidos en sus costos, me refiero a cubrir la seguridad social, seguridad industrial, etc.

No obstante, hay una percepción ciudadana de que el respeto a los derechos laborales es baja, según un trabajo de encuestas que realizamos en Labor (consultora que investiga el empleo).

Observo que hay una mayor libertad de sindicalizarse y organizarse, por eso es que tenemos conflictos todos los días.

También creo que se ha avanzado mucho en materia de discriminación laboral, pero eso no quiere decir que se haya acabado con esta problemática. Pero, una vez más, la percepción ciudadana es que la discriminación laboral se ha profundizado. Pienso que se debe a las condicionantes históricas que tiene el país; siempre negando cualquier conquista que hayamos logrado.

Siento por observaciones que ha habido una mejora respecto a derechos laborales y me refiero exclusivamente al ámbito privado, porque en el sector público no conozco mucho de esto y creo que no es comparable.

Sugieren promover calidad con políticas

Como una alternativa para erradicar los empleos precarios, el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA) sugirió crear políticas que promuevan la calidad en espacios de empleo.

“Desde el Estado deberían generarse políticas orientadas a crear empleos de calidad, en cumplimiento al empleo digno que se establece en la Constitución Política del Estado”, mencionó Bruno Rojas, investigador del CEDLA.

Asimismo, recomendó eliminar los trabajos temporales desde los ministerios y alcaldías, además de fortalecer el aparato productivo e industrial.

Pese a la aprobación de normas, observan más empleos precarios

Entre 2011 y 2012 el Gobierno nacional aprobó 49 normas laborales, sin embargo, los empleos inestables, los contratos temporales, bajos salarios y la ausencia de la seguridad social se generalizaron en los espacios de trabajo del país.

En 2001, 22 de cada 100 personas ocupadas tenían empleos precarios o pobres; y 21 de cada 100, uno adecuado. En 2011, 51 de cada 100 se emplearon en condiciones precarias; y sólo 15 de cada 100 lo hicieron en espacios óptimos.

Los datos corresponden al estudio “Situación de los derechos laborales en Bolivia”, realizado entre 2011 y 2012 por el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), el mismo que será presentado en noviembre.

“Hay más normas laborales que protegen a los trabajadores, son 49, pero pocas de éstas se cumplen porque aún vivimos con empleos eventuales, sin seguridad social y con bajos ingresos. En Bolivia se ha generalizado la precariedad laboral”, expresó Bruno Rojas, investigador del CEDLA.

Entre estas leyes está la norma que reincorpora al trabajador municipal a la Ley General del Trabajo y decretos de incrementos salariales. El analista y abogado laboralista, Marco Dick, sostuvo que hace falta una regulación y un control más eficaz a la aplicación de normas por parte del Ministerio de Trabajo.

“Las normas están ahí pero faltan aplicarlas, a veces los empleadores no tienen la voluntad para hacerlo, por eso se necesita un control riguroso”, dijo.

Daniel Santalla, titular de Trabajo, aseguró que la aplicación de la mayoría de las leyes es controlada por el ministerio a través de inspecciones sorpresa y las denuncias de trabajadores.

“En algunas empresas no les permiten organizar sindicatos, que son las instancias más directas para velar derechos, y en estos sitios es donde se vulneran normas. Los trabajadores tienen que atreverse a denunciar porque a veces la situación escapa a nuestros controles”, expresó Santalla.  

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia