Sociedad

Hay escuelas que no están del todo listas para recibir a los estudiantes

En un recorrido llevado a cabo por este medio, el viernes, se evidenció que hay unidades educativas que no están del todo preparadas para acoger a los estudiantes en el inicio del año escolar 2012. La Alcaldía asegura un 99% de avance en la reparación y mejora de los espacios.

La Razón / Óscar Ordóñez A. / La Paz

00:00 / 06 de febrero de 2012

En cinco de seis establecimientos, ubicados en diferentes barrios de la ciudad, La Razón pudo evidenciar de que existen aulas con vidrios rotos. Hay, por ejemplo, goteras, falta de iluminación artificial, interruptores en mal estado y falta de higiene y limpieza en algunos baños.

Un comunicado oficial de la unidad de Prensa de la Alcaldía paceña informó, el jueves 2 de febrero, que “las tareas de refacción en las unidades educativas tienen hasta la fecha, un avance del 99%, por lo que el lunes (6 de febrero) estarán listas para el inicio de las labores escolares, expresó el alcalde Luis Revilla”.

En el colegio Simón Bolívar, de la zona San Pedro, se observó que hay vidrios rotos en la sala de computación, pero a Domingo Mamani, director de la unidad del turno de la mañana, le preocupa más la falta de pupitres y bancos. “La Alcaldía no nos ha dotado de mobiliario nuevo”, dijo.

Al respecto, Álex López, director de la Dirección de Educación de la comuna paceña, explicó que el Alcalde anunció que a partir del inicio de clases se va “a dotar de mobiliario escolar a las unidades educativas”.

Sobre los vidrios rotos, el director de Mantenimiento de la municipalidad, Rodrigo Soliz, aclaró que éstos fueron repuestos “en todas las unidades educativas, pero el momento en que empezaron las inscripciones escolares los rompieron”. “Sin haber iniciado las clases, ya hay vidrios rotos”, lamentó el funcionario edil.

En todo caso, Soliz afirmó que se tomó la decisión de sustituirlos una vez más durante “este fin de semana (4 y 5 de febrero) para que todas las unidades educativas comiencen las clases en óptimas condiciones”.

Una situación algo más crítica que la del colegio Bolívar atraviesa el edificio donde funciona la unidad educativa Daniel Sánchez Bustamante (turno de la mañana) y el colegio Humberto Quezada Arce (noche). Este establecimiento, ubicado entre las calles Ricardo Bustamante y Guillermo Killman, en la zona Villa Nuevo Potosí, “adolece de infraestructura”, comentó el director del turno de la mañana, Richard Quisbert.

“La refacción de este colegio ha sido irregular”, agregó. A Quisbert le inquieta que las 22 aulas del inmueble resulten insuficientes para acoger a los 900 alumnos que —calcula— se inscribieron para esta gestión.

“Tenemos un promedio de 40 a 55 alumnos por curso y deberíamos tener 32 aulas, al menos. Hemos suplido en algo esa falencia, dividimos el pequeño teatro en tres aulas”, dijo.

El teatro al que se refiere Quisbert ha sido dividido con mamparas de madera en tres ambientes. La mayoría de los pupitres de este espacio, donde los alumnos apoyarán sus cuadernos o libros, presenta rajaduras. Y en algunos casos, la estructura que los mantiene en pie amenaza con desplomarse por el deterioro.

Además, Ronald Tapia, presidente de la junta escolar del colegio Sánchez Bustamante, denunció que en los baños falta agua y no hay luz, lo que fue corroborado por este medio.

El inmueble donde funcionan las unidades educativas República del Ecuador (turno mañana) y República de Colombia (turno tarde) “están con problemas”, informó la directora del turno de la mañana, Raquel Murgía.

“Vinieron personeros de la Alcaldía y sólo hicieron maquillaje. No terminaron de instalar interruptores, cambiar focos, arreglar canaletas. Este inmueble es patrimonio cultural. Tenemos deficiencia del mobiliario escolar, necesitamos sillas, bancos y hasta el momento, nada”, dijo.

La Razón verificó que, en efecto, faltan algunos interruptores y focos.

“Nosotros dotamos (de mobiliario) a las unidades educativas en el transcurso de todo el año, en función de la matrícula efectiva que tienen éstas (o sea del número de estudiantes inscritos)”, argumentó el titular de la Dirección de Educación.

López añadió que enviará personal a verificar la falta de pupitres en estas unidades educativas, “y de confirmarse, por supuesto que vamos a completar el mobiliario faltante”.

La autoridad adelantó que “la subsiguiente semana, el Alcalde hará la entrega oficial de un lote de mobiliario escolar que ha sido adquirido en la gestión pasada”.

Este lote comprende 600 sillas y 200 mesas para el nivel inicial y alrededor de 1.000 juegos para el ciclo Primario y similar cantidad para el ciclo Secundario, precisó López.

Otra escuela que empezará el año escolar con ciertos problemas es Alto Tembladerani, ubicada en la calle 5 de Agosto, entre las avenidas Julio Téllez y Nueva América, en Villa San Juan, de Alto Tembladerani.

Parte de su edificio se encuentra en plena reconstrucción. Por ahora, el establecimiento dispone de ambientes en dos plantas para que los estudiantes pasen clases. “Vamos a concluir las cinco nuevas aulas en marzo”, informó el adjudicatario de la obra, Miguel Crespo, a cuyas instrucciones trabajan 12 obreros.

En la Unidad Educativa República de Panamá se pudo constatar que hay vidrios rotos, pero su director, Esteban Azurduy, dijo que los daños “provocados por los estudiantes los raparan los propios padres de familia, de acuerdo con un compromiso que asumen al momento de inscribirse”.

A diferencia de los anteriores, en el colegio Enrique Lindemann B, ubicado en la Calle 11 de Obrajes, el director y el plantel educativo están satisfechos con los trabajos hechos por la Alcaldía. “El establecimiento no presenta precupaciones graves en su infraestructura”, informó su director, Gustavo Vidals.

La alcaldía repara 20 pupitres por día

El director de Educación,de la municipalidad, Álex López, informó que cada día, “la Alcaldía arregla por lo menos 20 muebles dañados por los estudiantes”.

Los trabajos consisten en la reparación de mesas, sillas, pizarras, puertas, escritorios, stands, tableros de canchas de baloncesto, entre otros, con la participación de cuatro carpinteros, seis ayudantes y un responsable de carpintería, personal que depende de la Dirección de Educación, según un boletín de prensa de la comuna.

         Alcaldía ya no repondrá vidrios rotos por descuido

A partir de este año, el Gobierno Autómono Municipal de La Paz “ya no asumirá la reposición de los vidrios que se rompan” en las unidades educativas, “porque no se puede seguir asumiendo el descuido de estudiantes y porteros”, informó en la semana el alcalde Luis Revilla.

“La imposibilidad del Gobierno Municipal de cambiar vidrios, a partir de esta gestión es porque estamos malacostumbrando a los estudiantes, quienes rompen vidrios sin ningún cuidado y luego el Gobierno Municipal tiene que pagar la refacción”, añadió.

Según un boletín de prensa de la unidad de Comunicación de la Alcaldía, la municipalidad “invierte más de 100 mil bolivianos en compra y reposición de vidrios, los que luego de unos días aparecen nuevamente rotos”.

Revilla mencionó que en sólo unos días “y tras haberse cambiado los vidrios en establecimientos del macrodistrito Cotahuma, éstos volvieron a aparecer rotos”.

De esa manera, la  Alcaldía comunicó a las unidades educativas “la decisión asumida por las autoridades ediles”, dice el boletín.

        El nuevo currículo escolar genera dudas

En las unidades educativas Enrique Lindemann, República del Ecuador y Daniel Sánchez Bustamante existen dudas sobre el nuevo currículo que deberán aplicar todas las escuelas y colegios del país, tal como lo establece la Ley Educativa Avelino Siñani-Elizardo Pérez.

El director del colegio Lindemann, Gustavo Vidals, afirmó conocer el nuevo currículo “sólo a través de la prensa”. “No hay una instrucción específica sobre este tema de las autoridades departamentales y nacionales”.

Vidals dijo haber sostenido una reunión con su plantel docente y llegaron a la conclusión de que la capacitación de los profesores será asumida de manera personal para que este lunes 6 comiencen con las clases.

La directora del colegio República del Ecuador, Raquel Murgía, coincidió con que hasta el momento no les hicieron llegar de manera oficial el nuevo programa curricular.

“Suponemos que esta nueva disposición implica más aulas, más laboratorios, más calidad de enseñanza. Nosotros no contamos con eso, sólo tenemos una sala de computación de 20 máquinas para 35 alumnos por aula. lo que es insuficiente”, dijo.

El director del colegio Daniel Sánchez Bustamante, Richard Quisbert, confirmó también no conocer de manera oficial el nuevo modelo educativo.

“No hemos recibido ninguna información del Ministerio de Educación sobre este tema en particular. Nosotros esperamos ponerlo en práctica, pero lo grave es que no sabemos con claridad cómo lo vamos a hacer, porque hasta ahora no hay nada.”

       

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia